• Caracas (Venezuela)

Pedro Conde Regardiz

Al instante

Sociedad abierta y terrorismo en París

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Publicaron en 1945 La Sociedad abierta y sus enemigos de Karl Poppers. A los asesinatos ejecutados inspirándose en ideologías totalitarias, en Estados totalitarios, respondió así el gran filósofo; durante la primera mitad del siglo XX, con dichas ideologías: comunismo, nazismo, fascismo, justificaron y protagonizaron la era más sangrienta que jamás había sucedido en la historia de la humanidad. Popper propagó la alternativa de la democracia: la sociedad abierta.

Se demostró otra vez en París cuán vulnerable es la sociedad abierta. Como es abierta, está muy amenazada; en un Estado de Derecho extremistas desconocidos, como los hermanos Kouachi, son muy difíciles de localizar y hacerles seguimiento para evitar atentados y toma de rehenes que, por lo demás, no tienen en ninguna parte el efecto logrado en París.

Debe defenderse la sociedad abierta y puede hacerlo, lo cual también se demostró en París. El poder con decisiones acertadas y una policía organizada, honesta, profesional, pudo enfrentar la crisis originada por los asesinatos y secuestros. Hay que ser consciente de que los enemigos de la sociedad abierta utilizan su plataforma democrática para destruirla, tal como ha sucedido aquí desde hace 15 años. Este nuevo fenómeno, nueva guerrilla citadina, lamentablemente no va a desaparecer rápidamente. Surge de una pequeña minoría, bien que algunos piensan que son entre 900.000 y 1,5 millones de los 6 millones de musulmanes que hay en Francia; pienso son cifras exageradas; pero, sí es una minoría compuesta por jóvenes altamente frustrados, agresivos, que prefieren la ideología del martirio, el sueño de las 75 vírgenes que les esperan en el más allá, eliminar, asesinar, con suma intolerancia, a quienes no compartan su religión y su interpretación particular del Corán; piensan en el otro mundo como el reino del regocijo. ¡Qué imbecilidad!

En la obra, critica Poppers las teorías del historicismo teleológico según el cual la historia se desarrolla inevitablemente de acuerdo con leyes universales, y acusa de totalitarios a Platón, Hegel y Marx, quienes confiaron en el historicismo para apoyar sus argumentos sobre filosofía política. Por creer en esas leyes universales, Marx se empeñó en pronosticar la desaparición del capitalismo y su reemplazo por el socialismo, comunismo, lo cual hasta ahora no ha acaecido, y no sucederá, en ningún país de la Tierra. Más bien desapareció el comunismo. Quedan resabios a un altísimo costo social.

Es Estado totalitario: nazista, comunista, fascista que ha perpetrado los momentos más sangrientos de la historia se ve ahora resurgir mediante una faceta que no imaginó el famoso filósofo, quiero decir, religión-Estado-terrorismo, la cuestión teocrática, que no es únicamente del islam esta patología radical, ya sucedió cuando la Inquisición y la conquista de América. El islam es una religión en la cual la gran mayoría de los creyentes son gente de buena voluntad, pero también hay muchos locos, como en el catolicismo, hinduismo, etc.

Hay argumentos para proponer la separación entre el Estado, la religión y la política, lo cual se complica en los recién creados Estados, cuyas poblaciones dejan de ser nómadas para formar un Estado nacional, quebrantan la identidad de sociedades tradicionales al pasar a etapas más modernas. En ninguna parte se ha diluido tan peligrosamente la identidad como en los países del norte de África.  Parecen ciertamente, el Estado Islámico (IS), Al Qaeda y Boko Haram, síntomas de esta descomposición.

¿Puede repetirse lo de París? ¿O en otra parte? Sí, lamentablemente esa es la realidad. Se habla de una ley patriota a la francesa, esto es, legislar como en Estados Unidos: limitar ciertas libertades para facilitar la defensa de la sociedad abierta. Conviene ahora preguntar: ¿un régimen totalitario que se establece aprovechando la plataforma democrática puede superarse por métodos democráticos? 

@psconderegardiz