• Caracas (Venezuela)

Pedro Conde Regardiz

Al instante

Pedro Conde Regardiz

Maduro y la paz

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una invitación a debatir acerca de la paz nacional hizo el presidente Maduro el pasado martes 3 del corriente durante su acostumbrado programa por radio y televisión. Al oírlo, lo primero que recordé fue aquellas frases lapidarias de George Orwell: “El que controla el presente controla el pasado. El que controla el pasado controla el futuro”.  También recordé a Tocqueville: “Quand le passé n’ éclaire plus l’avenir, l’esprit marche dans les ténèbres” (Cuando el pasado no aclara más el porvenir, el espíritu marcha en las tinieblas). Vienen a colación, pues, en esa emisión hicieron otro esfuerzo por deformar la historia reciente venezolana. Aplican a la letra dichas frases. Para asegurar el control sobre la memoria colectiva, los chavistas tratan de reescribir la historia.

Tal como el pasado 25 de febrero el mundo entero vio un video donde extremistas islámicos destrozaban un colosal toro asirio de la puerta de Nergal en Mosul (Irak). Destruyen el patrimonio. Ocho días antes habían quemado 8.000 libros raros, manuscritos y antigüedades. Esto es, de lo anterior hagamos “caída y mesa limpia”. Un hombre nuevo triunfará, lavado de toda sospecha de un pasado no musulmán. ¿Cuál es la diferencia con lo que ha hecho el chavismo aquí al tergiversar los hechos y personajes de la historia nacional? ¿En qué se diferencian de la orden que dio Hitler al general von Choltitz, gobernador militar de París, “brennt Paris” (queme París)?

Tal vez esta sea una de las actitudes más chocantes y aberrantes del chavismo, enardece los espíritus al constatar tantas mentiras para negar las conquistas políticas y económicas, sociales, de la época democrática que comenzó en 1958. Genera algo así como indignación; ni se diga con  Rómulo Betancourt, quien afrontó 23 intentos de golpes de Estado, tanto de revanchistas perezjimenistas como de extrema izquierda; un fracasado magnicidio. Echó las bases de la democracia, venida a menos durante las gestiones de quienes lo sucedieron, salvo el doctor Raúl Leoni. Tanto así, que la economía pasó 25 años decreciendo el ingreso per cápita con pobreza generalizada; destrozaron el bolívar, como ahora el chavismo, a fuerza de devaluaciones. Sus partidos ahora son jefes de MUD.

Según Maduro, la paz es resignación a ver destrucción del país surgido de gobiernos anteriores, mejor dicho, del nivel de vida que había alcanzado, de la nación que se estaba forjando a pesar de los errores, omisiones y corrupción. Paz es, de acuerdo con el presidente Maduro, conformarse con la disminución del nivel de vida. Paz es no darse por enterado que la cesta alimentaria es ahora de 32.000 bolívares, más de 6 veces el salario mínimo. Paz es no averiguar si es o no corrupción  el  depósito de 12.000 millones de euros en una cuenta secreta en un banco suizo. Paz es ignorar los presos políticos, tortura, tratos inhumanos. Paz es negar violencia oficial y estado terrorista infractor de derechos humanos. Paz es indiferencia frente a los pésimos servicios públicos, muertes por mengua, falta de medicinas y atención médica oportuna. Paz es justificar racionamiento de alimentos básicos y víveres para la calidad de vida.

Paz es no exigir discusión de convenciones colectivas y aceptar que se incumplan cláusulas de las vigentes. Paz es negar inseguridad física y jurídica; en 2014, hubo 25.000 asesinatos. Paz es no señalar que esa inseguridad surge, en parte, del malestar social generado por las políticas de su gobierno, 7 de cada 10 venezolanos piensan así; arrastran hacia la pobreza, golpean el estómago, cubriendo de insólito contraste un país con las más grandes reservas probadas de petróleo del mundo y cuantiosas riquezas naturales. Ni con 100.000 policías reprimiendo protestas, ni cárceles llenas de presos políticos, habrá paz social en esas condiciones. Menos la paz “de los sepulcros” de Cuba y Corea del Norte. Ni la de los cementerios marinos de Paul Valéry. Cambio hacia concordia y bienestar.


psconderegardiz@gmail.com