• Caracas (Venezuela)

Pedro Conde Regardiz

Al instante

La Alba y el “golpe suave”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tuvo lugar recientemente en Caracas una reunión de ministros de la Alba, cuya principal resolución fue la alertar acerca de una posible preparación de un “golpe suave” en la región donde opera la dicha organización. Tal expresión para connotar un hecho político, quizá, proviene de otra en Inglés muy utilizada en la literatura geopolítica, me refiero a softpower, esto es,poder suave”, para significar que el poderío de un país no proviene del poder de disuasión y ataque militares sino de otra fuente como: prestigio político, cultural, ideológico, diseño y ejecución sensatos de la política exterior, logros en cuanto al desarrollo económico etc., como los casos de Qatar, Singapur, Cuba en cierto modo, y otros, que se caracterizan por ser naciones muy pequeñas, pero con gran presencia en la arena internacional, por lo cual al decir “golpe suave” no se refieren al muchas veces violento golpe cívico-militar, como el de 4 de febrero de 1992, más bien a lo que antes se denominaba “golpe de palacio”, es decir, “sin disparar un tiro”, incruento.

Me atrevo a considerar que para la Alba el “golpe suave” en marcha es la realización próxima de las elecciones parlamentarias en nuestro país, cuyos electores podrían decidir, dada la agobiante crisis en todos los campos de la actividad social, concretar mayoritariamente, si no continúan cometiendo errores los narcisistas de la MUD, lo que todas las encuestas muestran como intención de voto.

En el gobierno, un triunfo de los opositores en todos sus matices, se considera un “golpe suave”, puesto que con su ideología totalitaria no contemplan la alternabilidad en el poder, tienden hacia el monopolio y control de todas las instituciones, practican el más rancio sectarismo, al par que pretenden, en medio de la galopante corrupción, cambiar de la propiedad privada hacia la propiedad estatal de los medios de producción que significa hacerlos ineficaces para los fines productivos, lo cual conlleva implícitamente el retroceso económico, la recesión, el desempleo, la disminución de la producción, inflación insoportable y agobiante inseguridad, como ha sucedido desde hace 16 años..

¿Por qué alertan acerca de un presunto “golpe suave”? Se sabe que en otras reuniones ha habido acuerdos acerca de solidaridad militar, incluso, existen estrategias militares conjuntas, especialmente con Cuba y tal vez con otras naciones integrantes de la Alba, indicando así que ante la posibilidad del “golpe suave”, o cívico-militar, en un país miembro determinado, los demás integrantes podrían actuar militarmente en apoyo del gobierno derrocado, esto es, se organizaría una intervención militar para restablecer el maltrecho orden imperante, lo cual tendría amplias repercusiones y consecuencias nacionales en internacionales.

Desde que conquistaron el poder simulando ser demócratas y aprovechando, según lecciones de Lenin, las ventajas del sistema democrático, los chavistas se han preocupado por mantenerse en el poder, a pesar de que pueda derivar en la instauración de una sangrienta dictadura, de un totalitarismo implacable. Leyendo en estos días en Margarita encontré una expresión muy esclarecedora, que confirma lo que muchos suponen: In totalitaren Landerngibt es keine Redefreiheit, in Demokratienist the Redefreiheit die erste Freiheit, esto es:En los países totalitarios no hay libertad de expresión, en los demócratas la libertad de expresión es la primera libertad”, frase que describe nuestro gobierno como totalitario, por su tendencia al monopolio informativo, casi siempre desinformación, al acoso de la prensa independiente, a la intolerancia de los que piensan y expresan opiniones diferentes al “Talmud” comunista.

Con ese objetivo, conservar el poder sin alternabilidad, apoyado además en la colaboración de la MUD, han fraguado una alianza cívico- militar constituida evidentemente, entre otras fuerzas, a saber: una parte de la fuerza armada tradicional, la milicia, los colectivos, la guerrilla colombiana, a cual se le permitió tener santuarios en Venezuela, una parte violenta del PSUV, agentes internacionales de movimientos similares, sobre todo, de procedentes del Medio Oriente y de Cuba, de donde hay representantes de la intervención integrada por estrategas, cuerpos de élite y otros soldados, con presencia en la fuerza armada nacional y en todos los ministerios, las cuales fuerzas, se entrenan cotidianamente, y entrarían en acción ante la eventualidad de un “golpe suave” (mejor dicho, que el CNE permita la pérdida de las elecciones, que es casi imposible), o de otro tipo.

La acción interna de aquel conjunto contaría con soporte externo de ejércitos de países aliados de la AlbaA, como lo establecen algunos acuerdos y pactos desconocidos para la mayoría de los venezolanos, pero cuya existencia se supone a causa de las reiteradas declaraciones de representantes calificados. Surgen, entonces, por lo menos dos interrogantes: ¿Aceptará semejante intervención la mayoría de la fuerza armada nacional y el pueblo venezolano? ¿Qué rol jugarían Estados Unidos y la comunidad internacional en general? Hay que sopesar la probabilidad de cada uno de estos escenarios, de otros que puedan presentarse y evaluar sus consecuencias, todo lo cual implica planificar.

psconderegardiz@gmail.com

@psconderegardiz