• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

10x10 Reading Room exhibe el fotolibro venezolano

"Del reverso de las imágenes" de Paolo Gasparini

"Del reverso de las imágenes" de Paolo Gasparini

Contemporary Latin American Photobooks estrenó su “sala de lectura itinerante” en la feria del Museo de Arte de Carnegie, en Pittsburgh, Pensilvania. Dos curadores venezolanos participaron en la selección de más de 100 libros latinoamericanos dedicados a la fotografía

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las exposiciones de arte tienen un alto costo hoy en día. Además son muy difíciles de llevar de un sitio a otro sin que se dañe la obra. El fotolibro, en cambio, se mantiene firme en su misma forma y se posiciona en el mundo como su propia “exposición en movimiento”. Cada vez más, los coleccionistas se interesan por este tipo de publicación.

Desde 2012, la organización sin fines de lucro 10×10 Photobooks, fundada por Olga Yatskevich, Russet Lederman y Matthew Carson, se ha encargado de realizar eventos que reconozcan y promocionen el fotolibro. El pasado mes de mayo participaron en la feria PGH Photo del Museo de Arte de Carnegie (Pittsburgh, Pensilvania) con un espacio que llamaron Reading Room –Sala de Lectura.

El evento de 10x10 ¡CLAP!Contemporary Latin American Photobooks se organizó por primera vez con un formato itinerante y permaneció en la feria desde el 13 hasta el 15 de mayo. Más de 100 libros latinoamericanos fueron exhibidos allí.

Los venezolanos Ricardo Báez y Diana Rangel fueron parte del equipo de curadores que realizó la selección. Ellos se encargaron de dar un puesto significativo al fotolibro venezolano. “Aunque a ambos nos dieron distintas directrices para escoger, coincidimos en muchos de los títulos”, explicó el diseñador Ricardo Báez.

Hay muchos criterios sobre qué es lo que define un fotolibro. Los británicos Martin Parr (1952) y Gerry Badger (1948) escribieron una clara definición en su libro de dos tomos The Photobook: A History (Phaidon, 2004-2006); sin embargo “podría ser mucho más amplio”, afirma Báez. “Se debe considerar la historia y la secuencia más allá de la fotografía. Es el aspecto más considerable: Se trata del mensaje y no la pura exhibición de las imágenes”.

En el evento de CLAP se buscaba resaltar el nuevo fotolibro latinoamericano. Por dos años los organizadores estuvieron trabajando en la selección. Cada curador debía presentar hasta 12 títulos publicados en los últimos 15 años. Aunque en Venezuela no se produzca tanto como en otros países, para Rangel y Báez significó un reto.

“A Diana [Rangel] le pidieron los libros off the radar pero creo que en Venezuela casi todos son así, sobre todo por la mala distribución que hay aquí. Mas allá de una selección, lo que yo hice fue encadenar, tratar de trazar un mapa de lo que ha estado sucediendo en estos últimos 15 años. No se tratada de elegir solo los de paisaje natural, también había que tratar el tema social”.

Entre una gran lista de autores, ambos venezolanos coinciden por ejemplo en la importancia que tiene reconocer el trabajo de Paolo Gasparini. Del reverso de las imágenes (Mal de ojo, 2015) y Karakarakas (Mal de ojo, 2016) aparecen en la selección. La colección de Gasparini es muy importante para la fotografía venezolana. Ricardo Báez afirma que “un archivo así es muy difícil de lograr. Karakarakas, por ejemplo, es fundamental porque sintetiza 60 años de la ciudad documentada desde la mirada de un mismo fotógrafo. Ahí ves cómo ha cambiado Caracas y cómo ha quedado congelada. Ves su destrucción, ves una ciudad infeliz”.

Entre otros títulos, Báez también resalta el libro de Los Llanos de Venezuela (Consejo Nacional Electoral, 2011), de Rodrigo Benavides. “Este libro fue editado por el CNE, lo que es una rareza porque ellos no publican libros. Pero lo más interesante es que el fotógrafo se mete en el llano y lo actualiza, lo distingue de aquella visión de los 80 que se tenía de la región”. Es un libro que cambia paradigmas y describe otra Venezuela.

Además de Gasparini y Benavides, en las listas de Báez y Rangel figuran fotógrafos como Carlos Germán Rojas, Juan Toro, Carsten Todtmann, Javier Rodríguez, Lisbeth Salas, Mayra Martell, Sara Maneiro, Ricardo Peña y Amada Granado, entre otros. Sus publicaciones pasarán a formar parte de la colección de la biblioteca del Museo de Arte de Houston.