• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Sobre camuflaje de Liu Bolin

El artista chino Liu Bolin / Leonardo Noguetra/El Nacional

El artista chino Liu Bolin / Leonardo Noguetra/El Nacional

Hiding in the city (Escondido en la ciudad) es la serie que marcó el inicio de su travesía poética: en 2005 Liu Bolin reaccionó contra el gobierno chino ante la decisión de destruir Suo Jia Cun, la ciudad donde residían 126 artistas y donde él tenía su taller

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al ingresar a la sala de exposición se ve un conjunto de fotografías que resultan buenas en sí mismas. Tras observar con mayor detenimiento cada obra, se nota un personaje mimetizado, es el artista chino Liu Bolin (Shandong, 1973). Encontrado este camuflaje como elemento singular de cada fotografía, el espectador queda inserto en un mundo que lo reta a encontrar al personaje. Esta propuesta plástica puede verse en Caracas, en la exposición titulada Liu Bolin de la Galería Freites. Liu Bolin no trabaja solo. Su arte está sellado por la firma Liu Bolin Art Studio en la cual intervienen varios artistas visuales (principalmente fotógrafos y pintores, seguramente los más expertos en body art) e invita a Dj´s como Moby y Macintosh Brown para la musicalización de sus videos. Recientemente están trabajando con la inserción de otras personas mimetizándolas con fondos de temáticas particulares, por ejemplo diseñadores de modas "desapareciendo" en sus propias colecciones (Jean Paul Gaultier).

Hiding in the city (Escondido en la ciudad) es la serie que marcó el inicio de su travesía poética: en 2005 Liu Bolin reaccionó contra el gobierno chino ante la decisión de destruir Suo Jia Cun, la ciudad donde residían 126 artistas y donde él tenía su taller. Su denuncia consistió en una huelga silenciosa, dignamente artística: mientras avanzaban las aplanadoras, pintó su cuerpo de blanco y gris y se fotografió "desapareciendo" entre las ruinas. Su interés era demostrar que aunque se puede desmantelar una ciudad o quitarles los medios expresivos a los artistas, estos persistirán para encontrar la forma de crear. Poética ensamblada sobre un proceso estético en el cual cuerpo y fondo se hacen uno para construir una especie de soporte pictórico urbano.

Es un arte ilusionista que no se queda en el momento del sobresalto ante aquella posibilidad de "hacer invisible" al otro, sino que contiene en sí mismo un discurso político de resistencia hacia una problemática posmoderna vigente, tanto en Oriente como en Occidente: la manera como los poderes gubernamentales invisibilizan al sujeto. De esta manera Bolin resignifica elementos de la cultura popular o elementos arquitectónicos que son iconos para crear un discurso crítico: selecciona supermercados, tiendas de juguetes (Panda), la Muralla China, la Ciudad Prohibida (Forbidden city), New York (Kenny Scharf Mural o Ground zero), etc., para hacer del graffiti, del anaquel con osos de peluche, del cubículo telefónico londinense, o de la rueda del tractor extensiones de la persona.

Entonces la curiosidad invade al espectador y al transeúnte en el momento cuando el artista y su equipo hacen uso de los pinceles, de la intervención urbana y de la fotografía, para lograr que su body painting llegue a posibilidades infinitas alterando la realidad del espacio, reviviéndolo, haciéndolo un espectáculo.

Se manifiestan la interrogación y el recurso del trompel’oeil como gran elemento para crear la ilusión de que alguien está y no está, que desaparece y aparece, que es consumido y luego arrojado por su contexto. Y el cuerpo en esta dinámica reside como contenedor de memoria, de identidad. En la tarea mimética de su arte, Bolin se hace un ser escondido y respaldado en fondos que lo hacen imperceptible siempre dejando un rastro: frecuentemente sus pies. Una relación entre sujeto y entorno que se hace indisoluble. Interrogación a la vida, a la forma cómo nuestros entornos nos atrapan, nos anulan, a cómo los poderes nos invisibilizan.