• Caracas (Venezuela)

Pedro Conde Regardiz

Al instante

Pedro Conde Regardiz

Elecciones, fraude, Unión Europea y Estados Unidos

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cunde el rechazo a la gestión gubernamental de Maduro como continuador más prominente del desastre que heredó de Chávez. Ahora pretende afianzarse en el poder incluso si tiene que empapar el espíritu en el “incienso” que ventea desde la mortandad surgida por la aplicación de la “bellísima” resolución 8610. En este despropósito lo acompaña la MUD directa e indirectamente, a juzgar por la confianza mostrada en el resultado de las elecciones que, piensa la MUD, debería revelar lo arrojado por las encuestas, esto es, 80 por ciento desaprueban y culpan a Maduro de la profunda crisis sufrida por la sociedad venezolana. Como dirían los alemanes: Was für ein Schwachsinn (¡Qué imbecilidad!)

Primero Justicia cree a pie juntillas que ahora si vendrá el cambio al ganar las elecciones parlamentarias. Copei igual. Capriles ni duda. Acción Democrática, envuelta en su mutismo, con liderazgo de oficina, presiona y  participará activamente en las elecciones de maquillaje democrático para el gobierno, violador de derechos humanos, manipulador del robo más escandaloso de los fondos públicos, al par que reprime a los venezolanos para que acepten tranquilos empujones hacia la pobreza extrema, disminución del nivel de vida.

Sorprende esta credulidad, a pesar de las experiencias negativas pasadas, en que el resultado electoral será respetado por el gobierno, es decir, serán elecciones pulcras. Sin embargo, no salgo de mi asombro por qué se apodera de mi razonamiento la incredulidad. ¿Cuál es la información que procesa mi mente para concluir en la imposibilidad de un proceso electoral limpio y sin sospechas de manipulaciones? En efecto, me explico: Chávez siempre decía que la revolución “ llegó para quedarse”, “la revolución está armada”, crearon la doctrina del enemigo interno, mejor dicho, no creen en alternancias, tienden hacia régimen de partido único, por lo cual quien se oponga y aspire al poder es enemigo, y con lenguaje trastornado proponen eliminarlos, fulminarlos, demolerlos. Es un gobierno inmoral, pues busca permanecer en el poder mediante la violencia como lo indican las frases citadas, la   doctrina  y vocabulario  agresivos, fundamentos del terrorismo de estado con el que estropean a los venezolanos

Un gobierno donde muchos capitostes desfalcaron el erario público, robaron alrededor de 300.000 millones de dólares  del billón recibido por exportaciones petroleras, sin incluir al endeudamiento; esconde cifras epidemiológicas de enfermedades del venezolano; oculta datos de la inflación, maquilla cifras del crecimiento económico, disfraza las relativas a la producción agrícola, atribuye los resultados de su pésima gestión a una presunta guerra económica, siempre culpa a otro por sus deficiencias, omisiones, evadiendo responsabilidad por hechos negativos evidentes, inventa expedientes, delitos, para perseguir opositores, busca eliminar libertad de expresión para evitar se conozca la realidad. No rinde cuentas transparentes ni hay contraloría fiable ni separación de poderes.

Ejecuta campañas desinformadoras, la mentira es una cara de la moneda socialista, que también aparece cuando falsea la historia patria, llama cooperación a la invasión cubana y busca destruir el pasado, aquello que no huela al perfume de la autocracia socialista. Todo lo cual indica  que no hay transparencia, un gobierno deshonesto, corrompido en la médula originaria de su proyecto comunista. ¿Puede pensarse que un gobierno así sea imparcial y promueva elecciones confiables? Menos aún si la habilitante auspicia condiciones políticas inadecuadas.

Si la seguridad del triunfo oficialista es tan patente, según Maduro ¿por qué no confiar a la Unión Europea y Estados Unidos la supervisión seria del proceso electoral? Si gana el PSUV nadie dudará y se acabarán las sospechas surgidas de un CNE oficialista que lo favorece, aunado al descarado ventajismo. Contribuye a la paz con credibilidad.


psconderegardiz@gmail.com