• Caracas (Venezuela)

Pedro Llorens

Al instante

Pedro Llorens

Una sopa llena de pelos flotando

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El texto con mayor carga de egocentrismo que conocemos: “Yo soy la piedra preciosa y lo que hay a mi alrededor es plomo, pálido y miserable plomo”, pudo haberlo pensado o concebido el plomizo personaje supuestamente ficticio que hemos construido de recetas, citas y refranes para sustituir al personaje supuestamente real del que nos hemos venido ocupando a lo largo de 14 años…

Pero se le adelantó Federico Nietzsche y menos mal porque quién sabe qué pensamiento hubiera salido de un ego psicótico, maníaco-depresivo, como el que intentamos retratar, sin identificar ni denominar… aunque, en honor a la verdad, el señor Nietzsche también le metía al loco de frente (claro, loco egregio, no cualquier loco) y llegó a creerse superhombre…

De nuestra “piedra preciosa” podríamos decir, con Gustavo Flaubert, que es “una sopa llena de pelos flotando”; o con Teresa de Jesús, que es “una mala noche en una mala posada”; o con Charles Baudelaire, que es “capaz de odiar como un borracho en el fondo de una taberna”; o con Fernando Pessoa, que es “cobarde y traidor consigo mismo como el amor”; o con William Shakespeare, que “está encerrado en una cáscara de nuez y se siente dueño de un espacio infinito”, lo que no debería importarnos demasiado porque, según el escritor francés del siglo XVII Bernard Fontenelle, “de esta vida no se sale vivo”…

En un grafiti callejero leemos: “Cuando finalmente la ciencia localice el centro del universo, algunas personas se van a sorprender al saber que no son ellos” y seguro que, entre ellas, estará nuestro centralista personaje, que, según Aldoux Huxley, “hay un solo rincón en el mundo donde puede sentirse seguro y es en su propio yo”.

Manuel Vásquez Montalbán comentaba que entre las citas más utilizadas en la prensa franquista española estaban las de George Bernard Shaw, lo cual revelaba la ignorancia de los censores, ya que éste había sido uno de “los urdidores del partido laborista británico” y un gran cínico que dijo frases como esta: “El sufrimiento más intolerable es el que produce la prolongación del placer más intenso”.

Como todo egocentrista, nuestro personaje es de los que “habla de huevos y ve gallinas” cuando el que habla es gallina y por ninguna parte se ven los huevos… de él se dice que no tiene seguidores porque “gallo no arropa pollo” y que “gallina no ve de noche”… y en su descargo se advierte que “gallo que no repite no gana”, que “no hay sabio que no tenga qué aprender ni bruto que no enseñe”, y, finamente que “el que va a caer no mira el hoyo”.