• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Didascalia. Escena 1, primer acto: Panorama teatral para 2015

Teatro | Foto: Cortesía

Teatro | Foto: Cortesía

“La censura, el presidio por motivos políticos y la violencia es un tema-país que sigue estando presente en las tablas venezolanas”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La actividad teatral caraqueña regresa del asueto navideño poco a poco, primero con la programación de teatro comercial en los espacios de Urban Cuplé en el C.C.C.T. y después con el Centro Cultural B.O.D. Corp-Banca y Trasnocho Cultural. De la cartelera B.O.D. en La Castellana destaca el célebre musical de Broadway Spring Awakening o Despertar de Primavera en español, que en esta oportunidad ha sido adaptado y dirigido por Luis Fernández, quien en compañía de su esposa –la célebre actriz Mimí Lazo– lidera el proyecto Broadway en Español. El musical, que habla sobre el despertar de la adolescencia reprimida en una sociedad cristiana represiva cuenta con un gran cartel actoral, entre los que destacan Diana Volpe y Luis Abreu por su trayectoria, y talentos nóveles como Julián Izquierdo y Claudia Rojas, quien también participó en Godspell y en El Mago de Oz, ambas dirigidas por Armando Álvarez.

B.O.D. Corp-Banca también será el escenario –desde enero hasta abril– de dos piezas que marcaron hito en Trasnocho Cultural el año pasado: Compadres, escrita por Javier Vidal en memoria de Simón Alberto Consalvi y dirigida por Julie Restifo, y Ha llegado un Inspector, del dramaturgo inglés J.B. Priestley en versión de Ugo Ulive y dirigida por Basilio Álvarez para el Grupo Skena.

Trasnocho Cultural retoma sus actividades el viernes 16 de enero. Ese día estrena la pieza Buena Gente, del premio Pulitzer David Lindsay-Abaire con actuaciones de Carolina Leandro, Eulalia Siso, Haydée Faverola, Jonathan Mora, Antonio Cuevas y Rosalía Blanco bajo la dirección de Diana Volpe. Esta pieza tuvo una breve temporada en el Festival de Teatro Norteamericano, realizado en la Caja de Fósforos –ubicada en la Concha Acústica de Bello Monte– con el apoyo de la Embajada de los Estados Unidos en Caracas.

La Caja de Fósforos comienza también su quehacer teatral el mismo viernes con Trece Rosas, pieza escrita y dirigida por Elvis Chaveinte basada en el libro homónimo del escritor español Carlos Fonseca, sobre la historia de trece mujeres que fueron encarceladas por ser disidentes en la época de la España franquista. Esta pieza mantiene el mismo hilo argumental de Las Mirabal –dirigida por Haydée Faverola el año pasado en el Teatro Trasnocho. La censura, el presidio por motivos políticos y la violencia es un tema-país que sigue estando presente en las tablas venezolanas.

Tocando también el tema de la impunidad y la violencia de género regresa Sangre en el Diván al escenario caraqueño, esta vez con una temporada que inicia el 23 de enero en el Centro Cultural Chacao. El exitoso libro de Ibéyise Pacheco, que consiste en un reportaje sobre el homicidio de Roxana Vargas por el psiquiatra Edmundo Chirinos fue adaptado en forma de monólogo por Héctor Manrique, quien también actúa y dirige la pieza.

En cuanto a festivales, 2015 arranca en enero con el Festín CajaNegra, festival teatral universitario que consiste en el Proyecto Final de Carrera de Marinés Hernández Angarita, Rodolfo Alonzo, Israel Hernández y Gabriela Pineda, estudiantes de Quinto Año de Comunicación Social de la Universidad Monteávila. El Festival, que inaugura con la presentación del sainete Salto Atrás de Leoncio Martínez por parte del grupo CajaNegra de la Universidad Monteávila, cuenta con la participación de los grupos teatrales de la Universidad Católica Andrés Bello, Universidad Metropolitana, Unearte, Universidad Central de Venezuela, Universidad Simón Bolívar y de la misma Monteávila.

Trasnocho Cultural también inaugura, a la par, su primer Festival de Jóvenes Directores. El espacio promete ser una vitrina de nuevos talentos que fueron escogidos por el comité de programación de dicho teatro, compuesto por Solveig Hoogestein, Eva Ivanyi, Douglas Palumbo, Héctor Manrique y Luigi Sciamanna, que escogieron ocho propuestas de ocho nuevos directores , con piezas de Luigi Pirandello, Gustavo Ott, August Strindberg, Daniel Dalmaroni, Eugene Ionesco, Edward Albee y Ugo Ulive.

El grupo Teatral Séptimo Piso y el Teatro Urban Cuplé también anunciaron para este año seis nuevas temporadas de Microteatro Venezuela. La primera de ellas, a estrenar el 5 de febrero, reunirá una selección de 22 obras de teatro breve, es decir, piezas que no exceden los 15 minutos de duración. En enero también arrancará La Vía Teatral, iniciativa que pretende convertir a Caracas en una ciudad teatral a través de un circuito de locales nocturnos donde se ofrezcan piezas de teatro comercial diseñadas especialmente para espacios no convencionales. Por otro lado, la cuarta edición del Festival de Teatro de Caracas comenzará el 27 de marzo y terminará el 15 de abril, con participación de grupos internacionales.

En un acercamiento a los primeros cuatro meses de este año, pareciese que la escena caraqueña se inclina por piezas que tienen que ver de forma explícita o implícita con los problemas sociales que aquejan al país. El temor a la disidencia expresado en Las Mirabal se enlaza este año con Trece Rosas. La rebelión se manifiesta activamente en Compadres con el golpe de estado de Juan Vicente Gómez a Cipriano Castro, y se expresa de una forma menos social en Despertar de Primavera, con el grupo de jóvenes que comienza a redescubrirse en temas tabú en la sociedad conservadora como el sexo, el aborto y la sexualidad. La incidencia de los actos propios en la sociedad también toma su parte en la temática teatral venezolana siendo el principal argumento de Ha llegado Un Inspector y Sangre en el Diván. Lo cierto es que las dificultades económicas y sociales que atraviesa el país en los primeros días del año han servido de inspiración para la creación teatral y para el fomento de nuevos festivales y espacios para las artes escénicas. Como dijo Arthur Miller en una ocasión: El teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma.