• Caracas (Venezuela)

Pedro Conde Regardiz

Al instante

Arruinados y secuestrados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La tarde del pasado domingo decidí pasear por Sabana Grande para tomar un poco de aire,  caminar y reposar después de haber estado durante horas leyendo Introduction à la philosophie de l’histoire de mi antiguo profesor en París Raymond Aron. Era una tarde nublada pero calurosa. Caminaba y comencé a recordar las antiguas tiendas y cafés que antes había cuando llegué a Caracas desde Maturín y Cumaná, donde terminé bachillerato, para estudiar en la universidad. Entonces regresaron a mi mente los párrafos leídos y dije para mí: tiene razón el profesor, l’histoire, au sens étroit, est la science du passé humain. Y recordé que también dice, traduciendo libremente: “Por otra parte, en sentido concreto, el término historia designa una cierta realidad y en sentido formal el conocimiento de esta realidad”. Pensé.  Esa realidad es la que buscan deformar los comunistas criollos con su apabullante aparato de propaganda para inventar un héroe insustentable con sus piernas de barro. Pero según la MUD impertérrita, no pasa nada, perdieron la brújula. Es un lamentable ausentismo espeluznante de la historia “en desarrollo”.

“Se entenderá por historia, dice en su Introducción, toda investigación de los seres o de las cosas que ya no existen, investigación que procederá por vía indirecta, pues, por hipótesis, uno investiga lo que ha desaparecido”. Me detengo y pienso: entonces no es positivismo porque no hay experimentación. Pero uno debe preguntarse hasta qué punto, en un sentido amplio, la historia es realmente una. ¿Es subjetiva la unidad de las historias humana y natural? Estaba yo en estas disquisiciones cuando de pronto me tocan por la espalda y miro hacia atrás sorprendido (siempre andamos “en guardia”, como todo el mundo, por la inseguridad), era mi estimada colega Gledys, enseguida me aborda y lanza preguntas: ¿Estaremos arruinados dentro de poco? ¿Estamos en el camino de arruinar nuestros hijos, nietos? Recuerdo que rara vez se han formulado de manera tan aguda semejantes preguntas. Pues sí, respondí. Jamás había habido un saqueo del erario público tan exorbitante, la deuda pública alcanza ya dimensiones siderales. Negocian las reservas en oro del BCV y las de minerales en Guayana. La economía no crece ni crecerá por la gran desconfianza. Cuando Chávez ganó había de todo en el país. Ahora, hay que hacer maromas, viajes interminables, colas agotadoras para conseguir víveres esenciales, acoté.

¿Cómo te parece, acaban de reducir drásticamente los cupos para viajeros? Pues, nos secuestraron en nuestro país, dije. Es una prohibición de salida. Esa es la cartilla comunista, la ejecutan los cubanos que saben empíricamente cómo instrumentar el modelo. Al final, comenta casi filosóficamente: parece una materia árida y técnica, pero de lo que se trata ahora es de nuestro destino. Máxime, cuando Maduro anunció al regreso de su fracaso en Panamá que radicalizará la presunta revolución, contesté. Volvió a preguntar: ¿Crees que MUD está comprada por el gobierno? ¡Esa gente no hace nada!, remató.

Nos despedimos. Sigo caminando y empiezo a mirar la gente. Muchos están pálidos. Me pregunto si es real o malas impresiones mías. No, constato la realidad. Algunos tiemblan. Concluyo que debe ser desnutrición. Una persona que me reconoce me detiene y pregunta: ¿Qué cree usted que va a pasar? Y sin dejar que le conteste añade: Yo espero cualquier cosa, ya no importa qué. ¿Qué más nos harán estos cínicos? Me parece algo así como el fin del mundo, dijo desencantado, que nos prohíban viajar, pues, figúrese, reducen el cupo, con inflación bajan sueldos, pensiones, mientras ellos roban. Los depósitos en Andorra, Suiza.

No había terminado cuando hizo un gesto indicando que no podía hablar, parece que en el curso de la conversación imaginó algo peor y no pudo expresarlo. Buscaba su gorra y no la encontraba, un poco desorientado. Repetía sin cesar: Mi gorra, mi gorra, casi tenía ganas de llorar. Así estamos todos por este gobierno, pero “tenemos patria”, ironizó, al lograr balbucear. Recordé que esta expresión es la más popular en todas las esferas sociales para burlarse cuando alguien no consigue lo que busca. Si no consigo un periódico porque se agotó, la vendedora me dice: “Pero tenemos patria”, como excusa. Hay un rechazo generalizado, es la realidad, pero la MUD solo piensa en los “puesticos” de diputados y concejales. Alguien tiene que salir a defender la patria, me decía otro vecino de Sabana Grande.

Luego, vi un parroquiano que leía el periódico sentado en uno de los bancos, vestido de negro, sombrero, con un símbolo de condecoración en la solapa izquierda del paltó, retira el sombrero en gesto de saludo, saca la billetera y la muestra vacía. Vi otro con su hijo llorando, notó que los miraba fijamente y dijo: No tengo, ¡no me alcanza, nos arruinaron! No podía comprar lo que deseaba el niño. Entonces, introspectivamente comenté: Esa es la triste historia reciente, ya es pasado, he vivido cómo cada gobierno desde 1979 arroja su generación de pobres y arruinados. Hay que detener esta dinámica. Lo que importa ahora es el futuro, mirar hacia adelante y ser humano totalmente es posible a pesar del desastre y la generalizada corrupción, la ordinariez espiritual que cunde por doquier en los estratos políticos. Y para tener herramientas conceptuales con qué analizar la historia torcida del héroe mediático que nos hundió, me fui a seguir leyendo al profesor Aron. 

psconderegardiz@gmail.com