• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Maduro promete demostrar en AN “corrupción de la derecha”

 Nicolás Maduro no habló desde el Balcón del Pueblo | AVN

Nicolás Maduro no habló desde el Balcón del Pueblo | AVN

Ayer, sin la acostumbrada fila de autobuses, el oficialismo celebró la última victoria de Hugo Chávez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A diferencia de Hugo Chávez, Nicolás Maduro no habló desde el Balcón del Pueblo de Miraflores, ni se extendió por horas. El Presidente celebró un aniversario de la última elección del “invicto por siempre”, el 7 de octubre de 2012. Maduro habló desde una tarima, acompañado por “la primera combatiente” Cilia Flores, militantes de los partidos oficialistas y movimientos sociales, miembros del gabinete, y la hija de Chávez Rosa Virginia y su hijo. María Gabriela fue la ausente.

La antesala fueron tres caminatas desde varios puntos de Caracas hasta Miraflores, y una lluvia como la tradicional en el día de San Francisco de Asís, conocida como “el cordonazo”. Maduro pidió a los presentes que lo acompañaran hoy a partir de las 4:00 pm en la Asamblea Nacional donde, luego de dos meses del anuncio, entregaría el proyecto de ley habilitante contra la corrupción y “la guerra económica”. “Demostraré cómo la derecha parasitaria es corrompida, corrupta”, aseguró, sin precisar si consignaría pruebas escritas o si llevaría grabaciones.

Sólo ordenó al ministro de Relaciones Interiores, Miguel Torres Rodríguez, declarar a los cuerpos de seguridad en alerta desde anoche. “¡Están nerviosos y desesperados por lo que presentaré y por mi visita a la Asamblea Nacional! ¡Son capaces de intentar cualquier locura entre hoy y mañana! Atento a la seguridad nacional, del Estado”, dijo el mandatario, quien ha denunciado 11 planes de magnicidio. En 14 años, el Gobierno reporta 63 actos contra la majestad presidencial.

Oración. Aunque Maduro es seguidor de Sai Baba, ayer se encomendó a San Francisco, al leer la oración del santo de los pobres. “Pido por mí, por mis bendiciones; por las bendiciones al pueblo. ‘Oh, Señor, hazme un instrumento de tu paz. Donde hay odio, que lleve el amor. Donde haya ofensa, que lleve el Perdón. Donde haya discordia, que lleve la unión”, enfatizó con la estampita en la mano. Sin embargo, antes había descargado a sus adversarios, “la burguesía amarilla” a la cual culpó de propiciar la “guerra económica”, del “sabotaje eléctrico” y pedía cárcel para sus líderes. “¡Gobernaré seis años! ¡No soy presidente por conspiraciones y lo seré hasta que lo diga el pueblo y no por el tiempo que quiera el pelucón!”, prometió.

El jefe del Estado emplazó a cumplir una tarea en la “nueva etapa de la revolución popular socialista”, que llamó “días clave para "desenmascarar y derrotar los núcleos fascistas, imperialistas”.

Al principio, destacó las cualidades del barinés: “El único delito de Hugo Chávez fue amar y dar su vida por el pueblo. Pasó a la historia como el gran líder de la nueva democracia de Venezuela y de Latinoamérica”.

Fuentes militares informaron que en sede de las comandancias generales del Ejército y la Aviación Militar Bolivariana ayer la instrucción fue que el personal civil y militar acudiera a la marcha en honor a la última victoria electoral del comandante Chávez.

La salida comenzó a las 9:00 am tanto en Fuerte Tiuna como en la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda en La Carlota. La orden para los militares fue trasladarse a la actividad convocada por el Gobierno sin uniforme, portando blue jeans y franela roja.

No hay franelas de Nicolás

En el perímetro de la zona de seguridad del Palacio de Miraflores dominaba el rojo. Allí, en la esquina de Bolero, se concentraron los seguidores de la revolución. Sin embargo, hace un año, cuando Hugo Chávez gobernaba, la cantidad era mayor. No se observaron autobuses en los alrededores como en manifestaciones anteriores.

La avenida Baralt presentaba circulación normal, a pesar de que a pocos metros se esperaba el discurso del presidente Nicolás Maduro desde el Balcón del Pueblo. El Presidente se dirigió a los asistentes desde una pequeña tarima frente a Palacio. “Ese balcón es sólo de Chávez”, dijo un reservista.

En la avenida Universidad se repitió la misma historia. El tránsito de vehículos y peatones era como el de cualquier lunes. No obstante, pequeños grupos de Carabobo, Guárico y Miranda pudieron verse avanzar hasta el sitio de concentración.

Incluso, las acostumbradas comitivas de los ministerios y oficinas del Estado estaban poco nutridas. Algunos no llegaron hasta Miraflores y desviaron el camino por Puente Llaguno hasta la Baralt.

En la avenida Urdaneta, cerca de la esquina de Carmelitas, fueron llegando graneados algunos grupos. Los funcionarios de la Policía Nacional interrumpían el tráfico sólo cuando se acercaban las personas con banderas y consignas.

En la plaza Bolívar, lugar emblemático del chavismo -mientras la reunión estaba algo nutrida en Miraflores- sólo había unos pocos viendo la transmisión desde un televisor en la esquina del antiguo edificio La Francia.

No faltó el comercio informal. Desde Puente Llaguno hasta Bolero tenían sus toldos listos desde muy temprano. Todos ofrecían recuerdos alegóricos al presidente fallecido. Uno de los más populares era la franela con los ojos de Chávez, que costaba entre 120 y 140 bolívares, y que es el símbolo de la campaña oficialista para los próximos comicios de diciembre. No se observaban objetos con la imagen del mandatario actual.