• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

8.900 - Enamorarse en presente simple

Bárbara Hoyo | Foto: Cortesía

Bárbara Hoyos | Foto: Cortesía

Séptima parte. “Me gusta pensar que lo que escribo no me pertenece, que soy yo la que le pertenezco a todas esas posibilidades de decir las cosas”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mis ensayos se escriben a través de mis vivencias, experiencias y reflexiones. Sé describir lo que observo y transmitir lo que siento. De esta manera me obligo a vivir historias interesantes para no quedarme sin palabras.

Escribo por dos razones: porque lo que siento es tan grande que merece ser compartido, o tan pequeño que no vale la pena llevarlo dentro. Aprendí, desde muy chica, a escribir cuando me sentía triste o enojada. Seguramente todo comenzó por la necesidad de descubrir, mediante la palabra, qué era lo que sentía.

Hoy sigue siendo verdaderamente emocionante tropezar con un nuevo secreto en cada letra y encontrar el poder de convertir todo aquello que no me gusta en algo que disfruto leer.

Me gusta pensar que lo que escribo no me pertenece, que soy yo la que le pertenezco a todas esas posibilidades de decir las cosas. Muy pocas veces he escrito con tanta alegría. Los momentos de felicidad infinita y absoluta, egoístamente los he guardado conmigo. Los he vivido de tal manera que no me dejo tiempo para escribirlos. Pero hoy, con la responsabilidad que representa el haber elegido compartirme con ustedes desde hace tiempo, escribo este texto.

Uno cree que conoce el amor hasta que lo conoce, y no es hasta que se conoce que nos percatamos que es imposible describirle. Que sentirle es una especie de victoria con uno mismo y una especie de derrota con la realidad. Porque uno se marcha de este planeta a otro donde todo sucede más lento y más confuso. Donde se vive embriagado de ilusiones, motivaciones y esperanza.

Qué bonito momento cuando uno se entera que lo que siente es más grande que el cuerpo y que el pensamiento. Cuando uno se entera que el amor es cuestión de espíritu, de saberse vivo.

El amor es un milagro cuando dos lo sienten al mismo tiempo, cuando dos hablan el mismo idioma, cuando dos se gustan lo suficiente como para imaginarse en presente y en futuro. En futuro perfecto e imperfecto. Y lo más importante: en presente simple.

Y con tremenda alegría aseguro que no, no es verdad que hay que quererse primero para poder querer al otro. Todo amor que sentimos es propio, nos pertenece.

He descubierto que queriendo me quiero más, que aceptando me acepto más y que abrazando me abrazo más. Hay tantos cuentos del amor que lo que a uno realmente le impide enamorarse es el miedo a no lograrlo. Pero naturalmente se logra y es más grande, más fuerte y más profundo que cualquier otro sentimiento.

Estoy muy feliz por mí y quería verterlo en este universo de posibilidades escritas, porque vale la pena compartirlo pero también merece que lo lleve dentro.