• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Alberto Arteaga Sánchez: “Regresamos a etapa oscurantista de persecución penal”

Arteaga precisó que el peculado de uso ocurre cuando el funcionario usa el bien sin apropiárselo ni causar daño patrimonial | Foto Archivo El Nacional

“La justicia penal no se puede mover ahora ‘en operaciones cambote o cayapa’”, señaló Arteaga | Foto Archivo El Nacional

“La demanda de difamación no procede cuando un comunicador difunde una noticia que proviene de una fuente reconocida, en este caso ABC”, expresó el abogado constitucionalista 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“La acusación contra directivos de El Nacional, La Patilla y Tal Cual es un golpe mortal contra la libertad de expresión y los principios del derecho penal consagrado en la Constitución y en leyes penales”, opinó el abogado constitucionalista Alberto Arteaga.

“Hemos regresado a la etapa más oscurantista de la persecución penal, en la cual ni siquiera se castiga por sospechas o falsas acusaciones, sino por la atribución arbitraria de un hecho con el cual no se tiene relación alguna. Se trata de la arbitrariedad hecha ley”, expresó.

Al analizar la acción de Diosdado Cabello, señaló: “La demanda de difamación no procede cuando un comunicador difunde una noticia que proviene de una fuente reconocida, en este caso ABC. Si se admite se afecta de la manera más arbitraria el derecho a la información y a la libertad de expresión. Ni siquiera de agencias acreditadas podrían trasmitirse noticias, sino solo aquello que le consta al periodista por sus propios sentidos”.

Criticó que se acuse a directivos por una información difundida por su medio, máxime cuando no forma parte en “la acción pretendidamente constitutiva de delito, ni objetiva ni subjetivamente”.

Calificó de absurdas las medidas de prohibición de salida del país y presentación al tribunal con la simple admisión de una acusación por un delito de acción privada, sin oír a los acusados: “La justicia penal no se puede mover ahora ‘en operaciones cambote o cayapa’, no para liberar, sino para encarcelar a quien forme parte de empresas consideradas como enemigas del sistema socialista”.