• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Una realidad bicéfala

El chavismo hace ahora un esfuerzo enorme por dominar la voluntad ciudadana intentando consolidar un modelo colectivista con el inconfesado interés de apropiarse del necesario carácter voluntario de la participación.Aunque ha logrado cosas importantes, el trecho que le queda sigue siendo extenso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:







Desde finales de los años ochenta, en Venezuela viene desarrollándose un interesante proceso que ha hecho complejas sus formas organizativas de participación social y política.

A partir de 1988 se expandieron en el país las organizaciones vinculadas a la defensa de los derechos humanos, la veeduría electoral o la defensa del voto. Un saludable rasgo que, ciertamente, conoció un apreciable matiz en la década pasada, lustro en el cual nacieron y se consolidaron, al menos parcialmente, los movimientos de pobladores o los comités de tierra y salud. Antes se hablaba de las asociaciones de vecinos y sociedad civil. De un tiempo para acá, el gobierno habla de consejos comunales y pueblo organizado.

Pueblo-masa o sociedad organizada, lo cierto es que la sociedad venezolana le nació un tejido intermedio en el camino entre el fuero doméstico de los ciudadanos y los intereses de partidos políticos. A partir de entonces se hizo posible pertenecer a formaciones para darle cabida a aspiraciones específicas ­el single issue que plantea Anthny Giddens en La Tercera Vía, una renovación de la socialdemocracia­ sin tener, necesariamente, que comprometer la autonomía personal en el pantano de la disciplina partidista.

A mi manera de ver, la circunstancia que gloso le ha dado, por ejemplo, un enorme vigor a la contraloría que ejerce la ciudadanía sobre temas fundamentales en el desarrollo de las sociedades civilizadas, como el de los derechos humanos. La sensibilidad que existe en este momento sobre el tema en la opinión pública es infinitamente superior que la que se registraba hace 30 años atrás. No creo que se trate del mérito de algún gobierno en particular: muy por el contrario, pienso que se trata de un desarrollo concreto de la sociedad venezolana.

En el momento actual existen muchísimas fórmulas organizativas de carácter parcial y con relativa autonomía, vinculados a los dos bloques políticos que dominan la vida nacional. Es importante que, llegados a este punto, recordemos, porque lo solemos olvidar, que el chavismo como movimiento es bastante más que su partido de gobierno: los aludidos "Frentes de Misiones Sociales", entre otras formaciones aluvionales, integran capítulos de participación social que traen consigo aspectos que suelen ser poco tomados en cuenta por la opinión pública.

El chavismo hace ahora un esfuerzo enorme por dominar la voluntad ciudadana intentando consolidar un modelo colectivista con el inconfesado interés de apropiarse del necesario carácter voluntario de la participación. Aunque ha logrado cosas importantes, hay que decir que el trecho que le queda por navegar sigue siendo demasiado extenso.

El proyecto del Estado comunal está cruzado de toda suerte de interrogantes. La realidad nacional sigue siendo demasiado compleja. Es mucho lo que habrá que aclararle a la gente y lo que tendría que probarse previamente para que pueda ser tenido como único modelo de gestión social frente a la nación.

frijolesrojos
Sabor atómico

Cómo hacer el mejor...

como evitar roncar
Cómo evitar roncar

Acaba con ese concie...

baja-autoestima
Síntomas de baja autoestima

¿Sabes cómo está ...

tapiz_destacado
|Regresa el papel tapiz

El recurso decorativo más popular vuelve a ser el protagonista de los ambientes