• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Poemas de Dylan Thomas

Galés, nacido hace un siglo, Dylan Thomas tuvo una vida corta (1914-1953). Fue también narrador, guionista, periodista y recitador famoso, cuya voz cautivaba a quienes le escuchaban. Desde que publicó su primer libro fue calificado como “un genio”.  Los aquí seleccionados fueron traducidos por Margarita Ardanaz Morán, para Visor Libros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aniversario de boda

El cielo está rasgado

este andrajoso aniversario de dos

que cantaron al unísono durante tres años

hasta la larga caminata de sus votos.

 

Ahora su amor está perdido

y el amor y sus pacientes rugen en cadenas;

desde cada verdadero cráter

se palpa la nube, la Muerte sacude su casa.

 

Demasiado tarde en lluvia equivocada

a quien dividió su amor, se juntan;

las ventanas llueven en sus corazones

y las puertas arden en sus pensamientos.

 

 

En mi oficio u hosco arte

En mi oficio u hosco arte

ejercitado en la paz de la noche

cuando solo la luna vocea

y los amantes yacen encamados

con todos los pesares en sus brazos

yo laboro junto a una lámpara cantora

no por ambición o por pan

o el desfile y comercio de encantos

sobre ebúrneos escenarios

sino por los comunes estipendios

de su más secreto corazón.

 

No para el hombre orgulloso y distante

escribo desde la furiosa luna

en estas páginas diseminadas

no para los apilados difuntos

con sus salmos y ruiseñores

sino para los amantes, con sus brazos

rodeando las eternas cuitas,

quien no paga con loas o salarios

nada entiende de mi oficio o mi arte.

 

De entre los muertos en el bombardeo del amanecer había un hombre de 100 años

Cuando la mañana se despertaba sobre la guerra

él se vistió, salió a la calle y murió,

las fallebas bostezaban flojas y una explosión las dejó de par en par,

él cayó donde amaba sobre las piedras rotas de la acera

y los añicos funerarios del suelo masacrado.

Di que en su calle trasera él detuvo un sol

y los cráteres de sus ojos fueron vástagos y fuego

cuando todas las llaves saltaron de la cerradura y tintinearon.

No busques más las cadenas de su corazón de pelo gris.

Celestial ambulancia traída por una herida

la reunión espera el eco de la azada sobre la caja.

Oh, apartad sus huesos de tan común carruaje,

la mañana está de vuelo sobre las alas de su edad

y cien cigüeñas se columpian en la mano derecha del sol.