• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Estado de la lengua en Venezuela XII
Responde Verónica Jaffé

Verónica Jaffé / Foto William Dumont. Archivo

Verónica Jaffé / Foto William Dumont. Archivo

Siete preguntas conforman la serie que dio inicio el domingo pasado. En esta décimo segunda entrega, la poeta y traductora Verónica Jaffé. Es Licenciada en Letras, Magister y PhD en Literatura Alemana Universidad de Munich

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

―¿A la crisis venezolana, se corresponde una crisis de la lengua en Venezuela? En otras palabras: ¿cuál es el estado en nuestro país, de la lengua en uso?

―No creo que pueda decirse que simplemente corresponde. Y no creo que solamente se trate de una crisis, sea venezolana, sea de la lengua. Pareciera que la situación política y social se ha vuelto más que crítica, catastrófica. Y gran parte de la responsabilidad es de la neolengua, quiero decir, de la manipulación tramposa y de la mentira sistemática que con éxito introdujo Chávez en los años 90. Hoy nadie, ¿o quizás queden algunas almas cándidas?, cree en el valor y la verdad de la palabra dada cuando viene del gobierno. La ruina del país se refleja en la ruina del discurso: fragmentos dispersos de sentido en el lodazal general de los gritos de miedo, de rabia o de dolor, de los insultos y groserías, del espanto mudo o del desconcierto sin palabras.

―Los estudiosos señalan que una de las consecuencias, derivadas de la lengua totalitaria, es la alteración del vínculo de las personas con lo que llamamos verdad: con los hechos y con la lógica de los hechos. ¿Ha logrado la lengua del régimen y sus prácticas, alterar la percepción de la realidad por parte de los ciudadanos.

―Después de prometer el cielo y las estrellas en todos estos casi 20 años pasados, y apelando a las emociones más primarias de la gente, el enorme abismo entre sueños y realidades es cada vez más evidente.

Quizás para los pocos chavistas convencidos que quedan hoy la realidad aún puede esconderse detrás de las palabras, pero imagino que se les hará cada día más difícil. Les quedará la banalidad de lemas y eslóganes.

“Con hambre y sin empleo...” se deben resolver hoy las tareas cotidianas más básicas, y ‘restearse’ con lo que impone el primer deber de todo ser viviente: sobrevivir.

Y sin embargo, pareciera que el éxito de las mentiras del régimen en tergiversar y manipular nuestra historia y realidad nos pesará por mucho tiempo. La asunción acrítica de mucho de su vocabulario tramposo y cínico deberá revertirse en paciente labor de todos nosotros.

―Chávez puso en práctica el uso reiterado del insulto a sus oponentes. ¿Cree que los insultos del poder deben responderse en los mismos términos?

No. Por supuesto que no. No sería respuesta sino repetición, ni oposición sino imitación.

―¿Hay algún insulto, afirmación, eslogan o acusación lanzada por el régimen de Chávez y Maduro que le haya afectado personalmente?

La primera vez que sentí en lo personal asombro y luego profundo miedo ante una expresión del gobierno chavista fue cuando Eliezer Oteiza habló del ‘estado general de sospecha’ en el cual nos encontrábamos todos. Lo conocía personalmente. Se me abrió un hueco en el piso. No sabía en el primer momento qué significaba aquello, y luego quedé espantada de mi propia ingenuidad, pues aún cuando desde los tiempos del golpe del 92 creí ver en Chávez un Creonte de pacotilla, había minimizado peligrosamente su enorme capacidad destructiva.

―Deseo pedirle que comente la frase que sigue a continuación, copiada de la cuenta oficial de Twitter del Ejército: “La lucha por la independencia continúa, Bolívar galopa con su espada desenvainada”.

Es un buen ejemplo de las falsedades cursis que a Chavez tanto gustaban. Todas las palabras son mentiras: el Ejército, en su gran mayoría, ‘lucha’ por sobrevivir, la ‘independencia’ no es que no ‘continúa’, ha dejado de existir en la dependencia del alto mando de los asesores cubanos, Bolívar no solo no ‘galopa’, sino que sus restos fueron profanados, y las cientos de réplicas de la ‘espada’ dieron a manos de dictadores y asesinos como Hussein o Gadafi.

―¿Es legítimo el uso de la palabra traición en la opinión pública? ¿Hay quienes han cometido traición? ¿En qué sentido ha ocurrido?

Traición fue la supuesta gran hazaña heroica del chavismo en 1992, una traición con todas sus letras. Sin ir muy lejos, copio acá algunas frases de la definición de traición en wikipedia: “la traición consiste en una conducta desleal hacia la nación” e incluye el sublevarse o incitar a otros a sublevarse contra la autoridad del Estado, conspirar contra el gobierno, un intento de golpe de Estado, el intento de asesinato de altas autoridades del Estado...’

―¿Debe ser la lengua una política pública del Estado democrático? ¿Dirigida a qué objetivos?

Sí creo. Una política pública en varios campos educativos, comunicacionales, culturales, dirigida a lo más básico, es decir, la corrección en el hablar y escribir, a lo más específico, el fomento de muchos y diversos medios de comunicación y de muchas y diversas artes y literaturas.