• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

76 municipios son vulnerables ante situación como la del 14-A

Consejo Nacional Electoral / AVN

Consejo Nacional Electoral / AVN

Oposición asegura que logró mejoras en el registro electoral y en la formación de testigos. La participación de su base de votantes será un factor clave

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si se llegaran a repetir el 8 de diciembre situaciones irregulares similares a la denunciadas acerca de las elecciones del 14 de abril por el Comando Simón Bolívar, la pulcritud de los resultados en 76 de los 335 municipios podría estar en riesgo. Entre ellos estarían alcaldías importantes como la de Caracas y de 12 capitales de estado.

Datos de la impugnación presentada por el comando opositor ante el Tribunal Supremo de Justicia, la cual fue declarada “inadmisible” a principios de agosto, reflejan que en las pasadas elecciones presidenciales hubo irregularidades en por lo menos 1.115 centros de votación, lo que afectó a más de 2.300.000 votantes.

Los centros electorales que fueron denunciados están ubicados en 232 municipios de las 24 entidades federales. En 156 de ellos (67,2% del total) no hubo una cifra de votantes afectados como para poner en entredicho la pulcritud de los resultados finales a escala local. Esa situación sí se concretó en 76 jurisdicciones, en las cuales el número de electores perjudicados superó, a veces muy ampliamente, la cantidad que le sacó el vencedor al segundo lugar, lo que sugiere que las irregularidades pudieron tener un peso en los datos finales.

En Caracas, por ejemplo, 61 centros de votación resultaron afectados, lo que perjudicó a 110.050 votantes que sufragaron en dichos lugares. El 14 de abril, Nicolás Maduro venció a Henrique Capriles en la capital por 39.703 votos, alrededor de un tercio de la cifra de electores perjudicados. En las últimas 4 elecciones realizadas para escoger representantes en este municipio, la diferencia entre chavismo y oposición fue superior a los 100.000 votos solo una vez. La situación podría ser más delicada si se repite un escenario similar al de las parlamentarias de 2010, cuando los opositores ganaron por apenas 741 sufragios.

Capitales en problemas. Otro caso destacable es el de Maracay. El 14 de abril denunciaron dificultades en 22 centros con 41.084 votantes. Ese día, Capriles venció a Maduro por 27.510 votos. En la ciudad se han registrado diferencias mucho más estrechas en otros procesos: el 7 de octubre, el opositor derrotó a Hugo Chávez por tan solo 1.886 votos y, en las últimas elecciones municipales, el pesuvista Pedro Bastidas se llevó la alcaldía por una diferencia de 151.

Las otras 11 capitales que están ubicadas en municipios vulnerables son: Puerto Ayacucho, Ciudad Bolívar, Barcelona, Barinas, Valencia, Coro, Barquisimeto, Los Teques, Maturín, Cumaná y San Felipe.

En Maracaibo hubo 31.431 electores afectados, cifra menor que la diferencia que le sacó Capriles a Maduro en las últimas presidenciales. No obstante, de repetirse las irregularidades, esta vez podrían tener más peso si la batalla entre Eveling Trejo, candidata de la MUD, y Miguel Ángel Pérez Pirela, postulado por el PSUV, es más reñida.

Valencia es el municipio donde hubo un mayor número de centros y votantes afectados. 326.526 electores resultaron perjudicados, lo que representa 56,4% del total de inscritos para votar en la jurisdicción. El 14 de abril y el 7 de octubre Capriles ganó en Valencia, pero el 16 de diciembre Francisco Ameliach venció en las regionales, lo que demuestra que cada voto puede ser vital en esta ciudad.

Aparte de las capitales, destacan otras ciudades medianas en las que se espera que la competencia entre candidatos sea reñida, y que tuvieron un elevado número de electores afectados el 14 de abril. Entre ellas están Puerto La Cruz (Anzoátegui), Guatire (Miranda), Puerto Ordaz (Bolívar), El Vigía (Mérida), Valera (Trujillo) y San Francisco (Zulia).

Los estados con más municipios vulnerables son Táchira (nueve), Carabobo (siete), Zulia (siete), Bolívar, Barinas, Anzoátegui y Falcón (cinco).

Las irregularidades. Las denuncias registradas en la impugnación del Comando Simón Bolívar son diversas. Algunas afectaron el acto de votación el 14 de abril directamente y otras indirectamente.

