• Caracas (Venezuela)

Pedro Morales

Al instante

Regresividad de un impuesto: “Los que ganan menos pagan más”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En relación con la declaración del impuesto sobre la renta, es fundamental hacer valer y respetar la coherencia constitucional, en el proceso afín que permita determinar todos aquellos “enriquecimientos anuales, netos y disponibles obtenidos en dinero o en especie”, que efectivamente generan la obligación impositiva, pero cumpliendo a cabalidad principios impositivos firmemente arraigados en cualquier sistema tributario, tales como: equidad, justicia fiscal, capacidad económica o de pago, neutralidad, flexibilidad, etc. Caso contrario se estaría violentando el “Estado Constitucional de Derecho” en lo que respecta por ejemplo:

i) Al principio de supremacía de la “carta magna” (artículos 7, 31, 333, 334 y 335); ii) la supraconstitucionalidad de los tratados y acuerdos sobre “derechos humanos; ii) la irrenunciabilidad y progresividad de los derechos y beneficio  laborales (cónsonos con la institución del “derecho adquirido”): cualquier acción, acuerdo o convenio queda sin efecto si contraviene o menoscaba estos derechos (artículos 87, 89 y 91); 3). El principio de la irretroactividad de las leyes, a menos que sea para beneficiar a la persona (art. 24); 4) el derecho a la información veraz y oportuna (artículos 28 y 58), y en particular a lo que refiere al “costo de la canasta básica” (art. 91).

En este breve análisis se agregan dos aspectos. I.- A nivel procesal, cuando se alude al principio de jerarquía constitucional, se puede hacer referencia al artículo 20 del Código de Procedimiento Civil: “Cuando la ley vigente, cuya aplicación se pida, colidiere con alguna disposición constitucional, los jueces aplicarán esta con preferencia”. II.- Se establece el orden de mayor jerarquía en la norma (constituyen fuente de derecho tributario): la Constitución, las leyes orgánicas y leyes especiales, las leyes ordinarias, los decretos leyes y los reglamentos. Para ilustrar: la Gaceta Extraordinaria N° 6152, del 18-11-2014, donde se reforma la Ley de Impuesto sobre la Renta (ISLR), está bajo la figura del Decreto Presidencial N° 1435.

En cuanto al método de cálculo del impuesto, son dos los elementos que influyen de forma determinante. Por un lado la “unidad tributaria”, la cual tiene como finalidad ajustar a la realidad inflacionaria el flujo de dinero de los contribuyentes que está sujeto al pago de impuesto: de forma de neutralizar la posible “regresividad de los impuestos”. En tal sentido, el texto legal establece que se debe “reajustar la unidad tributaria (UT) dentro de los quince (15) primeros días del mes de febrero de cada año, previa opinión favorable de la Comisión Permanente de Finanzas de la Asamblea Nacional, sobre la base de la variación producida en el índice nacional de precios al consumidor fijado por la autoridad competente, del año inmediatamente anterior”. (Código Orgánico Tributario. Art. 131). (a)

Por otra parte, se tiene la “base imponible”, que sirve de referente cuantitativo o monto monetario para calcular un determinado impuesto. Por ejemplo, en el caso de un trabajador de renta fija, el “salario normal” es el que se debe utilizar, en función de la UT respectiva: mayor a las 1.000 unidades tributarias para la remuneración neta o en términos brutos, superior a las 1.500 unidades tributarias. (b)

(a) Estrictamente como lo establece la norma, la UT para el año 2015, su valor pudo haberse ubicado realmente en 407 bolívares aproximadamente (considerando la evolución de la inflación en el periodo 1994-2014), contrario a los 150 bolívares en términos oficiales.

(b) La sentencia N° 301 del 27-02-2007 emanada de la Sala Constitucional del TSJ ordena: “El enriquecimiento neto de los trabajadores solo abarca las remuneraciones otorgadas en forma regular (salario normal) a que se refiere el parágrafo segundo del artículo 133 de la Ley Orgánica del Trabajo, excluyendo las percepciones de carácter accidental, las derivadas de las prestaciones de antigüedad y las que se consideren que no tienen carácter salarial. En este sentido,… cuando la norma hace referencia al salario normal no puede entonces comprender ni las vacaciones, ni las utilidades,… pues dichas remuneraciones… no son devengados… de manera semanal, quincenal o mensual en su remuneración regular”.