• Caracas (Venezuela)

Pedro Llorens

Al instante

Pedro Llorens

Sobran conos

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No hay nada material o inmaterial, doctrina, raza o condición social que identifique más al oficialismo, diosdados o maduristas, serviles de vocación, felinos especializados en marcar terreno, que los famosos conos, de plástico, amarillos o naranja, que suelen ponerse a lo largo de las calles, en plazas o avenidas, frente a edificios y oficinas públicos o en barrios y urbanizaciones, con aceras previamente embadurnadas de amarillo, color que al parecer da derecho al remolque de los vehículos que se paren al lado, al frente o al costado, salvo que sean oficiales… y entiéndase por estos a cualquier transporte automotor, con o sin matrícula de un poder nacional o regional (basta que el conductor pueda mostrar un carnet vencido), comenzando por los que utilizan los guardias de patria segura y ofrecen patrullaje inteligente en las esquinas de barrios y urbanizaciones, convertidos en azotes de vendedores de frutas, buhoneros, caminadoras y cuanto venado se estaciona para sacar plata de un cajero, porque se atribuyen toda clase de funciones y juegan a meterle miedo a la gente, casi como en tiempos de Pérez Jiménez cuando llegaron a ser el terror de los extranjeros que en medio de genuflexiones llegaban a llamarlos “dottore pulichía” (era lo máximo, casi commendatore) … y cualquier entremetido, sin que haya pagado derecho de frente en su vida, se siente con derecho a colocar sus conos y a llamar una grúa para proteger supuestamente el territorio bajo su control…

Y faltan economistas

De los mil problemas que mantienen a este gobierno en picada y a punto de entrar en barrena, mientras intenta capear las demandas, amortizar la deuda y acometer las importaciones que requiere el diseño de un pueblo fantasma, 999 tienen que ver con la economía (incluyendo el de la violencia)… y, sin embargo, no hay un solo economista con autoridad para poner orden en el desconcierto y acabar con la anarquía y la incoherencia a las que nos han sometido por lustros, ignorantes que ignoraron su propia ignorancia como Jorge Giordani y Rafael Ramírez, entre otros ilustres embaucadores… “Lo que existe es el fruto de una pésima política económica”, afirma el académico Pedro Palma, y otro académico, Héctor Malavé Mata, clava la puntilla: malversación de divisas en compra de armas, retribuciones a factores del poder público, costos dispendiosos del Alba, importe del nepotismo gubernamental, derroche de la alta gerencia del petróleo y simulaciones (mentiras) del equipo gubernamental que encabeza el militar Marco Torres, vicepresidente para el área económica. 


pllorens@el-nacional.com