• Caracas (Venezuela)

Pedro Llorens

Al instante

Pedro Llorens

Más pudo el interés que el amor que le tenía

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Son culpables de no hacer, de no haber hecho y de no tratar de hacer…y el país está inundado de hechos y cohechos que no debieron haber ocurrido… La patria fue entregada al extranjero por chovinistas apátridas que se hacen llamar patriotas… y acusan a la oposición de estar financiada por el imperio cuando desde hace tiempo nadie financia algo en el país…

Bigotón Pánfilo no calza los puntos para convertirse en Robespierre ni en el PSUV hay jacobinos (qué saben burros de pasta de dientes)… pero Presidente y partido insultan y amenazan y contribuyen a la malandrería institucional presente en la arremetida del TSJ y la Fiscalía contra Capriles…

Además, se empeña en hablar más de la cuenta y en ser ora chistoso, anecdótico y comunicativo, ora desafiante, descalificador y bravucón, sin más vocabulario que el heredado del “gigante” que inventó la mentira política a bocajarro, sin inmutarse (al principio se le movía un cachete y si el embuste era muy grande se le movían los dos)… y a fin de cuentas si el otro fue un “buchipluma no más” este es apenas un “Yo quiero ser como Ariel (Corazón de mi patria), yo quiero ser como él”…

El papel de malo (o de peor) lo desempeña el hombre de los ojitos, otro usufructuario de la herencia política del “gigante”, especialista en aliñar la chabacanería y el insulto braveador con una sospechosa ternura y un inusual derroche de amor: “¡Ellos odian, nosotros amamos!”, dice.

Y hay un nariz de bombita que intenta venderse como tercero en discordia y (parafraseando a Fray Luis de León) sigue la escondida senda / por donde han ido / los muchos farsantes que en el mundo han sido, especialmente la de uno que los sintetiza a todos y fue su mentor… conspirador de pacotilla a quien durante mucho tiempo le intervinieron llamadas y sólo encontraron sexo telefónico con chicas como “dulce caramelito te garantiza 100% de los servicios”.

Una nueva jornada electoral pone al descubierto, como otras veces (no debería), ambiciones desmedidas y avidez por lo material (siempre van juntas) por parte de dirigentes y de grupos políticos… que en el gobierno son aplastados con el índice de una mano mientras el de la otra apuntala a un paracaidista… y en la oposición se manifiestan con deserciones mal razonadas de unos pocos aspirantes y de pequeños partidos que ya lo hicieron anteriormente con pésimo resultado político y óptimos beneficios para algunos dirigentes… El amor y el interés se fueron al campo un día y más pudo el interés que el amor que le tenía.