• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Las formas inquietas en la obra de Valerie Brathwaite

Foto: Cortesía Oficina #1

Foto: Cortesía Oficina #1

Un conjunto de obras de la escultora, grabadora y pintora Valerie Brathwaite fueron expuestas en Oficina #1, en Caracas. La muestra “Formas simples” entabló un diálogo entre piezas creadas con diversos materiales para desdibujar las fronteras entre la escultura y la pintura

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La obra de Valerie Brathwaite (Trinidad y Tobago, 1940) ofrece una peculiaridad: a través de siluetas sinuosas ha creado piezas que dialogan entre sí a través de la multiplicación de las posibilidades de una misma forma: resultan esculturas y dibujos que permiten desdibujemos sus fronteras.

Hay un núcleo que engrana el hilo visual de la muestra que viene determinado por trazos delicados, trazos que se deslizan sutilmente y cimientan recorridos que, aunque inadvertidos, terminan por dar con el producto siguiente. Es una exposición secuencial: cada figura trazada remite a la siguiente, a la siguiente idea, a la siguiente obra.

Multiplicando lo orgánico

Brathwaite remite a una composición de abstracción en formas orgánicas. “Simples”, es lo que anuncia el nombre de la exposición. “Orgánicas”, si tomamos en cuenta que aunque la significación a una idea concreta no se hace de manera explícita, sin embargo –y dependiendo de la naturaleza de cada obra– permite la posibilidad de que asociemos lo visto con referentes de nuestro entorno natural y primigenio. Y en este sentido ofrece un conjunto libre y dinámico: resultan formas de condiciones inquietas que se resisten a cualquier idea de lo estático, de lo inamovible, de lo frío. En palabras de Analy Trejo: “Una forma fragmentada y vuelta a unir en un recorrido que se mueve entre los lindes del dibujo y la escultura y que no se detiene en ningún lugar, recreando así nuevas posibilidades que sobrepasan los puntos fronterizos que en alguna ocasión podrían haber reservado a la tradición escultórica”.

Por otro lado, es llamativa la facultad que posee Valerie Brathwaite de “hacer hablar” al material más insólito situándolo junto a otro que tiende a ser más tradicional en el mundo de las artes plásticas: en una misma pieza une y coloca en estrecha relación huesos trabajados con acrílicos. Es la modernidad puesta en diálogo con lo la humanidad más primigenia. Sus esculturas y dibujos, que no ofrecen fisuras ni cierres, ofrecen otra particularidad: rechazan estructuras para que de nuevo quede velado cualquier contorno, cualquier meta. El color en este caso es un elemento fundamental pues es el que engrana el discurso, permite se cree un lenguaje plástico unificado dentro de una pieza única, que de nueva cuenta sella la intención de que esa forma sea orgánica, dinámica y que proponga lo sinuoso en estrechez con lo inquieto.