• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Valentina

Valentina

Valentina

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De ella recibí un elogio iniciático, algo que sólo ante la imposibilidad definitiva de tenerla cerca, como cuando compartíamos la diaria angustia de hacer no una sino dos revistas, que quedaran lo mejor posible, cuando compartíamos el cuido editorial de Exceso y de Cocina y Vino, me permito decir con esa derivación del orgullo que es la vanidad, algo que sólo su generosidad produciría: “Armando es una enciclopedia ambulante”.

De eso, tantos años como las revistas de marras tienen circulando. Me puse colorado, por supuesto, que es lo único que me sale en ocasiones tales. Pero, dicho por Valentina Marulanda, que era un compendio de lo más delicado y sublime que haya dejado el avance de Europa sobre la América y tan inevitable imbricación de ambos mundos, dicho por ella al pasar, dulcemente y como si tal cosa, en medio de la agreste oficina de redacción, con esa entonación deliciosa del Castellano de Manizales, es para mí, visto desde la perspectiva de los años y su ausencia, un compromiso. Valentina Marulanda, ya lo han dicho otros compañeros de viaje, fue una mujer que supo tomar de la vida lo mejor: la música, la poesía, la gramática, el gusto, la amistad, el amor y el honor.

Hoy honro su partida, mi compañera de trabajo, mi correctora sutil, editora gentil. Escritora, sobre todo. No cabe decir otra cosa: Dios te bendiga, Valentina.