• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

La Paciencia: Lo sagrado en La Barata de Santos López

Diseño de “La Barata” de Santos López

Diseño de “La Barata” de Santos López

“La multiplicidad de la vida se muestra en una suerte de alegoría a la ilusión y a las formas que devienen durante el pasaje del hombre a través de lo temporal”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Barata de Santos López es un texto que surge desde lo atávico y lo sacro. En efecto, en esta pieza maestra confluyen dos facetas paradójicas de la vivencia: el erotismo y la muerte. En este caso uno de los mayores logros de López consiste en haber nombrado aspectos inefables del devenir humano en los que se manifiestan los entornos de mayor fragilidad e intimismo.

La concepción arquitectónica de este artefacto es superlativa, no solo en lo referido al texto per se, sino en lo que tiene que ver con el diseño gráfico a cargo de Ricardo Báez. Aquí, incluso, la representación del tiempo se da desde un conteo inverso de las páginas, como alegoría misma del carácter efímero de la existencia. Estamos en este caso frente a un libro objeto de colección.

De un modo muy vívido se van presentando ante el lector las imágenes a través de las cuales fluye el discurso de Santos López. De esta forma aparece el encuentro y la seducción de los cuerpos que se aman y se entrelazan, referidos en este caso desde lo trascendente. El tono insólito de cada escena está muy bien logrado. Así, por ejemplo, el poeta sentencia: “Tú eres Yo / En la cruz / De este amor / Sin forcejeos; / En un solo beso. / Lámpara interior / Y posterior / De un mismo ser, / De un mismo día”. Queda claro, de esta manera, ese exquisito grado máximo en donde erótica y misticismo confluyen.

En el caso de López hay una espiritualidad propia de la vivencia, una que se hace día a día en la geografía propia de este trópico. De este modo no resultan extraños los exotismos inherentes a dicho contexto, en especial cuando el autor recrea con extremo preciosismo las atmósferas criollas: “Mango de sol en verano, / Tus flores en este poema / Andan sueltas, en silencio, / Se quedan solas, humildes / Contra la luz del cielo”.

En algunos casos, durante esa contemplación del devenir que hace el poeta quedan patentes aspectos de gran crudeza en torno a lo macabro y en relación con las formas como se presenta lo inevitable. La piel toma en esta obra una dimensión otra donde se contraponen sus fachadas paradójicas; lo sublime y trascendente frente a los perecedero.

Y es que no es casual que este libro tenga tal nivel de meticulosidad y excelencia; la trayectoria de Santos López es amplia, no solo en el plano de la escritura, sino también en el de la gerencia cultural. En su haber hay una vasta obra, donde destacan los siguientes títulos: Otras costumbres (1980), Alguna luz, alguna ausencia (1981), Mas doliendo ya (1984), Entre regiones (1984), Soy el animal que creo (1987), El libro de la tribu (1992), Los buscadores de agua (1999), El cielo entre cenizas (2004) y las ediciones bilingües Le Ciel en cendres (2004) y I cercatore d’acqua (2008). Asimismo, este escritor es iniciado en el misticismo afrocaribe de modo que su mirada en torno a lo sagrado es, como ya he expresado, de gran profundidad.

Quizá esta personalidad tan única sea la que propicie ese carácter críptico de su discurso, que en este caso se expresa en una palabra que resuena y que apela al lector iniciado. En Santos López la perspectiva va más allá de las cosas y se dirige al territorio de lo intangible. Asimismo, la hechura de un libro pleno donde la totalidad es impronta se expresa cuando el lector asiste a ese momento culmen que es el propio poema La Barata. En él la multiplicidad de la vida se muestra en una suerte de alegoría a la ilusión y a las formas que devienen durante el pasaje del hombre a través de lo temporal. En ese discurso hay además un cierto tono surreal que está explícito cuando el autor nos refiere a ese “ellos” que de modo misterioso hace alusión a lo inefable del mundo fenoménico.

De manera que con La Barata de Santos López asistimos a un texto pleno de maestría, a un territorio donde lo sagrado hace epifanía mediante la palabra.

 

La Barata.

Santos López.

Edición de Javier Aizpúrua.

Caracas, 2013.