• Caracas (Venezuela)

Pedro Morales

Al instante

Fuerzas oficialistas y opositoras: “permitir el regreso del sol”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuan infinito, maravilloso, complejo e impredecible, son los procesos involucrados en la conformación, integración y desenvolvimiento de los organismos vivos: desde la esencia misma del átomo, al enlace de al menos dos ellos que constituyen las moléculas, la subsiguiente generación de la célula (unidad anatómica fundamental), y la consecuente configuración de tejidos, órganos, aparatos y sistemas, los cuales desencadenan en el producto final denominado ser humano. Así mismo, la “luz solar” que constituye fuente primaria de energía y por ende génesis de la vida, se encuentra incluso referenciada desde el “Pentateuco” o “Antiguo Testamento”: “Al principio Dios creo el cielo y la tierra. La tierra estaba desierta y sin nada. Dios dijo: hágase la luz y hubo luz” (Ge 1: 1-3). Por otra parte, existe el hecho físico que los rayos solares recorren la distancia entre el sol y la tierra en aproximadamente 8 minutos y 19 segundos, es decir, se “vive en función del pasado”.

Depender del pasado, obliga que la fracción de energía que nos llega desde el “astro rey” se aproveche al máximo y permita el cabal funcionamiento del ecosistema natural donde se desarrolla la vida. Por ello, se exige que se aprendan de los errores  cometidos a lo largo del tiempo, que han contrariado las leyes propias de la naturaleza, activado mecanismos decadentes e involutivos que merman el grado de resiliencia y estabilidad de los sistemas ambientales (sociales, económicos, políticos, ecológicos, etc.,), y en resumidas cuentas acrecentados los niveles de entropía. Sin embargo, “se humilde para admitir tus errores, inteligente para aprender de ellos y maduro para corregirlos” (Papa Francisco, 2.013).

Pero “pasa, sucede y acontece” que factores externos principalmente de corte antropogénicos o antrópicos (influencia de decisiones y acciones humanas) agravan la crisis multidimensional que “arranca desde el mismo momento en que el hombre se aparta drásticamente de la sabiduría de la naturaleza, y aumenta a medida que el distanciamiento crece” (Gómez Gutiérrez, 2004, 241):  i) Desintegración del núcleo familiar; ii) Sistema de valores colapsado; iii) Aplicación de políticas económicas y sociales incoherentes; iv) Desinversión en la infraestructura y estructura educativa; v) Menosprecio del sector empresarial nacional; vi) Menor productividad agrícola e industrial; vii) Mayor inseguridad del agua; viii) Creciente exposición a fenómenos climáticos; ix) Desequilibrio en los ecosistemas; x) Aumento de los riesgos de salud; x) Debilidad en las acciones penales  y judicialidad oportuna; xi) Prioridad a la connivencia en perjuicio de la convivencia; etc.

Para evitar la “oscuridad” y un escenario “desértico” como el que se vislumbra del anterior cuadro sintomático, las fuerzas políticas “oficialista” y “opositoras” están en la obligación de dejar de lado la conflictividad estéril, burda e irracionalidad, y sin perder más tiempo propiciar las condiciones para que el gobierno, empresariado y representantes de la sociedad, unifiquen  criterios y coordinen acciones que permitan “el regreso del sol” de forma perenne y sellar el éxito progresado y prosperado de toda la nación: “yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.”. (3 Juan 1:2).

Asimismo, de forma directa y sincera se le debe hablar claro a la población venezolana, y hacerle entender que la única forma de enderezar el rumbo no es por medio de fórmulas mágicas o milagrosas, eslóganes políticos o un “sálvense quien pueda”, sino a través de serios esfuerzos y sacrificios por parte de todos, sin ningún tipo de privilegios: “a grandes males grandes remedios”. Donde a la final de cuentas será la familia venezolana la gran beneficiada: “como célula vital y fundamental de la comunidad humana, su buena salud y fortaleza, representan buenos augurios de un porvenir que garantice una sociedad mejor”.

Notas finales: (a) Prosperado: del griego eudoo; y entre sus significados: ayudar en el camino, lograr, alcanzar, triunfar en los negocios.(b) En algunas culturas se asocia el sol con el renacimiento. Igualmente, el solsticio de diciembre se festeja en aquellas geografías donde los días son más largos: regreso del sol (fuente de energía y vida).

pmoral@unet.edu.ve

@tipsaldia