• Caracas (Venezuela)

Pedro Morales

Al instante

“Exorcismo Económico”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con los títulos  “Exorcismo Económico: principio para el plan de bienestar de la casa común” y “Aspectos cuantitativos o matemáticos en la toma de decisiones económicas”, se sintetizan las charlas, que con alto grado de compromiso y responsabilidad, se tienen pautadas parael  29 y 30 de julio de 2.015. Ellas se encuentran enmarcadas dentro de las actividades académicas programadas por un lado, en la “Conferencia Modelo País” que organiza la  Pastoral Universitaria Divino Maestro de la UNET; y por otra parte, en relación a la 1era Jornada Tachirense de Didáctica de la Ciencias “Formando Conciencia”, a realizarse en el  Núcleo ULA-Táchira Dr. Pedro Rincón Gutiérrez. En resumen, son cinco  los aspectos a tratar respecto a la temática, que en concreto es una envolvente en términos de lo “económico”: exorcismo, racionalidad, planificación, cuantificación, decisión.

En conjunto los seres humanos estamos padeciendo un proceso continuado de deterioro o debilidad, tanto en la esfera material, mental, emotiva, como en la espiritual. Decadencia ésta que es muy probable que usted consecuente seguidor de esta columna, pueda estar viviendo o presenciando en este mismo instante una situación contraria a los principios morales o éticos, que impidan que se cumpla el necesario equilibrio armónico y sostenido. Para algunos expertos esta situación es insustentable, sin embargo,  su finiquito puede tener al menos dos caras: tragedia apocalíptica o la reorientación de la línea de trayectoria de la humanidad hacia el verdadero bienestar en nuestra “casa común”.  Por  ello, se requiere  iniciar a todo nivel, un proceso de valoración, muy sincero, con un alto nivel de autocrítica, y aceptar que nuestra sociedad urge de una rectificación, debido a que está en serio riesgo de contraer graves enfermedades físicas, psíquicas, espirituales y/o paranormales.

No es cuestión que se crea o se deje de creer, pero las evidencias  bíblicas (por ejemplo, Lc. 10,17; Mc. 9,21; Hechos 19, 11-12) al igual que las actuales, nos indican el combate que durante todos los tiempos se ha presentado entre el bien y el mal, y que hoy en día percibimos la forma como la “acorazada” estructura de valores o de “buena moral”(por ejemplo el respeto, la honestidad, la justicia, etc.), está siendo severamente atacada por la fuerza de los antivalores, cuya postura amenazante pareciera mostrar que está ganando el enfrentamiento, al verificarse con hechos probatorios, como va imponiendo progresivamente su temible poderío en  nuestras naciones. Así que en principio, cualquier decisión asociada a la planificación y gerencia estratégica, requiere un exorcismo económico, para despojar todo síndrome o factor “maligno” que influye negativamente en los procesos económicos, sociales, político, etc.,  al dividirlos, distorsionarlos y conllevarlos a un escenario de ruina.

Aunque no es descartable convocar la participación de la iglesia para a la realización de un “magno exorcismo” (tal cual la experiencia realizada en mayo de 2.015 en la catedral del estado de San Luis Potosí, México), el proceso de “exorcizar” la economía, exige la racionalidad,  el manejo inteligente de las emociones y la aplicación de las exactas e infalibles matemáticas. El mensaje que ellas expresan no debe subestimarse, ya que desde su cuantificación, apreciación puntual o su análisis econométrico, pueden arrojar muchas luces en el diseño de políticas y ejecución de medidas coherentes, acertadas y sustentables.

Para ilustrar lo anterior tómese en cuenta aquel país con un modelo rentista, que no ha diversificado su economía, y que en particular  más del 95% de sus ingresos de exportación dependen enteramente de los altibajos del precio de su principal producto: el petróleo. Al caer el valor  del barril de este rubro desde los 100 a  los 40 dólares, de inicio se puede estimar una caída de los ingresos para ese país en el orden de los 35 mil millones de dólares, una disminución de las reservas internacionales por debajo  16 mil millones de dólares, y ante un tipo de cambio sobrevaluado en 6,30 Bs por dólar, incentivar que cada día más gente  se incorpore al “rentable” pero “sindromático” y “maligno” negocio del contrabando,  bachaqueo, o la especulación de cualquier cosa (billetes de alta denominación por ejemplo).

pmoral@unet.edu.ve  @tipsaldia