• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Spotlight: el periodismo le ganó a la venganza

El filme analiza el quehacer periodístico / Fotograma

El filme analiza el quehacer periodístico / Fotograma

Aunque “The Revenant” acaparó la atención de muchos por la preponderante promoción que tuvo, fue una película con detalles mínimos de realización la que ganó la principal categoría del Oscar con una historia basada en la vida real sobre conflicto de intereses y omisiones 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si bien el Oscar a Mejor Película a Spotlight no fue una sorpresa, sí fue un alivio para aquellos que pensaban que The Revenant podía llevarse la estatuilla principal, especialmente por toda la promoción que insufló al filme, dirigido por Alejandro González Iñárritu, como una obra maestra merecedora de toda clase de galardones.

Desde la semana pasada críticos y casas de apuestas apuntaban como favorita a la cinta inspirada en los periodistas del Boston Globe que descubrieron el encubrimiento de distintos casos de sacerdotes pederastas en Estados Unidos.

La Academia finalmente se decidió por un largometraje que no tiene grandes logros de dirección ni técnicos, y cuyas actuaciones son lo suficientemente buenas, pero que tampoco llegan a deslumbrar. El gran mérito de la película de Tom McCarthy es el guión, que el director coescribió junto a Josh Singer, y por el cual además se llevó el Oscar a Mejor Guión Original.

Spotlight es un thriller que paulatinamente envuelve al espectador en una investigación que cada vez se vuelve más cuesta arriba. Hay distintos intereses y confabulaciones que dificultan cada vez más la labor de un grupo de reporteros. Sí, el filme demuestra cómo en el país que se vanagloria del acceso a la información, las aguas turbias de una institución milenaria empapan la palabra escrita de las normativas.

Aunque ese es el planteamiento, la misma historia destaca cómo la justicia interviene a favor de los periodistas, que incluso descubre cómo el diario en el que trabajan tuvo información sobre las violaciones a menores muchos años antes, pero el ajetreo del diarismo hizo relegar esos datos. Por eso, el filme tampoco es totalmente apologista de la profesión, pues al final se comprenden las omisiones de quienes pudieron salvar a algunos menores si hubieran tratado con detenimiento lo anteriormente denunciado.

Si bien Spotlight es una reflexión sobre el quehacer periodístico, también lo es sobre la condición humana. Existe una crítica hacia todo aquello que consideramos incólume.

Un detalle que había que tomar en cuenta antes del Oscar es que la Academia tiene una debilidad por el periodismo. Citizen Kane de Orson Welles, que en 1942 ganó la estatuilla a Mejor Guión Original, es una referencia inevitable no solo en el cine, sino en escuelas de Comunicación Social. Otro clásico es All the President's Men de Alan J. Pakula, que en 1977 obtuvo cuatro premios.

Otros filmes recientes que han recibido varias nominaciones o premios son The Paper y Frost/Nixon de Ron Howard, Capote de Bennett Miller, Almost Famous de Cameron Crowe y Good Night, and Good Luck de George Clooney.