• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Nuestro amigo común: Slow West

Michael Fassbender y Kodi Smit-McPhee protagonizan el film / Foto cortesía

Michael Fassbender y Kodi Smit-McPhee protagonizan el film / Foto cortesía

La película dirigida por John Macleane relata el viaje de un joven escocés en busca de su amada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El compromiso o la convicción de mantener una promesa es uno de los fundamentos del western. El aventurero procura proteger a una mujer en peligro, un pueblo o vengar una muerte. En Slow west (2015, John Macleane) un muchacho escocés de dieciséis años, Jay (Kodi Smit-McPhee) sale a buscar a su amada Rose (Caren Pistorius), quien tuvo que huir con su padre de Escocia y a quien no ha vuelto a ver. En el camino al oeste se encontrará con el solitario Silas (Michael Fassbender, eastwoodizado) a quien le pedirá protección luego de sortear con su ayuda a unos asesinos. El asunto se complica cuando por Rose y su padre se ofrece una jugosa recompensa de la que Jay no tiene idea.

La película inicia (con mucha elocuencia) con Jay mirando las estrellas. De entrada sabemos que Jay no es cualquier vaquero, aunque lleve sombrero y botas. Su encuentro con unos cuantos “hijos de perra” servirá para hacer el contraste: Jay tiene apellido y se presenta como hijo de, como si de un personaje mitológico se tratase. Y así es. Jay puede ser desde Ulises (sin su astucia) hasta Dante, el gran enamorado. Hay un descenso desde las estrellas a la tierra árida del Oeste. El jovencito es un caballero culto de buenos modales y elocuencia nada desdeñable para su corta edad, y sus obstáculos son hombres brutos, mercenarios, burdos, simiescos, asesinos, tabernarios, e incluso los que parecen ser amables están por debajo de su categoría. Y no es que sea un lord inglés, es solo que su nobleza lo aleja radicalmente de la naturaleza de los hombres del camino.

Es Silas quien reconoce en Jay lo que Virgilio en Dante: Jay ama, y Silas, a la vez noble y cruel, lo ha visto y quiere ayudarlo. En ningún momento Jay deja de hacer nada que no sea por Rose; su amor es trágico como el de los héroes. La protección que Jay quiere brindarle a Rose en su encuentro coincidirá con violencia como la del Grupo salvaje de Peckinpah a pleno sol. El ritmo es como lo indica el título, un slow que se precipita en un desenlace veloz como los de Sergio Leone, luego de haber extendido el tiempo creando tensión, como sucede en las escenas finales. La fotografía abre los planos dejando al descubierto tanto los horizontes como a los bandidos. No está exenta de un humor muy al estilo de los hermanos Coen, ni del acompañamiento de la música diegética (esta es la especialidad del director: es músico). La canción que Jay se detiene a escuchar contiene una frase que bien pudiese describir el asunto de Slow west: “el amor es universal, como la muerte”.

Y la muerte en este Oeste solo puede ser digna para aquel cuyo amor la sobrepase. Un detalle como el de la sal derramada hacia los minutos finales no puede dejar de verse como una suerte de ironía maravillosamente poética, y para entonces ya hemos visto suficiente para convencernos de seguir a Maclean en producciones futuras. Slow west es fantástica, de lo mejor del año.