• Caracas (Venezuela)

Pedro Llorens

Al instante

Pedro Llorens

Gobierno, “¡no hay!”

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Este año parece haber estallado para quedarse la tan anunciada crisis (guerra, estado de sitio) y el presidente salió a buscar recursos, dice él, en otras potencias, Rusia y China (la suya es recibida por la puerta trasera)… y es capaz de regresar con la firma de nuevas compras de chatarra militar (más comisiones, atención firrr), y algunos acuerdos que no dicen nada para justificar un viaje que cuesta 1,3 millones de dólares (con la primera combatiente, familiares  y medio gabinete, incluida la nueva canciller que tanto dará que hablar…).

Caracas amaneció, siguió y sigue vuelta una etcétera, ingobernable, irremediable e insufrible, todo lo contrario de la potencia que nos viene anunciando el gobierno más embustero, más jarabe de pico y menos cumplidor que hayamos tenido: …fea, sucia, aburrida en penumbra (la regulación del servicio eléctrico ya fue anunciada por el superexperto Chacón) y absolutamente desabastecida… “¡No hay jamón, no hay queso, no hay verduras, no hay leche, no hay carne, no hay pollo, no hay detergentes, no hay medicinas (las farmacias se han convertido en ventas de chucherías) y –por supuesto– no hay gobierno…!”      

En la calle solo se ven colas, más abundantes y más largas que las del año pasado… y mucha especulación con lo poco que queda, en buena parte culpa de un gobierno que anuncia medidas cambiarias (ninguno lo hace) y proclama un plan de austeridad al mismo tiempo que aumenta el tren burocrático, creando entre otras cosas una nómina paralela de delatores, ¡el colmo!...

La leyenda de san Nicolás (obispo de Mira, en Licia, Asia Menor, siglo IV), con distintos nombres, no se hubiera mantenido tantas Navidades sin los regalos que dicen que trae…lo que parece haber inspirado al  perturbado Diosdado y demás patriotas, para tratar de ganarse a militares, obreros, ciudadanos comunes y también delincuentes.

Los herederos de la patria no terminan de pelearse, empujarse, dividirse, por las  cuotas de poder (para unos y otros el oro no es una quimera)… sin metas, objetivos, propósitos… y ni hablar de ideales, salvo ramalazos de fascismo heredados de aquel Oráculo del guerrero que promovió Chávez, junto con la fórmula de Norberto Ceresole  (caudillo, ejército, pueblo) y de lo peorcito de los delirios del Libertador…

Todos están siguiendo patada a patada las “pinchadas en hueso” (término taurino) de su comandante supremo, muerto de prepotencia… y en el país hay demasiados traseros pateados y cada vez son menos los dispuestos a seguir poniendo el suyo…