• Caracas (Venezuela)

Pedro Conde Regardiz

Al instante

¿La MUD como oposición?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Son cuatro los tipos de democracia más relevantes por haber ejercido un papel bastante importante en la historia de la democracia. Los designaré con los nombres de “forma presidencial”, “forma gabinete”, “forma parlamentaria” y” forma conciliar”. Para cada uno de estos tipos hay un ejemplo conocido e importante: Estados Unidos, para la forma presidencial; Gran Bretaña, para la forma gabinete; Francia, para la parlamentaria y Suiza, para la conciliar. Existen además muchos Estados que se han basado en estos tipos para establecer su orden democrático, por ejemplo, los Estados de América del Sur adoptaron el modelo estadounidense.

Pero, el problema de la democracia como forma de gobierno debe tener en cuenta otras variantes de democracia, esto es, el contraste existente entre democracia plebiscitaria y representativa que aparentemente son excluyentes, pues, cuando en la representativa se recurre a eventos  plebiscitarios desnaturaliza la institución representativa y ponen en duda la realidad democrática en tal régimen.

Sin embargo, la idea de que un orden político debería ser uniforme, según determinados principios, fue sostenida, sobre todo, por Carl Schmitt (en Verfassungslehre) y sus discípulos, y desempeña un gran rol en la bibliografía alemana. Contradice la vitalidad de las “formas mixtas” sostenida desde Aristóteles, que es confirmada por la experiencia política. La idea de que un orden político debería estar basado en un principio y, por así decirlo, según un molde determinado, procede del “decisionismo” intelectual característico de esta escuela y que conduce fácilmente al totalitarismo cuando se radicaliza ideológicamente, como los casos de Hitler y otros

En Venezuela, constitucional y funcionalmente, hay un orden mixto, aunque predomina la forma plebiscitaria, puesto que el presidente Maduro, como su antecesor, recurre muy a menudo mediante las llamadas “transmisiones en cadena”, para dirigirse directamente a los ciudadanos y explicar su líneas y motivaciones políticas, su propaganda y desinformación, ejercer “el gobierno de calle”, someter a la aprobación directa varias políticas y la asignación de recursos, anulando más de las veces la representatividad. No hay equilibrio, máxime cuando se trata de leyes habilitantes.

Frecuentemente personeros oficialistas apelan a una rara “voluntad popular” directamente, como que existieran dos, para continuar en el poder a pesar de que puedan perder las parlamentarias, en lugar de ser optimistas dados los números errores políticos cometidos a diario por la MUD, cuyos desatinos estratégicos, omisiones y negligencias, carencia de proyectos políticos viables, contribuyen a la continuidad del totalitarismos en ciernes.

En todas las formas de democracia hay pluralismo de las convicciones y tolerancia, salvo en las excesivamente plebiscitarias con tendencia al totalitarismo, por lo cual existe un sector llamado “oposición”, que aunque pueda llegar con el Gobierno a lo que los ingleses llaman fundamental agreements,(en el caso de AD y Copei fue sobre no investigar casos de corrupción de ambos), siempre se opone pública y mediáticamente a todas las ejecutorias que vayan contra el “bien común”, según sus convicciones, loable objetivo que proviene desde cuando Pericles formulaba e instrumentaba políticas para el bienestar de la ciudad, mejor dicho, buscaba el bien como lo busca el buen padre de familia que se preocupa por el de su mujer y sus hijos; así lo aseveró Jean Jacques Rousseau al escribir para la enciclopedia sobre economía política a solicitud de Diderot y D’Alambert.

Ni Chávez fue ni Maduro es un buen padre de familia con Venezuela a causa del descenso sustancial del nivel y calidad de vida de los venezolanos, ante el cual la MUD no ejerce la “oposición” como corresponde, pues está mediatizada por los intereses creados, entre otros, de los que contratan con el Gobierno

Al no sopesar la gravedad que significa el afirmar que un triunfo en las elecciones es un “golpe suave”, cuando no le otorgan importancia a que los llamen desestabilizadores porque podrían triunfar electoralmente; se callan ante los escándalos de corrupción; se “chorrean” cuando el general Padrino López declara que “el único proyecto posible es el chavista”, más bien piensan en MUD, de una manera muy rara para evadir,  que comentar autorizadamente estos puntos y muchos otros, sería “caer en la agenda del Gobierno” (que, quizá, tenga validez en otras áreas, pero en política es una estupidez); insensatamente tratan de ignorar al principal participante en el juego político. ¿Qué pasaría si un equipo ignora al contrario en un juego de fútbol? Así está de equivocada esta gente y así piensan ganar. No se percata la MUD que en diciembre comienza el auténtico totalitarismo al desconocer el resultado electoral, siempre y cuando la intención de voto se concrete, lo cual dudo sea en el porcentaje arrojado por algunas encuestadoras.

Erradamente creen que argumentar sobre el particular es además “sacarlos” de la agenda social, quiero decir, solo piensan referirse a este aspecto y no al que concierne al orden político comunista que instrumenta el Gobierno, lo cual conlleva a suponer que esa evasión se debe al origen comunista de muchos de los directivos de MUD. No son excluyentes ambos campos, pues, todo lo social depende de la política; pensar al contrario es otro craso error que en nada contribuye al triunfo electoral. Además, lo importante realmente es que el elector decida si quiere vivir en libertad o en totalitarismo, esto es, no se debería evadir el debate acerca del orden político más adecuado para el desarrollo nacional, verbigracia, el sistema democrático representativo y de libertades con moderada dosis plebiscitaria, es decir “mixto”. Un debate en este sentido fortalece la conciencia democrática, que es, en síntesis, la fuente de resistencia al destructor ensayo comunista.

psconderegardiz@gmail.com

@psconderegardiz