• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Los imperios y el Imperio: ensayos sobre los hombres poderosos

<i>Los imperios y el Imperio</i>

Los imperios y el Imperio

Un ensayo sobre los imperios que han existido a lo largo de la historia, escrito por el historiador Guillermo Morón, “Los imperios y el Imperio” (Libros El Nacional, 2013)

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El estudio de la Historia no es cosa fácil. Menos aún lo es su divulgación. Las publicaciones dependen completamente del estilo narrativo de los autores que buscan convertir sus pensamientos en cuentos tal cual juglares para vender más o menos números a los académicos y, sobre todo, a los lectores comunes. Los imperios y el Imperio es uno de esos intentos en los que los ensayos se aproximan a las épicas historias de la Odisea de Ulises o de las batallas del Cid Campeador.

Guillermo Morón nos entrega esta colección de ensayos con un recorrido histórico y geográfico que demuestra una increíble memoria y cuenta de los hechos y de los datos bibliográficos. Su trabajo intenta relatar los caminos de los grandes imperios desde los primeros en poblar la tierra en África hasta el colosal Estados Unidos de América en el siglo XXI. Ésta es la labor de un maestro, un catedrático de la Historia que se anima a mostrarnos nuestro pasado, cargado de luchas de Poder, para entender nuestro presente, nuestra cultura y la civilización occidental.

La palabra imperio es de origen latino, imperium, y significa Poder, defiende Morón. Y con esta definición traza las líneas de su tesis. Su investigación –porque hacer Historia significa investigar– quiere mostrarnos que los imperios, con o sin emperadores, significan herencia, nuestra herencia. Somos el resultado del nacimiento, el auge y la caída de esas poderosas civilizaciones y a ellas debemos nuestras leyes, nuestra lengua, nuestra política, nuestra polis y nuestra cultura, constantemente reinventándose.  

Morón es un narrador errante, como perdido en sus propios pensamientos sin poder plasmarlos todos en el papel. Sus oraciones frecuentemente pierden el rumbo y se quedan a medio hacer tras un aglutinamientos de datos, muchos de ellos fuera de tiempo o repetidos. En su afán por conseguir incorporar todo en este detallado “resumen” –así lo ha llamado él–, deja al lector con una sensación de apresuramiento. Frecuentemente se pierde el hilo en la edición, por sus políticos comentarios de la Venezuela de Chávez, o por argumentos inconclusos; mas luego de unas líneas volvemos a la historia, atrapados por un comentario tenaz o algún resbalo humorístico de Morón. Astutamente también elige repetirnos su tesis: somos el producto de las luchas imperiales ocurridas en nuestra historia y en nuestro presente.

Cuatro continentes imperiales y el hombre animal 

En África nos separamos del simio y nació el homo sapiens. Un animal que hablaba y se diferenciaba de su antecesor. El animal fue entonces cultural: político, social, histórico, económico, pensador. Así, la raza humana comenzó a moverse, a explorar y a fundar pueblos, ciudades, metrópolis. Nacieron los reyes y los dioses los señalaron, se formaron las clases y se escribieron las leyes. Los reyes conquistaban otros reinos y pronto nacieron los imperios. Éste es el principio de Guillermo Morón: en África y con el primer hombre conquistado, el homo sapiens.

Es un viaje por cuatro continentes que fueron, y son, la casa de magníficas civilizaciones guerreras y productoras de conocimientos, de cultura. Se trata sobre todo de sus gobernantes, las dinastías, los reinados y los conquistadores, que hicieron de una ciudad o un estado, un Imperio. Desde África, hace más de 8000 años, Morón nos cuenta de las treinta y un dinastías de Egipto, que construyeron sus pirámides; de los fenicios en Cartago, de los asirios, los sumarios de los hititas. Por Asia, desde Mesopotamia hasta Japón, con India, China y el gran imperio Musulmán, cuya religión –el Islam– es la única todavía en crecimiento en nuestra era. Poco conocemos lo mucho que hemos heredado de estas culturas, empezando –por ejemplo– por la famosa Torre de Babel, cuna de todas las lenguas incluyendo al latín, madre del castellano, ahora español, como recuerda Morón en su épica.

Europa cuenta la historia del mundo occidental, desde Grecia, cimiento de nuestra cultura y de las Ciencias –las naturales y las sociales­–, el Imperio Romano y los bizantinos, hasta la Alemania Nazi y la Unión Soviética. Estos imperios dominaron, pelearon y se repartieron el mundo los últimos dos mil años de historia. Fue uno de esos imperios el que emprendió viaje y en 1492 nos trajo a aguas americanas –entonces adivinadas como India–, donde el poder se lo repartían tres culturas nucleares –llamadas así en la Historia General de América– y muchas otras no nucleares que cuatrocientos años más tarde librarían una a una las guerras de independencia y serían –unas más que otras– repúblicas soberanas.

El viaje termina en América, al norte, con Estados Unidos que, desde 1779, nacería como república para convertirse en el nuevo imperio, uno democrático; y por mucho tiempo se pararía solo en ese pedestal hasta hoy, entrado el siglo XXI, en el que somos testigos de su caída y el surgimiento –o resurgimiento– de dos poderes con fuerzas antiguas: China e India. Porque, como Guillermo Morón admirablemente concluye, todos deberán caer y otros surgirán. Serán los nuevos grandes Imperios.

 

LOS IMPERIOS Y EL IMPERIO

Guillermo Morón

Libros de El Nacional

Caracas, 2013