• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Acoso a la fuente: nueva estrategia de censura

Solo en septiembre se registraron siete casos de hostigamiento | Foto: Omar Véliz/Archivo El Nacional

Solo en septiembre se registraron siete casos de hostigamiento | Foto: Omar Véliz/Archivo El Nacional

Voceros sindicales y gremiales de la comunicación aseguran que después de perseguir a los medios y a los periodistas, gobierno quiere ahora el silencio de la sociedad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Del acoso directo contra los periodistas incómodos y el retiro de concesiones a medios audiovisuales, el Estado venezolano pasó en los últimos años a aplicar medidas judiciales y administrativas directas contra televisoras, radios y periódicos.
A partir de 2012 la estrategia transmutó hacia la compra de medios a través de grupos económicos afectos al modelo político de gobierno. Pero el último mes ha tomado fuerza una nueva  forma de impedir la libre circulación de información: el acoso a las fuentes.
Solo en septiembre se registraron siete casos de acoso policial y judicial contra voceros gremiales y sindicales, horas después de haber ofrecido declaraciones a los medios, de haber denunciado irregularidades contractuales o de haber alertado a la opinión pública sobre asuntos de interés.
Marco Ruiz, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa; Lisbeth de Cambra, docente de comunicación social y dirigente del gremio periodístico,  y Tinedo Guía, presidente del Colegio Nacional de Periodistas, coinciden en identificar el mecanismo como parte de la escalada contra la prensa que se registra en el país desde 1999.
 
El objetivo

Generar el silencio de la sociedad sería el objetivo central de la persecución a la fuente, alertaron los consultados.
Ruiz sostuvo que desde que Nicolás Maduro asumió la conducción del país se ha agravado la persecución a la crítica. “Lo que pretenden ahora es que el ciudadano sienta que está solo en el problema, porque la denuncia ante los medios de comunicación permite construir comunidad y buscar soluciones. Ahora quieren generar miedo entre quienes tienen cierto liderazgo sindical, gremial, comunitario. Un miedo que genere la inhibición del debate de los temas de interés, para que la gente no se vea reflejada en el problema, sino en la consecuencia de emitir opiniones”, dijo.
Guía llamó a los representantes de la sociedad a no dejarse intimidar. “Si la gente baja la cabeza una vez, lo tendrán que hacer siempre. Este gobierno no busca hegemonía de la comunicación, sino de la incomunicación”, señaló.
De Cambra manifestó: “Evidentemente la inoculación del psicoterror y autocensura es algo sistemático de este gobierno. Nos toca entonces reforzar nuestro derecho de no revelar las fuentes de información, pero lo que no puede ocurrir nunca es que se deje de informar”.
 
El desafío

“Estas acciones de represión son típicas en las dictaduras. A lo largo de estos 15 años a los periodistas y a los medios no han dado muy fuerte; ahora van contra las fuentes, en un nuevo tipo de práctica arbitraria tipo Cuba. Pero se les olvida que no estamos en 1958 ni somos una isla rodeada de tiburones y que la información siempre va a salir”, expresó Lisbeth de Cambra, secretaria general del CNP-Caracas.
A juicio de Marco Ruiz la acción del Estado es reprochable y enfatizó en la necesidad de denunciarla. Cree que la situación plantea nuevos desafíos.
“En estos 15 años los periodistas hemos soportado y superado muchas agresiones de todo tipo. Ante este nuevo mecanismo, que tampoco servirá para ocultar el fracaso del gobierno en todas sus políticas, no podemos hacer menos. Nos toca ahora acercarnos a la verdad por distintas vías: un testimonio, el relato de un hecho, una grafica, resguardando la identidad de la fuente, pero nos toca seguir. Mientras más trabas nos pongan, más inteligentes, audaces y con más sentido de la responsabilidad debemos ser”, indicó el dirigente sindical.
Tinedo Guía no ve sofisticación en la estrategia de acosar a las fuentes y lamenta que en vez de usar la información para mejorar la gestión, el gobierno emprenda una ola de persecución.
“Es mucho más burdo porque se trata de intimidar a personas por declaraciones que ya son públicas y que además parten de de situaciones que están en el ambiente, que son consecuencias de políticas equivocadas y de un ejercicio del gobierno que no da resultados positivos. En vez de tomar los alertas como guías para mejorar, la reacción es tratar de silenciarlos”, afirmó.

Los quieren callar

09-14: Medios de comunicación publican declaraciones del presidente del Colegio de Médicos de Aragua, Ángel Sarmiento, que informó sobre la muerte de ocho personas en el Hospital Central de Maracay por un “síndrome hemorrágico febril agudo”. El gobernador de Aragua, Tareck el Aissami, lo desmintió y solicitó una investigación penal en su contra por causar zozobra.

El 19-09 le allanaron la vivienda y el 20-09 se confirmó una orden de captura en su contra. El Aissami solicitó que se extendiera la investigación al vicepresidente del Colegio de Médicos, Ramsés Milano.

19-09-14:  Heberto Bastardo, Rederick Leiva y Leinys Quijada, dirigentes del Movimiento Revolucionario Orinoco del estado Bolívar, fueron detenidos por el Sebin y trasladados a la sede de ese organismo. El 21-09 un tribunal de Bolívar ratificó la detención a petición de la Fiscalía, que los imputó por presunto tráfico de armas y asociación para delinquir. Los tres dirigentes pertenecen al círculo del presidente de Sutiss, José Hernández, que ha denunciado la firma fraudulenta de la contratación colectiva.
 
20-09-14:  El Nacional publicó declaraciones del presidente de la Cámara de Comerciantes y Agentes Aduanales de Vargas, Rusvel Gutiérrez, quien señaló que los actuales trámites para importaciones retrasarán la llegada de medicamentos hasta 2015. El 21-09 fue interrogado por el Sebin sobre sus nexos con el diario y si tenía información sobre la “guerra mediática”.

 20-09-14: El Nacional publicó declaraciones del presidente de Conindustria, Eduardo Garmendia, quien señaló que el incremento de los contagios por chikungunya afectará la productividad porque generaría ausentismo laboral. Al día siguiente recibió una citación del Sebin. Lo interrogaron sobre la situación económica del país y de las empresas, así como de la producción.