• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Maduro pidió poderes por un año para combatir la corrupción

Nicolás Maduro solicitó que la Ley Habilitante se extienda por un año / AVN

Nicolás Maduro solicitó que la Ley Habilitante se extienda por un año / AVN

El mandatario se alteró con la exigencia de Primero Justicia de presentar pruebas y se comprometió a llevarlas en debate público

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A las 6:13 de la tarde comenzó la cadena nacional. A pesar de que leyó un discurso de casi tres horas, el presidente Nicolás Maduro arrojó pocos detalles sobre las leyes que pretende modificar con la propuesta de ley habilitante que entregó ayer a la Asamblea Nacional.

Pero hubo dos puntos que dejó en claro: "La corrupción de cuello amarillo y de cuello rojo rojito son lo mismo. ¿Qué clase de revolución sería si fuéramos implacables con la primera y tolerantes con la segunda?". Y dos, que quiere poderes especiales por un año a diferencia de Hugo Chávez, a quien se le otorgó por 18 meses.

Aseguró que su propuesta pretende combatir "con mucha fuerza y decisión la corrupción y darle un revolcón a los corruptos y sus cómplices".

Mencionó las acusaciones de supuesta corrupción contra los diputados de oposición Juan Carlos Caldera (a quien le confesó su aprecio) y Richard Mardo, así como contra el dirigente Oscar López. En ese momento, la bancada opositora le gritó los casos de corrupción del Gobierno y el diputado Julio Borges lo llamó mentiroso y le pidió un derecho de palabra, que no le concedieron. La situación se salió de control.

El presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, amenazó a Borges: "Es conmigo". Maduro se alteró: "Voy a fondo, con todo, prepárense".

Luego, impulsado por los gritos, mencionó los espacios en los que hay denuncias de corrupción roja "graves" que se propone combatir: el Fondo Chino, Cadivi, Seniat, Indepabis y Ferrominera del Orinoco. Celebró que ningún revolucionario saliera a defender a nadie que esté involucrado en esos casos. "Es necesario rescatar el látigo Chávez. Enfrentar la corrupción pasa por enfrentar el burocratismo. Vengo a hacer una revolución dentro de la revolución, a cumplir el sueño de Chávez, a cambiar lo que está mal hecho", expresó el mandatario.

La bancada de la MUD le pidió pruebas de sus acusaciones, a lo que él respondió: "Presidente de la Asamblea, cuando estime, vengo con pruebas en la mano". Cabello le respondió: "Así será". Maduro se comprometió a realizar un debate público, como le exigió la oposición.

La lectura del Presidente mostró, muy por encima entre citas a varios autores, otros detalles sobre los objetivos de la habilitante: el fortalecimiento de la contraloría social, coordinación entre poderes, una ley anticorrupción más severa, la creación en el Ministerio Público de un equipo de investigación de delitos económicos e instancias penales contra corrupción y una ley de financiamiento del ejercicio político.

Maduro aseguró que la habilitante también pretende combatir la guerra económica: "Que cese la guerra y el sabotaje y que me dejen gobernar como manda la Constitución".

"¡Nací en Caracas!". Maduro se refirió por primera vez a su condición de venezolano en forma irónica: "Escuché al maestro Pietro cuando nací, aquí, en Caracas", en respuesta a la oposición que le exige la partida de nacimiento y que aclare si posee doble nacionalidad, la venezolana y colombiana, lo que le impediría ser Presidente.

Al declarar la "ofensiva total contra la burguesía parasitaria", instó a impulsar una nueva "ética socialista" y, de manera concreta, ordenó aplicar en Cadivi las tres "R" (revisión, rectificación y reimpulso). En especial, pidió eliminar "El Cadivismo", una de las "expresiones más vulgares de la existencia de la burguesía parasitaria en la historia de la Venezuela de los últimos 100 años".

El objetivo sería establecer quiénes se aprovechan de los flujos de dinero y cuáles son los grupos de poder, sus relaciones con la banca, los seguros y el mercado de valores.

Cuestionó "el raspar" las tarjetas de crédito con cupos preferenciales de dólares (Cadivi) para vender divisas en el mercado negro.

"No es un capricho venir al Parlamento a solicitar poderes especiales; es para profundizar, acelerar y dar la batalla a fondo por una nueva ética política, una nueva vida republicana y por una buena sociedad", dijo el Presidente en la sesión especial, en la cual no hubo debate; no se permitió la palabra a los diputados de oposición, pero Cabello aclaró que el proyecto sería discutido en otra plenaria y retó a Henrique Capriles Radonski a cumplir la promesa de desconocer la habilitación si es aprobada. "¡Vaya a la calle!", emplazó el diputado del PSUV.

Maduro comparó el Decreto de Guerra Muerte, de Bolívar, con la "cruzada anticorrupción", que en la época colonial estableció la pena capital, la multa de 10 pesos contra los funcionarios, así como la sanción a jueces y el derecho de los ciudadanos de denunciar delitos como malversación y apropiación de fondos.

"La contraloría social sin freno, activada con el pueblo en esta nueva ética socialista. La contraloría social no debe tener obstáculos de ningún tipo (...) Si la corrupción sigue reproduciéndose y perpetuando su lógica capitalista de destrucción, aquí no habrá socialismo".