• Caracas (Venezuela)

Pedro Morales

Al instante

Visión Compartida Universitaria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El insigne Alfred Marshall, en su famosa obra Principios de economía (1890) declaró: “El capital más valioso de todos es el que se ha invertido en seres humanos”. Por ende, una condición necesaria para el desarrollo de una academia signada por la excelencia es a través de la conformación de un talento humano de gran capacidad intelectual y humana, que pueda estar  motivado para ejercer la digna función de “docente universitario”. De manera irrenunciable, cada profesor o profesora que conforma el capital humano de la universidad tiene el derecho al desarrollo, que es conceptualizado como un proceso solidario que envuelve un mejoramiento sustentable de bienestar económico, social y político de todos los individuos. “El derecho al desarrollo es universal e inalienable, es parte integrante de los derechos humanos fundamentales… no se puede invocar la falta de desarrollo para justificar la violación de los derechos humanos” (ONU, 1995).

Por otra parte, el  derecho al debido proceso, que prohíbe cualquier decisión arbitraria, se consagra como un derecho fundamental, tendente a resguardar todas las garantías indispensables que deben existir en todo proceso para lograr una tutela judicial efectiva. En tal sentido, el artículo 49 de la carta magna reza: “El debido proceso se aplicará a todas las actuaciones judiciales y administrativas”. Consecuentemente, cualquier acción gubernamental que tienda a desconocer, estancar o nivelar hacia abajo los niveles de sueldo del personal docente es rechazada y absolutamente calificada como un acto unilateral, arbitrario, desconsiderado, no acorde con preceptos constitucionales, y donde se arremete de manera flagrante contra sagrados derechos humanos fundamentales.

Por tanto, urge la necesidad hoy mas que nunca de contar con un gremio profesoral que pueda consolidar su condición de órgano representativo del personal académico, que esté basado en el consenso de todos sus integrantes (tanto activos y jubilados como contratados y ordinarios), fundado sobre bases sólidas, reales y objetivas de solidaridad e inclusión, y con la “visión compartida universitaria” de fortalecer de forma coherente el debe ser o ético de la institución universitaria y alcanzar de manera sustentable el desarrollo integral de todos sus miembros. Sin embargo, la consecución de tales fines institucionales requiere la conjunción sinérgica de un conjunto de principios rectores (no exhaustivos), sintetizados en un decálogo normativo, los cuales indicarían el norte o “carta de navegación” de la gestión gremial efectiva. Estos se enuncian a continuación:

1) Defender el Estado constitucional de Derecho y la “institución de los derechos adquiridos”; 2) mantener vigente la naturaleza y fines de la universidad; 3) consolidar la institucionalidad y autonomía universitaria; 4) defensa irrestricta de las garantías constitucionales y derechos humanos; 5) fundamentarse en el marco jurídico, el método y la intelectualidad para exigir la mejora continua de la infraestructura universitaria, la reingeniería de los procesos académicos y, por tanto, las condiciones socio-económicas de los docentes; 6) fortalecer todos los mecanismos universitarios en pro de la salud integral del personal académico; 7) propiciar la integración entre gobierno, empresa y universidad para beneficio de la sociedad; 8) la continua búsqueda  de la excelencia en el desempeño de las actividades académicas; 9) conformación del Sistema de Información Laboral (SIL); 10) fomentar la cultura de la planificación, la evaluación y la rendición de cuentas.

En función de este contexto, y “con motivo de la aprobación por parte de la Oficina Nacional de Gremios y Sindicatos del Consejo Nacional Electoral,  para la convocatoria a elecciones (04-11-2015) de los miembros de la junta directiva de la Apunet, del Consejo de Ética y Delegados a la Fapuv”, al igual que para la Casa del Profesor Universitario, el pasado 9 de octubre de 2015, se inscribió ante la respectiva Comisión Electoral el proyecto institucional “Visión Compartida Universitaria”: designada como la plancha N° 1.

 

Docente universitario.

pmoral@unet.edu.ve

@tipsaldia