• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

TVGéneros

Gustavo Hernández Díaz / Foto Archivo El Nacional

Gustavo Hernández Díaz / Foto Archivo El Nacional

"Hablaremos de la publicidad, de los informativos y argumentales, géneros reinantes en la programación televisiva globalizada"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los géneros televisivos son programas organizados según un conjunto de criterios de orden temático, expresivo, cultural y semiótico-comunicacional. Entre sus cualidades significativas destacan: Narración estandarizada. Previsibilidad de los conflictos. Representación de estereotipos: mensajes reiterados, tendenciosos y simplificados. Reforzamiento de las buenas costumbres. Verosimilitud o credibilidad argumentativa. Final feliz, gratificante, el happy end esperado. Hablaremos de la publicidad, de los informativos y argumentales, géneros reinantes en la programación televisiva globalizada.

 

Género Publicidad

La presencia elocuente de la publicidad en la programación televisiva alberga propósitos claramente definidos por la economía del mercado. Se apoya en estrategias de persuasión audiovisual para que la audiencia compre un producto determinado por su valor real y simbólico. Es criticable que los mensajes publicitarios transgredan valores ciudadanos,  familiares y religiosos. No obstante, sería injusto soslayar algunos aspectos positivos de la publicidad: Informa sobre bienes y servicios. Financia instituciones sociales, investigaciones científicas y creaciones artísticas. Genera empleos dentro de la industria audiovisual. Puede reforzar valores humanos: amor, respeto, tolerancia, diversidad cultural, inclusión social. Construye un mundo de deseos y fantasías. Incentiva los rituales de comunicación e integración entre las audiencias. Los recursos como el eslogan, la música y la imagen-fuerza sirven para evocar productos y servicios preferidos. Los temas más promocionados en los mensajes publicitarios son: felicidad, libertad, identidad, diferencia, poder, éxito social y sexual, riesgo, aventura, placer, novedad, moda, modernidad, rapidez, belleza, eterna juventud. Temas que no escapan del escrutinio público.

 

Género Informativo

Uno de los géneros de mayor comparecencia en la programación televisiva es el género informativo. Incluye noticias, noticieros, entrevistas, reportajes, foros, opinión y crónicas. Las noticias difunden mensajes en forma de boletines y avances informativos. Los noticieros ofrecen cobertura de los principales acontecimientos nacionales e internacionales mediante bloques temáticos: policíacos o sucesos, política, economía, deportes, salud y espectáculos. Las entrevistas son espacios donde el entrevistado manifiesta su opinión sobre asuntos relevantes. Los reportajes exponen un problema social de actualidad desde diversos puntos de vista. Los foros abordan temáticas de actualidad con la intervención de periodistas y personalidades. En los programas de opinión intervienen especialistas sobre hechos de actualidad informativa. Y las crónicas son hechos que se narran de manera ordenada y detallada, apoyándose en los testimonios de sus protagonistas.

La credibilidad del género informativo depende de algunos criterios: “Tratamiento que hacen los medios del hombre común y de grupos sociales. Actitud de los medios como ‘perro guardián’ de las acciones administrativas del gobierno, de sus instituciones y demás poderes. La opinión de las instituciones y de las audiencias sobre los hechos noticiosos. La información debe apegarse a la realidad. La información tiene que merecer confianza. Las noticias tienen que ser veraces, transparentes e imparciales. Se debe narrar toda la historia, separando los hechos de las opiniones. Las informaciones tienen que ser de interés público”. (Léase: La credibilidad del presentador de programas informativos de televisión de Salgado Losada).  

En los géneros informativos no solo aparecen en pantalla los presentadores sino también el estudio de televisión con su personal, periodistas, técnicos y director, en plena faena. Aún más: la puesta en escena, vestuario, telegenia o apariencia física encantadora de los presentadores, escenografía, musicalización, tono y timbre de voz, maquillaje y peinado, computadoras, mensajería de textos son elementos que hacen más realista la emisión de informaciones. El efecto de sincronía informativa quiere dar la impresión de que se está al día con los hechos noticiosos. Los registros de la cámara de televisión y la transmisión en directo subraya la idea controversial de que la “televisión es una ventana abierta al mundo”. La inmediatez y la actualidad informativa deslumbra, conmueve y emociona a los espectadores, sobre todo cuando las noticias vienen escoltadas de drama, música de fondo y reproducción de los sucesos. Drama informativo que se agudiza cuando el reportero corre peligro.

 

Género Argumental

Ficción proviene del latín fingere que comprende el triple significado de modelar, imaginar y simular. Los programas de televisión (telenovelas, dibujos animados, policiales, terror, ciencia ficción, cine y humorísticos) son verosímiles, se parecen a la realidad. Es por eso que decimos que una serie de ficción determinada nos conmovió por su realismo, es semejante  a las situaciones que vivimos en nuestra cotidianidad. Los programas ficcionales cumplen con tres funciones esenciales: fabulación, familiarización y mantenimiento de la comunidad. La fabulación se refiere a todas aquellas historias que tematizan de manera simple, esquemática y estereotipada los grandes dualidades humanas como el bien y el mal, el amor y el odio, la amistad y la enemistad, la vida y la muerte, la paz y la violencia, los sueños y la realidad, la felicidad y los infortunios, etc. La ficción televisiva da cuenta de historias que hablan de nosotros a fin de que nos identifiquemos con los personajes y situaciones y de esta manera podamos extraer de ellas nuestras conclusiones morales y pedagógicas. La familiarización con la realidad está relacionada con historias que nunca hemos vivido o que no hemos experimentado, pero que merecen nuestra atención con el fin de informarnos y tomar la decisión de suscribir o no ideologías y creencias. Son historias que nos hacen reflexionar sobre los dilemas de la vida y que sirven para  comprender el mundo social. Se mantiene la comunidad cuando la ficción televisiva legitima el orden social establecido, la moral y el bien colectivo. (Léase: El drama televisivo: Identidad y contenidos sociales de Milly Buonanno, Gedisa, 1999).