• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

La reelección presidencial en Venezuela

Eduardo Morales Gil plantea el tema del culto a Bolívar y su deshumanización, incorporando el análisis sobre sus tesis en relación al ejercicio del poder, sobre la libertad y el despotismo militar.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con prólogo de Carlos Raúl Hernández, Eduardo Morales Gil nos conduce por las vicisitudes del presidencialismo venezolano, recreando la naturaleza del personalismo político latinoamericano, introduciendo el tema de la reelección y la estabilidad del régimen constitucional, señalando la necesidad de regulación del ejercicio presidencial, ante el avance de la autocracia plebiscitaria. Coloca el énfasis en la ambición de poder más desmedida en la historia, encarnada por Chávez en Venezuela, representando una amenaza a la democracia y una burla a su tradición histórica. Sobre la Reforma constitucional, señala que ésta significa una fuente de graves consecuencias para el país, pues la no reelección inmediata obedecía a medidas de protección del abuso del poder y los recursos, planteando la tesis de la reelección perpetua como contraria al modelo democrático. En la tradición constitucional venezolana, exceptuando los períodos gomecista, perezjimenista y chavista, la reelección no había sido inmediata, actuando como garantía de alternabilidad en el poder, justificando así la inconveniencia de la reelección indefinida.

Morales Gil plantea el tema del culto a Bolívar y su deshumanización, incorporando el análisis sobre sus tesis en relación al ejercicio del poder, sobre la libertad y el despotismo militar. Revisa pasajes del Congreso de Angostura (1819), destaca la discusión sobre el principio de la alternabilidad republicana y la Presidencia vitalicia y hereditaria. Señala el espíritu antireeleccionista de la Constitución de 1811, describe el sufragio censitario (1811) que privilegia a la nobleza territorial criolla y a la burguesía. Revisando el proceso constituyente de 1811, subraya la influencia de Locke, Montesquieu y Rousseau, justificando el rechazo del absolutismo. Plantea que la Constitución de 1811 recibió la influencia del liberalismo político de la Revolución Francesa y la Constitución de los Estados Unidos en la figura del Estado Federal. En una minuciosa revisión de los Documentos Políticos del Libertador: Congreso de Cariaco (1817), de Angostura (1819) y el Congreso Constituyente de Cúcuta (1821), señala que en los mismos hay una constante referencia a la integración política de las antiguas colonias españolas. Seguidamente analiza La Cosiata (1826), la Disolución de la Gran Colombia (1830), la Convención de Valencia de 1858, el Federalismo y antireeleccionismo; la Constitución de 1881; la no reelección en las constituciones de 1901 y 1904 y la reelección continua de Gómez.

Morales Gil se refiere al período de López Contreras y la ruptura del continuismo, señalando la dura transición hacia la democracia con el reagrupamiento de las organizaciones políticas. Destaca que Medina Angarita también fue partidario de la no reelección. Describe los sucesos del 18 de octubre de 1945, calificándolo como “movimiento cívico-militar” dirigido a la devolución al pueblo de su soberanía, siendo la Asamblea Nacional Constituyente de 1947 quien instituye la no reelección inmediata. Describe las maniobras de Pérez Jiménez para perpetuarse en el poder, luego de la muerte de Delgado Chalbaud: las elecciones de 1952 y el desconocimiento de los resultados, reinstituyendo la reelección, la Constituyente de 1953, hasta el Plebiscito de 1957. Finalmente, analiza la Constitución de 1961 y la no reelección inmediata, para cerrar con reelección indefinida en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999.

FICHA:
La reelección presidencial en Venezuela
Eduardo Morales Gil
Los Libros de El Nacional
Caracas, 2012