• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Life y su manera de mirar

Neil Armstrong fotografió a su compañero Buzz Aldrin (1969)

Neil Armstrong fotografió a su compañero Buzz Aldrin (1969)

Cuando Luce adquirió los derechos de la revista la convirtió en una publicación semanal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"En la sociedad moderna las imágenes realizadas por las cámaras son la entrada principal a realidades de las que no tenemos vivencia directa". Susan Sontag La revista del fotoperiodismo. La de Henry Luce, el fundador de Time, que la compró en 1936 por 92.000 dólares y la convirtió en la primera revista que le dio un lugar privilegiado a la fotografía, como otra forma de contar historias y decir de las noticias.

Life, la mítica revista norteamericana que durante cuatro décadas se mantuvo dominando el mercado y la escena del género del periodismo a golpe de obturador.

En esos años la publicación reunió un grupo de brillantes profesionales del género que captaron personalidades mundiales, escenas memorables y episodios históricos. Nombres como Alfred Eisenstaedt, Margareth Bourke-White, John Dominis, Robert Capa, Dennis Stock, Philippe Halsman, Andreas Feininger o Bob Gomel, entre otros, contribuyeron a acumular las imágenes del impresionante archivo de Life.

Cuando Luce adquirió los derechos de la revista la convirtió en una publicación semanal y fue relanzada el 23 de noviembre de 1936. Esa "primera edición" de la nueva etapa de Life costaba 10 centavos de dólar y le ofrecía al lector cinco páginas con el trabajo fotográfico de Alfred Eisenstaedt.

A partir de allí, y hasta mediados de los años sesenta, Life vivió sus años de esplendor contando historias a través de imágenes. Con el lema To see Life, see the world (Vea Life, vea el mundo), la revista hizo cosas como cubrir la Segunda Guerra Mundial (tuvo profesionales de la fotografía desde el Pacífico hasta Europa); mostró el desarrollo de los años de la postguerra en el mundo; retrató a las estrellas del cine, de la política y del deporte; siguió la Guerra en Vietnam, la de Corea o la llegada del hombre a la Luna.

De esa revista habla la exposición Life que se exhibe desde el 6 de septiembre, y clausura el próximo 25 de noviembre, en el Centro Sejong para las Artes Escénicas, en Seúl, la capital de Corea del Sur. La muestra reúne 130 imágenes clásicas de la revista norteamericana, organizadas en tres temas: Personas, Momentos y Vida. La museografía se completa con una serie de videos, que hacen referencia o muestran algunos de los sucesos o momentos captados por las instantáneas, y por objetos asociados al proceso, como las cámaras de los fotoperiodistas o los cascos e implementos que usaban cuando estaban tras la imagen.

Dentro de los tres grandes ejes de la exposición (Personas, Momentos y Vida), se encuentran las fuentes que trabajaba la revista: actualidad, sucesos, política, deporte, farándula o cultura.

Así, en la exposición se puede ver instantáneas que hablan de la rivalidad entre Mohamed Ali y Joe Frazier; una serie de retratos de Adolf Hitler; los momentos previos a la muerte de John F. Kennedy; James Dean caminando bajo la lluvia; Leonard Berstein ensayando con su orquesta; instantes de la guerra en Corea o imágenes icónicas como la primera proyección 3D; el beso entre un marinero y una enfermera en medio de las celebraciones en Nueva York de la victoria sobre Japón durante la Segunda Guerra Mundial; o la imagen del grupo de niños asombrados ante un show de marionetas en París.

Más allá del inobjetable valor del archivo de la revista y de su calidad artística, la muestra permite articular una panorámica de los fragmentos de la realidad que Life mostró.

La publicación no sólo se empeñó en conjugar arte y relato a través de la fotografía profesional, sino que llevó realidades, miradas singulares sobre ella, a millones de lectores y ahora a los espectadores que podemos acceder a su banco de imágenes. Como es sabido, en 2008 la revista puso a la disposición de los internautas su archivo en Google.

Esto hace que la selección de la exposición sea una especie de clave o cota para acceder al universo Life: a partir de la muestra se pueden articular un orden y se comprende mejor la búsqueda y el discurso de la publicación. Ver el mundo de Life implica contemplar el horror, la belleza, el miedo, la ternura, la banalidad, lo gracioso, lo singular y lo espectacular.

Ese mundo Life que se relata y retrata en las fotografías habla de una forma de ver el mundo, de una mirada y de muchas miradas: la de sus fotógrafos, esos que se empeñaron en cazar los fragmentos de la realidad, esos que construyeron la puerta para acceder a Life.