En 680 centros se reportaron casos de voto supervisado y de usurpación de identidad. La primera irregularidad ocurrió en centros con 1.312.512 electores, mientras que la segunda se reportó en lugares con 372.395 votantes. Según el comando opositor, esta manipulación directa del proceso de sufragio incidió en una cantidad indefinida de votos y permitió el triunfo de Nicolás Maduro.

En más de 200 centros de votación se denunció que el trabajo de los testigos de la oposición fue limitado, lo que habría comprometido el proceso de verificación de lo ocurrido en esos lugares.

En lo que respecta a la afectación indirecta del voto, se registraron casos de violencia en 524 centros, lo que perjudicó a 1.741.149 electores. En 183 centros hubo retrasos de diverso tipo durante la jornada. Vicente Bello, representante de la MUD ante el CNE, asegura que estos percances no desaniman al electorado opositor, que se mantiene en las colas. Recalca que han hecho llamados al Plan República y al Poder Electoral para que no se repitan las irregularidades.

La defensa. La MUD asegura que es consciente de la situación y ha aprendido de las experiencias pasadas para mejorar la transparencia de todo el proceso.

Bello destaca que para los próximos comicios se lograron mejoras significativas en el registro electoral, lo cual permitirá resolver parte del problema de la usurpación de identidad, una de las irregularidades que afecta el acto de sufragio directamente. Detalla que fueron eliminados 217.000 electores fallecidos, 80% de la cifra de casos que denunciaron. También fueron retirados más de 25.000 votantes homónimos, ciudadanos con el mismo nombre y apellido y nacidos en la misma fecha pero inscritos 2 veces con cédulas distintas.

Además, la oposición ha hecho hincapié en mejorar la formación de sus testigos para que puedan detectar y denunciar mejor las irregularidades.

“Tenemos formados más de 140.000 testigos entre principales y suplentes y cubriremos las 39.000 mesas de votación. En cada municipio, el comando de campaña de los candidatos de la unidad se encargó de buscar y adiestrar a sus testigos según un lineamiento nacional dado por la MUD”, indica Bello.

Ramón José Medina, secretario adjunto de la MUD, afirma que identificaron todos los centros de votación en los que hubo problemas el 14 de abril y que tienen listo un plan de contingencia para que esas situaciones se reduzcan al máximo. No quiso revelar, sin embargo, detalles de la estrategia, a fin de resguardar su funcionamiento.

En un video sobre el asunto realizado por el comando Simón Bolívar, Henrique Capriles asegura que la clave para garantizar la limpieza del proceso es “votar masivamente y con más y mejor organización”. Hace hincapié en que los votantes de oposición tienen que acudir a la verificación ciudadana al final de la jornada de votación.  

Hay 5.454 centros de una mesa

Para el 8 de diciembre, 1.683.483 electores están inscritos en 5.454 centros de votación con una sola mesa. En el pasado, la situación de estos centros ha dado pie a denuncias que ponen en duda la veracidad de los procesos comiciales.

Después del 14 de abril, un grupo de abogados encabezados por Adriana Vigilanza introdujo una impugnación de las presidenciales ante el Tribunal Supremo de Justicia. Uno de los argumentos que esgrimieron fue el comportamiento irregular que tienen los centros de una mesa. En esa elección, Nicolás Maduro se llevó 68,1% de los votos emitidos por alguna de las dos opciones principales en esos lugares.

“Estas inconsistencias solo son posibles, estadísticamente, si se alteró el registro electoral, si se alteró el resultado, o si (sobre todo en centros de una mesa), en forma sistemática y generalizada, se coaccionó a los votantes”, indica la impugnación, que también fue declarada inadmisible por el TSJ.

Los datos del recurso del Comando Simón Bolívar reportan que el 14 de abril se denunciaron irregularidades en por lo menos 198 centros de una mesa. Con 28, Caracas fue la ciudad con mayor número de denuncias sobre este tipo de centros. Para el 8 de diciembre, en la capital estarán operativos 235 centros de una mesa y en ellos podrán votar 78.298 personas.

Vicente Bello celebra que el CNE haya decidido que para el 8-D las personas que acompañen a alguien a votar deberán registrarse en el Sistema de Identificación del Elector, SIE, y solo podrán realizar esa acción una vez. Explica que eso puede evitar el voto supervisado, y reducir la incidencia de uno de los factores que, según la oposición, fue clave para que Maduro venciera el 14 de abril. Sin embargo, el SIE solo opera en los centros con más de 2 mesas, por lo que el registro en los que tienen una o 2 se llevará a cabo de forma manual. 3.962.131 electores (20,7% del total de inscritos) sufragan en este tipo de centros.