• Caracas (Venezuela)

Pedro Conde Regardiz

Al instante

Cervantes y nosotros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

También en 2016 cumple cuatrocientos años de fallecido Miguel de Cervantes Saavedra, cuya empresa literaria fue de tal magnitud y envergadura que no se han escatimado estudios cervantinos para en la historia del Español moderno situar su obra, la cual surgió, en parte, de la amistad y rivalidad con Lope de Vega, quien, en 1602, llegó a Sevilla siguiendo a la nueva mujer de sus mortificaciones, la sin par Camila Lucinda, de quien no se fiaba mucho Lope de su firmeza amorosa, y esto le hacía andar tras ella “de la ceca a la meca”, al tiempo que alternaba con la más selecta sociedad sevillana de las letras, mientras que Cervantes aplanado más que nunca por la desgracia y la pobreza cultivaba los cenáculos a los que solían concurrir los innumerables poetas hampones y famélicos, rameras, los venidos a menos, que poblaban la opulenta antesala de las Indias, la babilónica Sevilla de entonces, ambiente, amistad y rivalidad con Lope, que indudablemente influyeron en muchas de las comedias cervantinas y por su puesto en Don Quijote de la Mancha.

Una de las comedias más sugestiva y animada de Cervantes, Pedro de Urdemalas, que según la elogiosa crítica pertenece a un género no usual del teatro español que puede apedillarse picaresco, y cuyo personaje central, que le da nombre a la obra, pertenece al fondo popular y legendario, designando con él al hombre enredador, malicioso, mentiroso y aventurero, características que constituyen en realidad un prototipo, Pedro de Urdemalas, popularísimo desde todo el siglo XVI y muy utilizado por diferentes escritores, por ejemplo: en un poema grotesco llamado Almoneda de Juan del Encina, se habla entre los objetos que solía tener un estudiante: e un libro de las consejas / del buen Pedro de Urdemalas.

Precisamente, Jesús Torres Rivero, abogado y escritor, publicó una erudita investigación titulada La huella insondable, donde asienta que las características del conquistador español forman parte de personajes cervantinos, entre ellos, Pedro de Urdemalas, quien se define a sí mismo como: Yo soy hijo de piedra, que padre no conocí / desdicha de las mayores/ que a un hombre pueden venir. No sé dónde me criaron; pero sé decir que fui de estos  niños de doctrina sarnosos que hay por ahí/ con dietas y azotes aprendí las oraciones y a tener hambre; y supe hurtar la limosna; y disculparme y mentir; cuando algo grande me vi, y en un navío de flota….a las Indias fui y volví sin un maravedí (Cervantes, Obras completas, pág. 545; citado por Torres)

Mediante procesos de larga duración, resistencias o herencias continuadas, comenta Torres, ha subsistido en nosotros aquella conducta descrita de Pedro de Urdemalas: en la mentalidad de las personas (y) ante un determinado estímulo, externo o interior, emergen de nuestro inconsciente colectivo venezolano.

Cuando dice Cervantes de Pedro: Siempre fuiste gran hombre / Tu ingenio y tu bizarría, Torres afirma: estos valores humanos con que don Miguel adorna a Pedro de Urdemalas descuellan y opacan las pícaras urdimbres del personaje…Por eso, cuando los miles de Pedro de Urdemalas…se avecinan en las Indias…consiguen iniciar una estirpe (con) muchas de las actitudes de sus antepasados, fueron los ascendientes en nuestro país de los blancos criollos y mestizos.

Pienso que en nosotros se observa la conducta de Pedro de Urdemalas, evidente  el comportamiento en la gran mayoría de los venezolanos, y cuando Cervantes trata de esconder con elogios la picardía de Pedro muestra tolerancia, que es notoria por herencias continuadas en la mentalidad colectiva venezolana en general, pues tolera al corrupto, lo califica de vivo, listo, valores reconocidos como indispensables, aunque son la antítesis de algo así como la “areté” de los antiguos griegos; pero además explican, en parte, por qué holgazanes mantienen al país postrado absurdamente, en medio de tanta riqueza natural, situación que llamamos surrealismo nacional.

psconderegardiz@gmail.com

@psconderegardiz