• Caracas (Venezuela)

Pedro Morales

Al instante

La educación en valores debe contrastarse con la realidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La misión rectora de toda institución educativa se fundamenta en garantizar con altos niveles de equidad, pertinencia y calidad, la “continuidad del proceso educativo”. De tal forma, que la educación, considerada como un proceso educativo, cuyo objetivo esencial es conformar un producto final de  excelencia, parte del siguiente perfil:

i) Se desenvuelve en “realidades paralelas”: con múltiples  escenarios impredecibles, inestables e indeterminados; ii) integra continuamente la diada enseñanza-aprendizaje; iii) gira sobre los  ejes del enfoque conductista, la corriente pedagógica del constructivismo y el  método heurístico: creativo, activo, intuitivo e investigador; iv) posee desde la perspectiva teológica, un direccionamiento perfectamente claro, coherente, definido e intencional; v) involucra un proceso sistemático  multifactorial sobre una dinámica  de reingeniería y mejora continua; vi) axiológica y transversalmente se edifica enteramente sobre una plataforma de valores humanos; vi) se inscribe dentro del ámbito de la neuroplasticidad, al favorecerse permanentemente  la renovación del  proceso cerebral  y neuronal para aprender; vii) se integra dentro de un sistema comunicativo-cognitivo; etc.

A la luz de los anteriores referentes, conviene hacer mención de los principales aspectos, de un reciente proyecto científico intitulado: “Propuesta de Bases Comunicaciones en Valores sustentadas en las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC)”; presentado este como requisito del quinto año de bachillerato, ante un honorable jurado, en  la distinguida institución educativa, colegio Divina Misericordia (“Dios-familia-valores”), de la ciudad de San Cristóbal, del  cual se tuvo  el orgullo de servir de orientador académico.

El trabajo parte de la premisa, que los  valores constituyen los cimientos sobre los cuales se construye toda sociedad: son la base para vivir en comunidad y relacionarnos con las demás personas. Sin embargo, enuncia: que en la actualidad estamos viviendo una gran crisis de valores o anomia. Su carencia o debilitamiento continuado es palpable en cualquier escenario social: irrespeto, intolerancia, irresponsabilidad, impuntualidad, corrupción, etc. Ante este escenario decadente, plantea: que la institución educativa en todos sus niveles y modalidades, está en la imperiosa misión de desarrollar cualquier cantidad de proyectos educativos en el ámbito de la formación en valores, con pertinencia e impacto favorable sobre la sociedad, y a la par que complementen los programas de educación y  formación académica del estudiante.

Por consiguientemente, con el propósito de contribuir al desarrollo o consolidación de los valores y promover acciones educativas orientadas a la construcción de un sistema comunicacional propio del colegio Divina Misericordia, pero igualmente con efectos pertinentes para el mejoramiento sostenido de la comunidad, presenta la propuesta de bases comunicacionales-“sembrando valores”: página web; blog y web.2.0: portafolio digital; curso virtual en plataforma “Moodle”;periódico escolar digital-impreso; micros radiales; caminata ecológica; sustento institucional en la fundación deportiva Don Bosco.

Finalmente, entre sus conclusiones más resaltantes destacan las siguientes: 1) Aunque existen estudiantes que no están interesados en educarse en valores, estos de una manera u otra se conectan a Internet, y al utilizarse de manera adecuada, potenciarían de manera efectivas los procesos de  enseñanza-aprendizaje. 2) Los alumnos tienen algunos atributos, que hacen pensar que si es posible que les interese la educación en valores, por ejemplo: creen que los valores son fundamentales para la formación de las personas; les interesan la práctica deportiva; pertenecen a núcleos familiares numerosos de mayores a cuatro personas; tienen cierto interés en contenidos de desarrollo sostenible, economía ética y ecología. 3) Cuando lo teórico de la educación en valores, se contrasta  con situaciones de la rutina diaria, es cuando verdaderamente se pone a prueba el ser humano con la consistencia de sus valores.

pmoral@unet.edu.ve