• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Aliados amenazan con inscribir candidatos propios

Los aliados se quejan de que las bases no fueron consultadas / AVN

Los aliados se quejan de que las bases no fueron consultadas / AVN

Chávez habría desconocido la sugerencia de 40 nombres efectuada desde el Polo Patriótico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los aliados estuvieron reunidos con el PSUV desde la 1:00 pm hasta altas horas de la noche, en procura de un acuerdo que les permita suscribir una alianza perfecta; es decir que los 12 partidos postularan un solo candidato a cada gobernación. Sin embargo, no hay humo blanco.

Los desacuerdos surgieron porque el PSUV excluyó los candidatos que el Polo Patriótico propuso a las gobernaciones, así como la lista a los 23 consejos legislativos. La coalición planteó 40 nombres, pero Hugo Chávez no avaló ninguno y decidió nominar sólo a dirigentes del PSUV, entre ellos 4 ministros.

Los aliados sienten que cumplieron la mayoría de edad y que, en consecuencia, quieren ser oídos. El 7-O le aportaron 1.774.418 votos a la reelección presidencial, cifra que le permitió ganar a Chávez.

Tumbes de última hora El Movimiento Revolucionario Tupamaros sólo acepta siete fichas peseuvistas (Zulia, Táchira, Lara, Falcón, Yaracuy, Bolívar y Nueva Esparta) y propone revisar los demás estados, pues alegan que pueden ser derrotados debido al rechazo en las bases del chavismo. “Estamos discutiendo y no hay acuerdos; se presentaron candidaturas en Trujillo, Portuguesa, Vargas, Aragua, Cojedes, Amazonas y Anzoátegui y no consideraron a ninguna, lamentó el secretario del MRT, José Pinto.

La sorpresa fue el rechazo al diputado del PCV Yul Yabour, quien reunió el consenso de todas las fuerzas, mas en su lugar fue nominada Erika Farías. “Yabour fue tumbado a última hora y lo lamentamos porque Farías no es buena candidata”, alertó.

Amenaza comunista El Partido Comunista de Venezuela señaló que hizo todos los esfuerzos para ir unidos el 16 de diciembre y con candidatos únicos. Oscar Figuera, secretario general del PCV, confirmó a Tribuna Popular que el martes 9 de octubre se reunió el Consejo Patriótico de Partido Políticos del Polo Patriótico y allí entregaron las listas de candidatos y observaciones a gobernadores del PSUV, que posteriormente Diosdado Cabello entregó a Hugo Chávez.

“De no existir un acuerdo antes del viernes, el PCV inscribirá sus candidaturas en todo el país como una forma de guardar el cupo, pero manteniendo las instancias de reunión en el Polo Patriótico para llegar a un acuerdo unitario posterior, como lo resolvió el X Pleno del Comité Central”, anunció Figuera.

Vanguardia Bicentenaria Revolucionaria acordó no abstenerse en las regionales y respaldar los abanderados del PSUV, siempre que no sea rechazada. “Resolvimos ir a la alianza total con las fuerzas, donde se pueda por cualquier circunstancia; en caso contrario postularemos candidatos propios”, señaló una fuente de la organización.

El caso más emblemático sería Trujillo, donde las bases del oficialismo, representadas por el Frente Fabricio Ojeda y VBR, cuestionan al gobernador Hugo Cabezas, aspirante a la reelección, e inscribirán al profesor universitario Eduardo Zuleta. “Respetaremos las asambleas de los estados”, indicaron.

El MEP abogaba por un entendimiento, revelaron; mientras que UPV aspiraba a que el diputado Henry Hernández fuera considerado para la Gobernación de Delta Amacuro. Chávez se inclina por la reelección de Lizeta Hernández.

Voto castigo

“El gran dedo del PSUV aplastó al Polo y a los demás partidos”, expresó el militante de izquierda Raúl Bracho en un artículo publicado en aporrea.com.

“Gracias a Dios que triunfamos y podemos expresar dolores y arrecheras. Quiero expresar mi indignación ante la postulación unilateral del PSUV para las candidaturas a gobernadores, más allá de los postulados. El PSUV solo no le ganaba a Capriles: ganó con el Polo Patriótico. ¿Será que cada partido inscribe sus candidatos a gobernadores? Resulta insólito llamar a la unidad de las izquierdas para las presidenciales y que, de inmediato, el gran dedo del PSUV borre y deje por fuera a organizaciones que aportaron la diferencia victoriosa. Es un mal comienzo para quienes hablan de unidad. Presagio nuevamente el voto castigo de 2 millones excluidos ante la potestad suprema del PSUV. ¡Así no puede hablarme de democracia protagónica, ni de unidad un carajo!”.