• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

“Mi literatura es de militancia”

A Ferréz (1975) le interesa darle voz a su gente y también intenta transformar, incidir de alguna forma, en esa realidad/ Foto Lisbth Salas

A Ferréz (1975) le interesa darle voz a su gente y también intenta transformar, incidir de alguna forma, en esa realidad/ Foto Lisbth Salas

Promotor y parte de la llamada literatura marginal, Ferréz estuvo en la Fil Guadalajara presentando la traducción al español de su libro Manual prático do ódio, publicado por la editorial Sur+. Poeta, narrador, guionista y rapero su trabajo literario está estrechamente ligado con el lugar donde vive: Capão Redondo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La periferia, su gente, su realidad. Hablar de la vida, de la violencia, de la discriminación, de los prejuicios, de los problemas de su comunidad: Capão Redondo, un barrio de la ciudad de São Paulo. Escritor, músico y activista. A Ferréz (1975) le interesa darle voz a su gente y también intenta transformar, incidir de alguna forma, en esa realidad. “Escritor del gueto, buscador de autoestima/ terrorista literario, de fusil bolígrafo en mano”, según dice en una de sus letras.

Ferréz es su aka. Su nombre de pila es Reginaldo Ferreira da Silva. Nació en el barrio Cantinho do Céu, en São Paulo; su infancia la pasó en Valo Velho y desde su adolescencia vive en Capão Redondo. La literatura cambió su vida y lo ayudó con el día a día en la favela. Por eso apuesta todas sus fichas a ella.

Es poeta, cuentista, novelista, guionista y rapero. Ha publicado los libros Fortaleza da desilusão (1997), Capão pecado (1999), Manual prático do ódio (2003), Amanhecer esmeralda (2005) y Ninguém é inocente em São Paulo (2006).

Es un promotor de la “literatura marginal”. Organiza peñas literarias en su comunidad, divulga la literatura de su comunidad y trata de organizarla. Fundó 1DASUL: una marca de ropa hecha en su barrio, “viene de la idea que todos somos 1, en la misma lucha, con el mismo ideal, por eso somos todos 1 por la dignidad de la zona sur”.

—Me gustaría comenzar por tu vida en São Paulo y la relación con tu quehacer…

—Vivo en São Paulo, en un lugar conocido como Capão Redondo, que es una favela que tiene 300 mil habitantes. La literatura entró en mi vida cuando tenía 12 años, leí mi primer libro a esa edad y ese primer libro cambió mi vida. Y después que lo leí, quedé con ganas de escribir, entonces con 12 años comencé a escribir poemas y cuentos. Yo no creía que eran cuentos. Como mi vida en la favela era muy dura, muy complicada, con mucha criminalidad, mucha droga, la literatura me salvó, me ayudó a aislarme un poco, a ser un poco más reservado. La literatura es parte fundamental en mi vida.

Comencé a escribir varios poemas. En 1997 lancé mi primer poemario, llamado Fortaleza da desilusão, y ahí mi vida comenzó a cambiar un poco porque junto con ese libro comencé a crear un movimiento cultural que hace ropa. Nosotros hacemos nuestra ropa porque tenemos una lucha en contra de las marcas americanas, tengo una lucha en contra de Nike, de Adidas y ese tipo de marcas. Hablé con los muchachos para que no usaran esas ropas, para no fortalecer a los americanos, y ellos me dijeron “muy bien, para no usar esas ropas hay que usar otras, quién va hacer esas ropas”. Entonces nosotros comenzamos a hacer ropa. Hoy tenemos una red de tiendas en todo Brasil, de marca propia, que es hecha en la periferia, es hecha dentro de la favela y comprada por los periféricos.

Junto con eso fui haciendo mi literatura, fui haciendo los cuentos, las crónicas, fui dando conferencias en las escuelas y en el año 2000 creamos un movimiento llamado Literatura Marginal, que trabaja con la literatura escrita dentro de la favela y hecha por la favela. Hasta entonces teníamos varios libros sobre la favela pero siempre de la clase media y de la clase alta, y esos escritores nos miran con prejuicios, es una mirada que viene de afuera, entonces siempre hay prejuicios en los textos. Tuve la idea de hacer este movimiento, Literatura Marginal, y ahí surgió con varios escritores, varias revistas, varios libros y después nació un fenómeno que son los saraus (tertulias o peñas poéticas): los bares comenzaron a convertirse en puntos de cultura, puntos de lectura. Ahí se juntaron los saraus con Literatura Marginal, con la marca de ropa y así hacemos una sociedad un poco diferente.

