• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

La Paciencia: Esas mixturas de Hildegart Acosta

Hildegart Acosta / Foto La Parada Poética

Hildegart Acosta / Foto La Parada Poética

“Uno de los puntos centrales de esta obra se basa en el uso únicamente de palabras de dos sílabas, logrando así una fluidez de las texturas muy peculiar”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El libro Sobre olas (2014) de Hildegart Acosta (Caracas, 1943) es un poemario pleno de hibridez. En efecto, este trabajo que publica la Editorial Lector Cómplice plantea un sabroso regodeo en las formas por las formas. De este modo, uno de los puntos centrales de esta obra se basa en el uso únicamente de palabras de dos sílabas, logrando así una fluidez de las texturas muy peculiar. El tópico que surge entonces tiene que ver con una reflexión honda en torno a la musicalidad misma del idioma.

Una de las cosas que me llamó la atención en este trabajo fue lo exuberante del tipo de recursos formales utilizados; de modo que frente al verso aparecían hermosos caligramas que recordaban esas sublimes experiencias del surrealismo. Así también la rítmica fluctúa de acuerdo a variaciones claramente deliberadas. El tempo es obviamente uno de los aspectos claves aquí. No obstante, en ese fluir cuasi musical hay una serie de rupturas que apuntan más a una dimensión de lo plástico. Ahí es donde hace su aparición el caligrama, justo en ese exquisito grado donde el tiempo mismo de la vida y de la cotidianidad se disuelve en lo atemporal. Es ese instante justo aquel cuando la poeta –en tanto persona que es y no es de este mundo– deja en claro su propia condición vital.

Sobre olas es la bitácora de viaje de una artista que observa al mundo desde la lejanía y que mediante la palabra nombra lo indecible. Así, Acosta sentencia: “Uno nunca sabe / Mientras tanto / vives para cumplir / salvar cuanto queda / Sobas lisos lagos /otras veces suelos verdes / Pisas hojas muertas / Rompes   Seco crujir / Hierba fuerte aquel amor”.

Puede verse con claridad esa suavidad que la poeta utiliza para recrear aquello a lo que la semántica de las palabras alude. En este caso un algo, que como ya he expresado antes, se refiere al regodeo formal. Casi pareciera que la aspiración última de este texto está orientada hacia el logro sinestésico, en el sentido de una superposición y entrecruzamiento de sensaciones. Justo ahí es donde está la mirada de Hildegart en relación con la vivencia y las maneras para recrearla. Para ella la temporalidad es un mar donde emoción e imagen son una misma cosa.

De este modo, uno de los logros de Hildegart Acosta es la superposición de los territorios de la interioridad y del mundo fenoménico. Entonces, la autora escribe: “Así /como podar una rama seca /como decir adiós para siempre /así pudo haber sido / Pero nunca quieres / cuando llueve fuerte / cuando aún quedan aguas /anchos mares para / algún día / seguir este viaje”.

De nuevo aquí nos encontramos frente a la palabra de un alma sutil y en extremo sensible, una voz que recrea al teatrum mundis desde el intimismo y la soledad. Y es que la vida y obra de Hildegart Acosta está plena de experiencias estéticas, de modo que ha participado en talleres de lectura, escritura y análisis de poesía con los poetas Armando Rojas Guardia, Rafael Cadenas, Edda Armas, Gabriela Kizer y Willy Mc Key, así como con el poeta puertorriqueño  David Cortés Cabán. Adicionalmente, Acosta es coautora de la antología poética El ojo errante (2009) publicada en el Taller Editorial El Pez Soluble. Ha tenido también participación en los Jammings de la Parada Poética y en diversos recitales del escenario local.

Este poemario es un recuento pleno de texturas, de formas y de exuberancia; es la manifestación sensible de un alma que habita el mundo de lo huidizo. Para Hildegart, su propia experiencia es expresada desde esa isla que está tan lejos y tan cerca del mundo, una isla plena de la soledad inherente a la vivencia de la poeta. De este modo ella nos expresa: “Temo dejar este sitio, donde vivo, / así nomás, / porque alguien llegó puntual”.

Con este texto asistimos a la vivencia y a la palabra de una poeta que fluye en el devenir de un tiempo otro, un tiempo imbricado con lo lírico en donde vivencia y emoción son una misma cosa, una totalidad.

 

 

Sobre olas

Hildegart Acosta

Editorial Lector Cómplice.

Caracas, 2014.