• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Zuleyma Guevara. Nacida emigrante

Obra teatral La ruta de Ed Cardona Jr. en la queZuleyma Guevara representa al personaje Mabel

Obra teatral La ruta de Ed Cardona Jr. en la queZuleyma Guevara representa al personaje Mabel

Zuleyma Guevara es una actriz venezolana residente en Nueva York. Se formó en la Universidad de Fordham y con la actriz norteamericanaVinetteJustine Carroll.Ha actuado en significativos montajes como De Novo, con el grupo Housesonthe Moon, y La ruta, obra valorada entre las mejores por el New York Times

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


Nueva York

“En sus raíces residesu fortaleza”. La humillante humedad de un escupitajo en su cara, lanzado desde el transporte escolar por dos niños blancos,es lo que hace entender a Zuleyma Guevara el sentido profundo de las palabras que los padres les venían repitiendo durante meses. Tenía doce años y la discriminación racial que la golpeó con la dureza de lo inevitable la llevó a recuperar y a fortalecer una identidad que los años no han diluido.“Estados Unidos ha cambiado mucho, mis hijas desconocen la herida del racismo, pero en ese entonces el color de la piel era una marca que definía tu vida. Y lo único que te podía salvar era el orgullo de tus raíces”.

Zuleyma Guevara, actriz venezolana que vive en Nueva York, es una mujer de intensa mirada, tez oscura y pelo entrecruzado por unas canas que ninguna pintura ha tratado de mimetizar. Vino a Estados Unidos siendo niña, en años en los cuales Venezuela era tierra de inmigración más que de emigración. Y como todos los que emigran sin querer y día a día viven el desarraigo a través de la nostalgia de los padres, siente que su viaje no tiene fin.“Sigo siendo emigrante y venezolana”, dice en un español perfecto como si hubiese dejado ayer la tierra donde nació y que ama con la intensidad delcariño que no sufrió el desgaste del tiempo yde los desengaños.

Enamorada del teatro, de esa atmósfera en la cual las palabras lanzadas en un escenario se trenzan con las emociones de los que escuchan y se ensartan en sus conciencias, busca las tablas para expresar su ser más profundo. Y lo hace principalmente en teatros latinoamericanos “porque conocía el español aún en tiempos donde pocos lo hablaban, porque eso era lo que mayormente me ofrecían y sobre todo porque en cada representación, en cada personaje, busco transformarme en la voz de los que sufren y así denunciar tristezas y sufrimientos, fortalezas y luchas”.

Los primeros pasos en el teatrolos dará en Florida con una gran maestra, Vinnette Carroll, la primera actriz de color en ganar el Premio Obie. Y será Vinnette la que empujará a Zuleyma a mudarse a Nueva York “porque aquí te van a matar el espíritu”.

Tres hijas la mantienen unos años alejada de las tablas pero en cuanto las pisa nuevamente lo hace con una pasión y una fuerza que no pasa desapercibida.

Con el directormexicano Daniel Jaquez, en el teatro TheLark, tiene la posibilidad de experimentar y confrontarse con otros actores, directores y dramaturgos. Con Camilo Almonacíd, actor, escritor y director, monta una comedia cuyo objetivo es denunciar, con una sonrisa amarga, la realidad de la gran comunidad de mexicanos que vive en Staten Island y es víctima de continuas violencias y agresiones. Entre sus últimos trabajos está De Novo con el grupo Housesonthe Moon. Historia real de adolescentes sin futuro, que se refleja en fotos, documentos y parlamentos de ficción extraídos de la realidad.

La Ruta, del director Ed Cardona, es una de las piezas que considera entre la más significativas en su trayectoria profesional. La obra que el año pasado mereció el Top Ten Picks of theYear, del New York Times, surge a raíz de la muerte de un centenar de personas que, después de haber pasado ilegalmente la frontera entre México y Estados Unidos, quedan atrapadas en el camión que las transportaba.“Posiblemente los 'coyotes', los que mueven esenegocio humano, se asustaron y las dejaron en medio de la nada, en el desierto de Arizona”. La obra se desarrolla en un camión transformado en sala de teatro. Público y actores en un espacio que permite vivir el ahogo del encierro. Cuatro actores y cuatro historias. Zuleyma es una mujer que, tras estar veinte años en el país, cae en manos de inmigración y viene repatriada. Pero en Estados Unidos tiene casa, hijos y marido así que decide cruzar “la ruta”. Junto con ella una muchacha embarazada, un joven que se aleja de una pandilla y otro cuyo trabajo es el de ayudar a los “coyotes”.

“Es una obra intensa, difícil tanto para los actores como para el público que, hasta el final, espera un final feliz. Las puertas del camión se abren para dejarlo salir mientras los protagonistas agonizan y se deslizan hacia la muerte. Y las personas salen con lágrimas en los ojos, no hay aplausos ni vivas, sólo tristeza y tensión. Hubo quien nos habló de su cambio de actitud hacia la inmigración, otros que nos contaron que habían recorrido esa misma ruta y otros, sobre todo asiáticos, que la cruzaron desde la India. Ver la emoción de la gente es lo que te llena y te hace sentir que lo que haces vale la pena”.

Ahora Zuleyma está experimentando la escritura. “Quiero contar un momento de mi vida: la primera vez que voté en Estados Unidos y ganó Barak Obama. Cuando entré en el cubículo para votar y vi el nombre de Obama recuerdos amargos me rasgaron el alma y me asaltaron como una ola que se diluyó en lágrimas que no paraban. Las imágenes de una vida ocuparon mi cuerpo con la fuerza que solo reside en la memoria. Recordé el día en el cual, agobiada por la dificultad de un idioma tan diferente, dije a mi papá que nunca lo aprendería y él me respondió tranquilo: 'vas a aprender el inglés y vas a lograr todo lo que quieras'. ‒'¿También ser Presidente?'‒'No, hija, eso no y por tres razones, primero no naciste aquí, segundo eres mujer y tercero eres de color. Y por esas mismas razones vas a tener que ser siempre tres veces mejor que los demás.”

—¿Qué título darías a una obra sobre Venezuela?

Enla respuesta un dejo de amargura.

—“La madre que no me crió.”