—¿Crees que la literatura tiene que ser política?

—Creo que es una escogencia personal. Hay gente que no, que no quiere tocar la política ni lo social. Mi literatura es de militancia, cuando escribo un texto, cuando voy a una escuela a hablar, intento convencer a los muchachos para que lean, para que no sean conformistas. Intento hacer que ellos cambien de idea y las escogencias que están haciendo, entonces yo la uso como mecanismo de cambios. Pero no es una regla.

—Dijiste que comenzaste a escribir sin tener mucha conciencia de que lo que hacías era un cuento o un poema, tenías ganas de expresarte…

—La verdad, hice mi primer libro y paré. Y comencé a escribir cuentos –que yo no sabía que eran cuentos, que llamaba “redacción”, y la profesora me decía “no, eso no es una redacción eso es un cuento, de veinte páginas” –. Llegó un momento en que la necesidad de escribir estaba de forma intermitente, no tenía aliento para escribir, fue complicado después de mi primer libro. Pero tenía ganas de hablar sobre el barrio, sobre aquellas personas que venían a contarme historias, por ejemplo, un joven muere con 15 años y nadie iba a contar la historia de él. Entonces resolví hacer algo mayor. Después de Capão Pecado, tuve la idea de hacer otra novela, también más grande, después de eso pude hacer pequeños cuentos. Entonces voy así, con las historias pequeñas hago cuentos, con las que tienen más aliento hago novela.

—¿Por qué eres llamado el novelista de la traición?

—Porque mis cuentos y mis novelas tienen traición. Las mujeres en las novelas son siempre tratadas como victimas, es un poco el reflejo de nuestra sociedad. En mis libros pongo a las mujeres como las que deciden. Yo leí Madame Bovary, un libro que me inspiró bastante, y allí Madame Bovary toma decisiones, ella quiere salir de aquel hogar, siempre encontré muy bonito esa cosa de querer cambiar. Entonces mis personajes son más fuertes, ellas empujan más las cosas. Me pusieron el sobrenombre de novelista de la traición de tanto hablar de eso, tanto en la vida como en lo criminal, hay escenas en algunos libros de traición entre criminales y policías.

—También eres músico, eres letrista.

—Soy letrista por una necesidad de hablar con los muchachos del rap sobre la literatura. Hice rap por la necesidad de llevar mi literatura hasta los escenarios, para hablar con esos muchachos. Si yo le hablaba a unos 30 muchachos con una charla, un muchacho del hip hop y del rap habla para 10 mil personas. Yo tenía que aprovechar los espacios de los escenarios y otros lugares. Pensé que podía hablarle a 10 mil personas y que podía intentar convencer aunque sea a una persona. Entonces comencé a escribir música y hacer ese paso hacia ella. La música también es mi lenguaje. La música, el hip hop brasileño también me ayudó con el lenguaje de mis libros.

—Escribes guiones para televisión.

—También. Comencé a hacer guiones por la necesidad de llegar a más gente. Fui guionista de una serie para Globo, basada en Ciudad de Dios, y después hice 9mm, una serie sobre la policía en São Paulo, para Fox. Y ahora estoy escribiendo un largometraje.

—¿Cuáles son las diferencias al escribir para un medio y otro?

—El guión es más técnico, más organizado. El libro es más caótico, con el libro haces lo que crees que tienes que hacer. Pero escribir guiones también me ayudó con mis libros, cuando hice Manual prático do ódio utilicé técnicas de guión. Entonces una cosa ayuda a otra.

—¿Cómo presentarías Manual práctico del odio a los lectores venezolanos?

—Les diría que es un libro muy duro, es un libro que muestra la realidad de la periferia de São Paulo y de otras partes de Brasil, que creo que también tiene que ver con algunos lugares de Venezuela o de México. Es un libro que cuenta historias de personas, personas que aman, personas que se odian, personas que quieren acertar en la vida, es una historia que narra al ser humano también.