• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

La Paciencia: Fedosy Santaella, el vértigo de la intriga

Fedosy Santaella / Foto ©Vasco Szinetar

Fedosy Santaella / Foto ©Vasco Szinetar

“Cada uno de los personajes de ‘El Dedo de David Lynch’ muestra facetas muy intensas del alma y de los afectos”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La novela de Fedosy Santaella (Puerto Cabello, 1970), El dedo de David Lynch (2015), es una pieza maestra. En efecto, este trabajo que publica la editorial Pre-Textos ubica a este autor como un mago del suspenso y de la intriga, amén de la realización de una prosa muy depurada y con potentes giros estéticos.

Hay, entonces, dos niveles en este relato a los cuales apuntó con precisión Santaella. Por un lado está el plano de la arquitectura novelística en el cual el autor gestó diversas anécdotas, secuencias y personajes que fueron confluyendo paulatinamente hasta la resolución del texto. En este punto la impresión que me dejó la novela –en cuanto a la resolución de la intriga– es análogo al efecto logrado por Syd Barrett en el desenlace de su pieza maestra psicodélica, Interstellar overdrive (1967). Por otro lado, está un nivel del detalle en el cual el escritor nos deleita con una prosa cargada de gran preciosísimo y de una rítmica desenvuelta y llena de cálidas texturas.

La narración está ambientada en el hermoso pueblo de la costa venezolana de Chirimena y la geografía humana a la cual alude Fedosy está expuesta desde una perspectiva de lo raro. Cada uno de los personajes de El Dedo de David Lynch muestra facetas muy intensas del alma y de los afectos. De modo que a todo lo largo de este trabajo una pandilla de adictos confluyen en esta playa y comienzan a ser presa de sus propios fantasmas y de un pasado hasta cierto punto maldito.

Como detonante de la intriga, Santaella apela al hallazgo en plena playa de un dedo humano por parte del protagonista, Arturo. A partir de ese momento todo toma matices profundamente absurdos y surreales. La interioridad de los personajes se confunde con la geografía corporal y con las escenografías mismas. Hay toda una dimensión de las analogías y las reciprocidades que dan un cierto tono psicodélico a este trabajo.

Por otro lado, hay personajes que tienen un inequívoco carácter criollo. Así están el caso del dealer Marcano y del Sargento, quienes esconden secretos que son claves en la resolución del artefacto. El pueblo de Chirimena que plantea Santaella tiene una constelación oculta, muy propia de lo infernal. En este caso, buena parte de los personajes están en un estado de alienación extrema por el uso de narcóticos. Hay en el libro un buen retrato de la idiosincrasia del neohippismo latinoamericano, muy vinculado a ciertas formas del género espectacular.

A través de esta novela se van desplegando toda una cantidad de aspectos límites y reflexiones en torno a la existencia y a la mortalidad implícita en ella. De modo que este trabajo ultimadamente abre una profunda reflexión en torno al viaje de la vida y a la cotidianidad, en este caso una cotidianidad alucinada.

Fedosy Santaella es un autor muy experimentado y tiene en su haber los libros de relatos Postales sub sole (De la A a la Z Ediciones), Piedras lunares (Ediciones B), Ciudades que ya no existen (Bruguera) e Instrucciones para leer este libro (Bid and Co. editor), al igual que las novelas Rocanegras (Ediciones B), Los escafandristas (Bid and Co. Editor), En sueños matarás (Alfaguara) y Las peripecias inéditas de Teofilus Jones (Alfaguara). Asimismo, Obtuvo el Premio Único en la mención narrativa de la Bienal Internacional José Rafael Pocaterra (2004-2006) por Postales sub sole, y la mención de honor en la Bienal José Antonio Ramos Sucre 2007 por Piedras lunares. En el año 2010 quedó entre los diez finalistas del Premio Cosecha Eñe de España con su cuento “Sandor y los conejos”. En 2013 ganó el concurso de cuentos de El Nacional por su cuento “Taxidermia”. El dedo de David Lynch fue finalista del premio de novela Herralde. Hay en la actualidad traducciones de cuentos de este escritor al inglés, al chino, al esloveno y al japonés.

Asistimos con este texto en torno a El dedo de David Lynch a la experiencia de un autor clave en la literatura Iberoamericana de la actualidad, un escritor que marca pauta estilística.

 

El dedo de David Lynch

Fedosy Santaella

Pre-textos.

España, 2015.