• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

El misterio de Francisco Isnardi . Palabras preliminares

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La vida de Francisco Isnardi, a cuyo empeño debemos acciones fundamentales de nuestra emancipación cuales la redacción del Acta de Independencia junto con Juan Germán Roscio, y la firma de la misma como secretario del Congreso, había entrañado hasta hoy cierto misterio histórico.

Prócer, persistente luchador por la causa republicana, escritor, periodista, ideólogo a cuyo intelecto se deben la concepción y divulgación de muchas de las mismas ideas que movieron a tantos hombres cuyos apellidos hoy perduran en nuestra historia con transparencia, la realidad de sus orígenes en su caso fue aislada, mistificada y tal vez encubierta. Sobre su existencia se ha tejido una urdimbre de imprecisiones y confusiones que han hecho que su figura fuese
presentada en forma falseada a la mayoría de los venezolanos, y que su valor pasara desapercibido para los españoles, aun siendo de tanta significación en la historia de ambos países.

Era necesaria la actitud y actividad de un investigador que obedeciera, como lo hizo Marisa Vannini, al imperativo según el cual la historia debe ser descubierta y por tanto desvelada, en su más íntima y absoluta claridad, mediante una investigación prolongada, metódica, capaz
de producir nuevos hallazgos, para evidenciar el principio según el cual la historia es, en definitiva, reveladora de las verdades que oculta.

¿Quién era realmente Francisco Isnardi, cuál era su nacionalidad, de dónde provenía? Hasta ayer, generalmente se creía y divulgaba, soslayando ciertas contradicciones de nombres, épocas y circunstancias, que era italiano, específicamente piamontés. Hoy, el estudio de indudable valor de Marisa Vannini, llevado a cabo con profundidad y esmero detallista, nos acerca a los verdaderos hitos y sucesos, hasta ahora conocidos en forma elusiva, en torno a la figura de Francisco Isnardi.

Hubo en realidad, como lo demuestran los sorprendentes resultados de la investigación cuyas palabras preliminares nos ocupan y que acompañan el excelente prólogo del eminente historiador ceutí Don Carlos Posac Mon, dos Francisco Isnardi, uno italiano, el otro español.

Ambos tuvieron destacada actuación progresista en la historia americana en épocas muy próximas. El primero, Francisco Isnardi Esq., noble piamontés, terrateniente en el oriente de Venezuela, fue expulsado del país por mandato del Rey de España en los albores del movimiento emancipador. El segundo, Francisco José Vidal Isnardi, gaditano, médico cirujano egresado del Real Colegio de Cádiz, luego de una exitosa labor en la Provincia de Caracas en el campo de la medicina, se unió a los independentistas venezolanos convirtiéndose en un los principales propulsores y planificadores, hasta su prisión y destierro a raíz de la caída de la Primera República. Además, en el mismo ambiente, período y con el mismo espíritu, también un tercer Isnardi, de nombre Enrique.

Estos son los esclarecedores hallazgos de la tarea a la cual, con el sano e imparcial espíritu de inquisidor de las realidades ya acaecidas, se ha dedicado con ahínco la profesora Marisa Vannini, bien conocida entre nosotros por su trayectoria docente y por sus acuciosas investigaciones históricas: Italia y los italianos en la historia y la cultura de Venezuela, La influencia francesa en Venezuela, El mar de los descubridores, El general Carlos Luis Castelli, ilustre prócer, Las memorias de Agustín Codazzi, entre otras. Ella se ha enfrentado con firmeza al juicio de la historia. Juicio justo o injusto que, en definitiva, el historiador determina La verdad que este persigue, alcanza y comprueba es necesaria, aunque a algunos pueda parecer irreverente, aunque destruya tradiciones, mitos, creencias tan arraigadas que se convierten en convencimientos.

Este estudio, que ve la luz al despuntar un nuevo siglo llenando un secular vacío, comprueba una vez más cómo frecuentemente se cae en el error de no ahondar en detalles históricos que puedan arrojar luces sobre determinados hechos y personajes. Hay pasajes inciertos que se entregan, tal vez por omisión y abulia, a la oscuridad. Allí terminan sumergidos, distorsionados, traicionados por la luz en ocasiones oblicua de sucesos aparentemente indiscutibles.

Ocurre usualmente que en momentos de magnos aconteceres, revoluciones, guerras, enfrentamientos, desastres, se produzcan confusiones de identidades alrededor de una particular figura o circunstancia histórica. Y es indudable que aún resta mucho por aclarar en torno a uno de los más turbulentos períodos de nuestra azarosa historia patria: los duros años de la lucha independentista, aunque a esta apasionante tarea se hayan dedicado las actuales generaciones de investigadores, libres de prejuicios sobre la proveniencia de los protagonistas principales de nuestra gesta libertaria.

Ha sido reconocido que muchos peninsulares, si bien resulta paradójico y para algunos nacionalistas a ultranza hasta desagradable, tuvieron una participación decisiva en los inicios de la revolución venezolana. Es posible que se haya preferido preterir, dejar de lado, una verdad que no interesaba y que nadie reivindicaba. En consecuencia -y este sería el caso de Isnardi-se pudo haber confundido actores y roles en torno a un evento que en nuestra circunstancia vuelve a emerger, despojado de la oscuridad a la cual ha sido sometido, gracias a los hallazgos de esta pesquisa histórica.

Cabe al prestigioso Instituto de Estudios Ceutíes de la liberal y significativa ciudad de Ceuta, cuyos ojos miran constantemente allende el mar a la histórica Cádiz donde naciera el prócer, descorrer el velo sobre Francisco Isnardi, patrocinando esta investigación de la doctora Vannini sobre un personaje de tan preclaras virtudes, tan ligado a la revolución independentista americana. Este meritorio ensayo está precedido por las palabras del destacado investigador don Carlos Posac Mon, quien aporta su aguda visión de estudioso de la historia, que complementa aún más los alcances del texto.

Este tipo de iniciativas tienen el mérito adicional de contribuir a consolidar aún más los lazos entre Venezuela, España y también Italia, y a tender puentes entre estas culturas para aunar esfuerzos y voluntades, siempre en busca de una alianza duradera, en un claro porvenir para naciones amigas.


EL MISTERIO DE FRANCISCO ISNARDI

Marisa Vannini de Gerulewicz

Fundavag Ediciones

Caracas, 2014