• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“Acusación contra López no resiste un análisis en Derecho Penal”

El político chileno advirtió que la jueza Barreiros no podrá ignorar al Grupo contra la Tortura | Foto: Manuel Sardá/El Nacional

El político chileno advirtió que la jueza Barreiros no podrá ignorar al Grupo contra la Tortura | Foto: Manuel Sardá/El Nacional

José Antonio Viera-Gallo, eviado por la Internacional Socialista, aseguró que la detención contra el dirigente es arbitraria 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

José Antonio Viera-Gallo sabe, con propiedad, de dictaduras y de cómo derrotarlas, pues combatió la de Augusto Pinochet desde la Concertación de Partidos en Chile. Estuvo en Caracas, enviado por la Internacional Socialista, para informarse sobre la situación de los presos políticos, especialmente la de Leopoldo López, a quien intentó visitar el sábado sin éxito: “Fue una experiencia amarga, chocante”.

El político chileno opinó que la decisión del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria –que recomendó liberar a López– es seria: “Quizá no es vinculante, pero una decisión de un organismo de esa naturaleza debe ser tomada en cuenta como un antecedente muy importante al momento de resolver la causa. No veo que la jueza haya fundamentado bien su decisión de mantener a López en una prisión, que es arbitraria”, señaló.

El jurista aseguró que la acusación contra López carece de fundamento, porque basa su argumento en que habría una instigación tácita, en sus discursos, a que las personas que manifestaron en febrero cometieran actos de violencia. “Eso no resiste ningún análisis serio en materia de Derecho Penal. Ya la idea de instigar a la violencia es algo extremadamente vago y, en general, eso no es aceptado como tipificación de una conducta sancionada penalmente”, señaló.

Que la jueza argumentara que el Grupo sobre la Detención Arbitraria no está establecido en el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, Viera-Gallo lo considera un sofisma, una argucia. Admitió que quizá el Grupo no emanó directamente de ese pacto, pero ha sido reconocido por la comunidad internacional.

Advirtió que vendrá un pronunciamiento sobre Venezuela, esta vez del Comité contra la Tortura, obligado a vigilar la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles e Inhumanos, que el país ratificó: “Si eso llega a salir, la jueza no podrá decir lo mismo”.

Aclaró que no hay razón para que el juicio se haga con López tras las rejas: “Solo por excepción se puede mantener al acusado preso: porque es un peligro para la sociedad, porque puede burlar la acción de la justicia, que no ocurre porque se entregó voluntariamente, o porque es un peligro para las víctimas. Nada de eso pasa”.

Socialismo

Viera-Gallo conoce de derechos humanos, pues en el exilio, que lo obligó a vivir en Roma tras el golpe de Pinochet, perteneció al Sistema de Información y Documentación sobre Derechos Humanos. Además, su experiencia política –ha sido desde diputado hasta secretario general de la Presidencia de Michelle Bachelet– lleva el tatuaje del socialismo: fue subsecretario de justicia en el gobierno de Salvador Allende y miembro del Partido Socialista.

Consultado sobre la posibilidad de que el gobierno lo tilde de defensor de la “ultraderecha”, se ríe, al principio, pero luego su semblante se agrava: “Los derechos humanos tienen que ser respetados en todas partes. No importa cómo piensen las personas. El cardenal Raúl Silva Henríquez, en Chile, decía que al amparar a un perseguido no preguntaba si era comunista, socialista, liberal o conservador. ‘Primero lo amparo, luego tendrá derecho a opinar a quien quiera’. A los que somos de izquierda nos duele cuando hay una violación de derechos humanos en un gobierno que invoca ideas de izquierdas”, sentenció.

Economía y crisis

Opinó que el gobierno debe fijar un itinerario claro para normalizar el país, especialmente ante la compleja situación económica, signada por la falta de divisas, la escasez y la inflación.

“Venezuela ha decrecido económicamente, en cambio otros países, incluso del ALBA, han tenido un crecimiento importante, como Bolivia. Las fuerzas del gobierno tienen que ir definiendo un camino de normalización del país”, expresó.

Advirtió que en países latinoamericanos las crisis económicas son las que desatan las crisis políticas. Eso fue lo que ocurrió en Chile en 1982, cuando había una desocupación de casi 40% que desencadenó las protestas.

“Si los regímenes, aunque sean dictatoriales, son exitosos económicamente, tienen mayor consenso y apoyo. El problema es cuando a falta de libertades se suma escasez, falta de empleo, pérdida de poder adquisitivo, restricción de divisas. Una crisis que nadie sabe cómo se va a desarrollar”, señaló.

Diálogo

Advirtió sobre la necesidad de que en Venezuela el diálogo social y político sea fluido, que incentive la convergencia de opiniones, para que el país pueda caminar al desarrollo.

“La polarización, entre otras cosas, lo que trae es desconfianza, falta de inversión, de creación de puestos de trabajo y problemas internacionales. Yo creo que por eso la comunidad internacional ha llamado a que se abra un diálogo entre la oposición y el gobierno de Venezuela”, dijo.

Celebró que ese diálogo se busque de nuevo, como se refleja en declaraciones del secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, o en declaraciones de líderes de oposición.

Aclaró que, aunque no funcionó antes, el diálogo no debe condenarse: “La política es muy variable, lo que ayer no resulta puede ser que resulte mañana. Si no es por la vía del diálogo, es muy difícil que Venezuela solucione sus dificultades económicas, sociales y políticas. Pero para que sea sincero, debe haber voluntad de ambas partes”.

Medios

El político chileno lamentó que haya amenazas a medios independientes en el país. Dijo que la libertad de expresión es una bandera democrática fundamental, pues, donde no existe, la democracia sufre: “Es el aire que permite que la gente esté informada, participe y controle al poder”.

Aclaró, sin embargo, que con las redes sociales impedir la libertad de expresión es casi imposible, porque todo se sabe de inmediato.

“Cualquier acción de cualquier gobierno que pretenda limitar la libertad de expresión en un medio tradicional es algo absurdo, porque en las redes fluye la información y ningún gobierno lo puede controlar”, agregó.

Unidad, protesta y elección

Tras la visita de José Antonio Viera-Gallo, la Internacional Socialista manifestó en un comunicado su preocupación por las violaciones de los derechos humanos y la falta de independencia judicial.

Intentó reunirse con el gobierno y no pudo, pero sí con Ramón Guillermo Aveledo, coordinador internacional de la MUD.

El jurista dio un consejo a la oposición: “La precondición de cualquier estrategia exitosa para una oposición es la unidad y cualquier divergencia profunda la condena a la esterilidad. En nuestra lucha contra el régimen de Pinochet hubo momentos en que fue muy importante la movilización social, a través de protestas, pero hubo un momento muy significativo en que usamos los métodos electorales, el plebiscito creado por el propio dictador y triunfamos. ¿Se habría triunfado sin protesta? Seguramente no. ¿Habríamos tenido éxito solo en protesta? Tal vez no”.