• Caracas (Venezuela)

Pedro Llorens

Al instante

Melancolía

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Maduro finalmente aterrizó (¿habrá aterrizado de verdad?), con el titipuchal de familiares (corrupción) y ministros que fueron testigos de las tribulaciones de un gobierno que vivió su último fracaso y quiere que vivamos de sus mentiras (dos boleros de un solo viaje)… los rusos siguen en lo suyo: con los dólares de importar comida pagan comisiones por la venta de armas obsoletas que debieran estar en rebaja, y los chinos quieren más soberanía, la necesaria para no tener que lidiar con la corrupción y las arbitrariedades del régimen…   

Y es que el país entero padece –junto con epidemias de dengue (90.000 casos en 2014), chikungunya (datos ocultados), paludismo  (85.000 casos en 2014) y otras enfermedades con vectores– de esa tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente que el Diccionario de la Lengua Española define como melancolía, la cual se manifiesta porque quien la padece no encuentre gusto ni diversión en nada.

La deslealtad de Raúl Castro con su protector venezolano, al mantener relaciones secretas con Barack Obama (alcahuetadas por Canadá y el Vaticano), se produjo sin que los bienpagaos espías de Maduro, regados por todo el mundo, se enteraran (estaban pendientes de con quién se reunía María Corina Machado, y hasta al “Chúo” Torrealba lo tenían pillao)… y cómo se iba a enterar con un servicio exterior  penetrado hasta los tuétanos por los cubanos y dirigido en ese tiempo por el propio “Bigotón”, empeñado en mear fuera del perol; el fracasado Jaua, ocupado en asuntos domésticos como el traslado a Brasil de su nanny en aviones de Pdvsa; o el rojo rojito Ramírez, condenado a caminar pa’tras y ahora en manos de la derrotada en Información, Delcy Rodríguez.

Un cuento de Camilo José Cela narra la historia de un marido que, durante el entierro de su mujer, daba tales muestras de dolor que el amante de la dama muerta trató de confortarlo diciéndole: “Trata de consolarte, piensa que probablemente te casarás otra vez y todos seguiremos igual”.

La primeras versiones de lo ocurrido durante la gira patriótica de Maduro por países petroleros y naciones (potencias) susceptibles de ayudar a evitar el descalabro nacional (en plena ejecución), hablan de que el presidente venezolano se apareció en China (también en Rusia), con motivo del primer foro China-Celac pidiendo que les rescaten y los salven… lo cual colocó al país asiático –según Matt Ferchen, del Centro de Estudios Carnegie-Tsinghue– “en la difícil situación de asegurarse de que hay la posibilidad de recuperar sus inversiones o de reconocer que no pueden poner más fondos”.