• Caracas (Venezuela)

Pedro Llorens

Al instante

Pedro Llorens

Más cursi que bolero cantado como tango

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es obvio que los gobiernos de Corazón de mi Patria y el de Bigotón Pánfilo tienen más de dictablanda que de dictadura, pero probablemente sus representantes (de Miraflores para abajo) tengan peor calificación en cuanto a talento, preparación y experiencia que la mayoría de sus parientes blandos o duros, autócratas o déspotas, fascistas o nazistas… y aunque se revuelquen de la rabia los que se creen de izquierda, socialistas, y comunistas, sin dejar de ser cardiopatriotas, no pueden negar que los nacionalismos a ultranza que exhiben sin el menor rubor fueron siempre patrimonio de la derecha, y materia prima de los movimientos fascistas, desde los camisas negras de Mussolini hasta el sistema cívico-militar que propuso Norberto Ceresole (lo cual el “gigante” aceptó)… 

Bigotón Pánfilo se hace pasar los videos de Corazón de mi Patria y sale a repetir las amenazas y mentiras, bravatas y calumnias, desplantes y falsedades, inevitables en absolutistas con más de un centenar de guardaespaldas dedicados a impedir que cualquier ofendido les ponga un ojo morado… y arremete contra los nueve gobiernos del período democrático como si se tratara del famoso Gulag (sistema de campos de concentración represivos soviéticos) sin mencionar que la mayoría de los casos de  desaparecidos y torturados fueron ordenados, ejecutados y entaparados por militares fascistas de algún modo emparentados con los protegidos de ahora. 

Cuando Bigotón Pánfilo toma aire, cierra los ojos y gime para transmitir su devoción por Corazón de mi Patria se vuelve más cursi que un bolero cantado como tango…

y por más que su discurso se aproxime en decibeles de cursilería a “Perfidia”, de Alberto Domínguez: “…si puedes tú con Dios hablar / pregúntale si yo alguna vez / te he dejado de adorar”, no podrá igualarlo en sentimiento y autenticidad: por algo se ganó la bendición de Michel Curtiz al ser incluido como fondo musical del baile de Ingrid Bergman y Humphrey Bogart en el Rick’ s Café de su película Casablanca (1943)…

Casi coincidiendo con el ridículo desfile militar del 5 de Julio, exhibieron en el Celarg el portento de documental El triunfo de la voluntad (1934) de Leni Riefensthal, realizado por encargo personal de Adolfo Hitler, que luego influyó sobre varias generaciones cineastas de todos los continentes, entre otros George Lucas (La guerra de las galaxias)… un ejemplo de que hasta en los gobiernos más oprobiosos (salvo los castrofascistas como el nuestro) han tenido cabida el oficio y el buen gusto.