• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Poemas de Dayvi Castellanos

Nacido en 1997. Autor de "10 pesares rotos y 5 causas perdidas", ganador del concurso "Se busca poeta", organizado por la Dirección de Postgrado de la UCAB Guayana y El Secreter. El ganador es estudiante de Relaciones Industriales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Velas frías

 

Me prendí 10 velas,

No por ser un santo,

Iluminan el tecleado,

Con el que escribo en esta noche,

 

Me observan cautelosas,

Puede que mi piel fría las sofoque,

Mientras puse a rodar un disco,

A lo que diese la corneta,

 

La música clásica en medio de inquietudes modernas,

Y yo en medio de diez velas,

Que bailan muy tranquilas

Y a la vez respiran tan alertas,

 

Quizás las apague algún bostezo,

O las avive con motivos,

Las prendí como guía,

Y me pierdo en su calor.

 

El cuarto que me habita

 

Una vela encendida,

Sobre un plato de lata,

El viento la mece,

Sin oscurecer su calor,

 

Uvas de plástico,

Ironías de una mesa tan llena y tan vacía,

Tela sucia, usada por mantel,

Y en la cima mi guitarra,

El toque de cordura a aquel terror,

 

Hay una pera de anime,

Mordisqueada por alguna rata gris,

Un libro manchado,

Y un teléfono sin recepción,

 

En el techo cuelgan ropa,

En el piso tienden fe,

Las paredes son de arcilla,

Y el aire es el cuarto,

Donde estacionan una mesa sin color.

 

 

Te juro

 

Los espectros saludan mi desvelo,

Ven esta carta de media noche,

La que leerás, quizás en medio día,

Ellos me nutren de terror,

Y bufan desde un sitio clandestino.

 

Clavan la lanza e Aquiles en mi frente,

No saben que lo único invencible es mi talón,

Con todo lo que traes me derrumban,

Y me recuerdan los ayeres,

Que sin merito he tratado de enterrar.

 

Dejar pasar el tiempo, es dejar pasar la vida,

Y solo hoy pude notar:

 

Lo que he querido me quiso,

Y destine la ocasión al remordimiento,

Ese que me pica hasta en los huesos,

 

Un árbol saco optimismo del sombrero,

Y me puso una corbata de tal vez,

 

Pero hoy que ya no soy el mismo,

Hoy que no doy pasó a resignarme,

Juro por la lapida que ha de llevar mi nombre,

Que seré el autor de sus sonrisas.... y no solo de estos versos.