• Caracas (Venezuela)

Pedro Luis Echeverría

Al instante

Lo urgente, es urgente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


Sumamente movidas las dos últimas semanas de actividad política en nuestro país. Varios hechos marcaron su dinamismo. Se iniciaron con la valiente y decidida actitud del señor Almagro de convocar al Consejo Permanente de la OEA a una reunión especial para discutir el enjundioso informe que preparó sobre la crisis institucional que transita Venezuela y sus negativos efectos sobre la vigencia de los valores democráticos. Igualmente, y como corolario de la referida convocatoria, examinar colectivamente la posibilidad de iniciar el proceso de activación de la Carta Democrática de esa organización.

El régimen, por su parte, de manera unilateral designó a un grupo de ex presidentes, muy afines al gobierno, como “oficiantes” para promover la posibilidad de establecer algunas bases para la celebración de un eventual diálogo con la oposición; de esta manera el régimen trata de ganar tiempo para postergar hasta, al menos, el próximo año la celebración del referendo revocatorio incoado por la disidencia venezolana.

Los “oficiantes” progubernamentales en cumplimiento de lo solicitado por Maduro, invitaron a representantes del gobierno y de la oposición a unas reuniones de exploración sobre el tema. La oposición de manera apresurada y sin sopesar debidamente el significado y consecuencias de este llamado, procedió subrepticiamente a reunirse con los ex presidentes y plantear sus condiciones para un posible diálogo con el gobierno. De esta sorpresiva y errática acción opositora se desprenden tres lecturas: a) La oposición acepta, sin objeciones de ninguna especie, a los “oficiantes” designados por el régimen; b) tácitamente expresa su disposición a participar en un diálogo cuya duración, agenda y otros detalles son, hasta ahora, desconocidos y; c) debilitó la fuerza y viabilidad de la iniciativa Almagro y fortaleció la posición de aquellos países miembros de la OEA, reacios a la invocación y aplicación de la Carta Democrática como los ulteriores hechos acaecidos lo demostraron y; d) La celebración del  referendo revocatorio y la aplicación de la Carta Democrática podrían ser postergados hasta que se agote el camino del diálogo.

Los reiterados errores de apreciación de los momentos políticos por parte de la dirigencia opositora y la consecuente equivocada estrategia de acción que, con base en tal apreciación, diseña, en muchas oportunidades ha llenado de dudas y vacilaciones al país opositor, ha desperdiciado tiempo en discusiones y rivalidades inconducentes, ha puesto en “zona de peligro” los tiempos previstos en la Constitución para convocar, este año, el referendo revocatorio y ha postergado la exitosa realización de contundentes acciones políticas.

Es impostergable que las organizaciones políticas y sus dirigentes, nucleados en la MUD, entren en mejor sintonía con las necesidades y urgencias del sufrido pueblo venezolano.