• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Vivencia y emoción en Días de novenario

“Días de novenario”, Inés Muñoz Aguirre

“Días de novenario”, Inés Muñoz Aguirre

“Inés Muñoz elabora la trama del presente de Hugo Báez en lo relativo al novenario por la súbita muerte de su progenitor y, por el otro, van apareciendo todo un tejido de anécdotas referentes a su niñez y adolescencia”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Días de novenario constituye una geografía de lo emocional a través de la experiencia de sus protagonistas. Sin duda, la forma como está recreada la muerte del padre de Hugo Báez, el personaje principal de esta narración,  es una aproximación a la interioridad de un hombre en sus cincuenta y tantos justo en el momento de cerrar un ciclo vital.

La rítmica narrativa es muy ágil y veloz, casi cinematográfica. Aquí hay que tomar en cuenta que su autora, Inés Muñoz Aguirre, tiene una larguísima trayectoria en el teatro así como en diversos medios de comunicación desde los años ochenta.

Y es que más allá de las anécdotas bellamente elaboradas, y que ahondan de manera retrospectiva en los registros de la generación que crecimos entre los sesenta y los setenta, está el modo de entrelazar dos tramas paralelas en una sobria arquitectura novelística. Quizá, en ese sentido, tiene gran actualidad esta pieza dada la tendencia de la narrativa actual hacia esos matices estereoscópicos. Así, por un lado, Inés Muñoz elabora la trama del presente de Hugo Báez en lo relativo al novenario por la súbita muerte de su progenitor y, por el otro, van apareciendo todo un tejido de anécdotas referentes a su niñez y adolescencia.

La construcción es exuberante y van surgiendo secuencias elaboradas con un grato sentido del humor en el contexto del recorrido sin dirección por los paisajes de Venezuela en un Volkswagen. En el mismo, tanto el protagonista como su padre dormían y resolvían su diario vivir en el más estricto sentido hippie. Las atmósferas de este viaje están plácidamente decoradas con los registros musicales que escuchó la Venezuela de hace treinta y cuarenta años. Emergen de esta forma Los ángeles negros, Los Beatles y La quinta dimensión dando gran vivacidad a las escenas con esa espontaneidad que fue marca de un país que perdimos para siempre.

Se conjugan en esta obra las realidades de pareja, las interrelaciones entre padres e hijos, el quehacer periodístico y la crisis de la mediana edad. La muerte, en este caso, es un detonante de todo lo que va a ocurrir en ese novenario en el que brotan tantos recuerdos y se resuelven nudos que habían quedado atados en la vida de los diversos caracteres.

La elaboración de los personajes es coherente y, a pesar de que en el relato hay una dimensión muy importante de lo interior, los mismos no dejan de tener una agradable ligereza y buen sentido del humor. De este modo, resulta particularmente “simpático” el poeta Frank, amigo entrañable del difunto y cuya vivencia interior se entrelaza con la de Hugo. De hecho, mediante este mismo personaje la autora arma una peculiar intriga que me atrevería a denominar como soft.

Atractiva resulta la verosimilitud con la que Muñoz Aguirre logra construir y dar desenvoltura a su protagonista, en el sentido que apela a una figura masculina narrada en primera persona. La constelación propia de la masculinidad está desarrollada con un buen abordaje y desenvoltura

Pero no todo es anécdota del día a día o del pasado; hay también en el texto predicamentos interesantes y reflexivos propios de esa visión de vida de un adulto maduro de la posmodernidad. Ello se observa por ejemplo cuando la autora señala que “las cosas más valiosas que tenemos termina tragándoselas lo cotidiano”.

Frank, quien es detonante de la intriga a la que me he referido anteriormente, termina de igual manera siendo central en la resolución de la misma. Así, mediante un hermoso proceso catártico es develada una verdad existencial que atañe a Hugo y, simultáneamente, el propio poeta reconoce el dolor por la muerte de su compañero de vida.

Asistimos a una novela que aborda con gran espontaneidad y gracia temas profundos de la existencia y lo emocional.  Inés Muñoz Aguirre logra recrear una constelación de la interioridad mediante inolvidables panorámicas de un país que permaneció detenido en los años sesenta y setenta; una nación que quedó en el suspenso de lo paradisíaco.

 

DÍAS DE NOVENARIO

Inés Muñoz Aguirre

Editorial Bruguera

Caracas, 2013