• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

“Hasta los de derecha dicen que son de izquierda”

Ricardo Sucre, politólogo y psicólogo social | Archivo

Ricardo Sucre, politólogo y psicólogo social | Archivo

Ricardo Sucre, politólogo y psicólogo social

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—¿Cree en las encuestas?

—Las uso con mucha frecuencia.

—Como ocurrió en los últimos comicios parlamentarios, ¿se convertirá una mayoría en minoría gracias a las circunscripciones electorales?

—Mi primer escenario es ese, solo que la mayoría del gobierno será simple, con la oposición cerca en escaños y ganadora en el voto nacional.

—¿Faltó protesta o presión para lograr más equidad?

—En Venezuela sobran protestas y dignidad, pero falta contenido y constancia.

—¿Se puede ir seguro a unas elecciones si buena parte de los votantes desconfía del árbitro?

—El triunfo es para los comandos, pero sí se puede ir con la seguridad en la vocación democrática del elector.

—¿Busca desprestigiar la derecha al CNE?

—¿Y aquí hay derecha? Hasta los de derecha dicen que son de izquierda.

—¿Confía en el ente comicial?

—Sí, confío en el CNE y votaré con total confianza, aunque, ¿por qué sigue pasmado y no es el poder que la Constitución dice que es?

—Electoralmente, ¿Juan Bimba es hoy menos o más Juan Bimba?

—El bollito de pan está muy caro como para ser Juan Bimba.

—De acostarla en el diván, ¿qué le diría a Venezuela?

—¡Chica!, ¿hasta cuándo vas a dejar que te manipulen y te tengan como una mujer desvalida?

—¿Persiste el cuento de Tío Tigre y Tío Conejo? 

—Con Chávez, el país jugó al Tío Conejo. Hoy quiere jugar al Tío Tigre.

—¿Por qué los “doctores” perdieron el poder? 

 —“¡Qué brutos son los hombres de talento!”, dijo el presidente Linares Alcántara.

—¿La referencia histórica de la revolución?

—Indudablemente la URSS, que ya no puede ser.

— ¿Y de la oposición? 

—Algo como el Pacto de Punto Fijo, que tampoco puede ser.

—¿Se inclina la población hacia el militarismo?

—Los civiles se derriten por un uniforme, así digan que no.

—¿Es el venezolano ilegal por naturaleza?

—No ilegal, pero con el cuento de “la crisis” quiere hacer lo que le da la gana.

—¿La nueva pobreza? 

—La pobreza humana, que se ve en lo cotidiano, en crímenes horribles y en lo precario del discurso político.

—¿La de siempre? 

—La pequeñez venezolana. Insoportable.

—¿La próxima pobreza? 

—La capacidad para dialogar. Hará falta.

—¿Lo positivo venezolano?

—Su capacidad de resiliencia, que hará que salga de esta situación con rapidez.

—¿Una terapia para el proceso? 

—Un “role playing”. Cuestionarse.

—¿Qué es el proceso? 

—Una identidad política, hoy con muchas interrogantes.

—¿Una promesa cumplida?

—En obras públicas tiene cosas para hacer un balance.

—¿Qué tal lo ha hecho la MUD esta vez?

—Para las dificultades que le toca enfrentar, lo hace bien.

—¿Un tratamiento para esa mesa?

—Uno cognitivo-conductual: aprender a tener confianza.

—¿Para el soberano? 

—Uno rogeriano: desarrollar todo su potencial.

—¿Costará vencer la paranoia colectiva?

—Difícil. El venezolano le agarró el gusto a las “teorías de la conspiración”.

—¿Volverán a verse los connacionales con confianza?

—Primero hay que vencer al extremismo que se impuso a la moderación.

—¿Lo irreversible de la locuacidad criolla?

—“Yo tengo un amigo, de un amigo, que me dijo que un general…”.

—¿Qué agradece la psiquiatría al gobierno? 

—Comprobar nuevamente que dividir a una sociedad es muy sencillo.

—¿Y viceversa? 

—El uso de una psiquiatría un tanto anticuada, pero eficaz en deshumanizar al adversario.

—¿La patología del caudillismo? 

—La imposibilidad para lo permanente.

—¿Qué es Venezuela religiosamente?

—Un país católico, a la venezolana: Dios es una excusa.

—¿Por qué una parte del país católico acepta la brujería oficial?

—Porque también le gusta la brujería, aunque no sea gobierno.

—¿El primer síntoma de locura en un mandatario?

—Si dice “todos están en mi contra”, ¡mosca!

—¿Cómo termina el psiquiatra de un presidente? 

—Con un posgrado sobre la grandeza y la miseria humana.

—¿Qué delata a un autócrata?

—Que cree que las personas son corotos o peroles.

—¿Qué desbordaría la mente del país?

—Hace tiempo se desbordó, pero todavía no lo sabe.

—¿Quién es el responsable del ataque armado contra Henrique Capriles?

—El discurso del odio iniciado por el gobierno, lamentablemente seguido por la oposición.

—¿Es triunfalista la oposición?

—Sí... Y lo que debe mostrar es confianza.

—¿Es curable el fanatismo?

—Es difícil, pero comenzaría por no estigmatizar a un fanático.

—¿Costará vencer el resentimiento? 

—Mucho. Cumple una función compensatoria en la mente venezolana.

—¿Sucederá el 6-D como en Petare en 2008, cuando aceptaron la nevera del gobierno pero votaron por Ocariz? 

—Con nevera o sin nevera, lo electores saben lo que quieren.

—De ganar la Unidad Democrática, ¿impondrán, “como sea”, la revolución?

—Ya no hay espacio para el “como sea”, sino para hacer lo que hay que hacer por el país.

—¿Imagina a la oposición de nuevo oposición “minoritaria”?

—No en el corto plazo; pero lo que sube, baja.

—¿Y al chavismo como oposición?

—Sí. El chavismo va a ser oposición, sin duda.

—¿Habrá paz?

—Desde los años ochenta no tenemos paz. Confío en que algo hayamos aprendido en 30 años.

—¿Garantizaría la FANB  la paz? 

—Sí pueden, siempre y cuando tengan el 328 constitucional como norte.

—¿Qué pasaría en Venezuela si, como ha sido usual post-electoralmente, el oficialismo inventa un parlamento paralelo para, según Maduro,  “gobernar con el pueblo” y en “unión cívico militar”?

—¡Cónchale!, el rechazo del pueblo no va a ser paralelo sino muy real.